logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Panamericanos: reto nacional

09 Feb. 2017

Panamericanos: reto nacional
Panamericanos: reto nacional

Por: Antero Flores-Araoz

Estamos retrasados, pues como dicen “tenemos los Panamericanos encima”. Deben realizarse en el 2019 debido a que el Perú solicitó y obtuvo ser su sede, sin que estemos preparados y ahora hay que correr a marcha forzada.

Si el Perú se comprometió tiene que cumplir, y ello consiste en realizar los Panamericanos adecuadamente, no decimos perfectos, pero si con nota aprobatoria, pese a no haber preparado a los deportistas y no contar con facilidades logísticas para un evento de renombre internacional.

Desde que se nos concedió la sede ha pasado tiempo suficiente para poner en valor nuestras instalaciones deportivas y hacer la Villa Olímpica. ¿Qué se hizo? En la práctica nada y ahora ante la premura hay que “volar”.

Recientemente se ha determinado la localización de la Villa Olímpica así como el cambio de zonificación municipal para hacerla viable, pero adicionalmente como lo advierten Luis Morante Alvarado y Luis Pigati Prado, conocedores del tema, además de la construcción de la Villa, que no solamente son viviendas, se requieren las obras de urbanismo como dotación de agua y desagüe, líneas de alumbrado público y privado, telefonía, Internet, pavimentos, paraderos de ómnibus e ingresos y salidas rápidas tanto de la Villa como de los estadios.

Felizmente se ha nominado para el difícil encargo a Carlos Neuhaus Tudela, profesional serio y comprometido a quien todos debemos ayudar, pues necesitamos dejar el nombre del Perú en buen sitial.

El reto que tenemos, con la urgencia ocasionada en la falta de atención de las autoridades responsables de ello, comprendiéndose al Ministro encargado del área deportiva, es ocasión para investigar y analizar el pobre desempeño del país en lo que atañe al deporte.

Nos dicen los expertos que hay mucha informalidad en las federaciones y organizaciones deportivas nacionales, que incluso no cumplen las obligaciones legales, a lo que habría que agregar el abandono de muchos de nuestros recintos deportivos, lo que ha sido paliado en parte con lozas deportivas efectuadas por algunos municipios, pero es también necesario incorporar las “canchas” de los colegios o escuelas al inventario deportivo, para que ellas puedan servir para el entrenamiento de nuevas promociones y de los llamados “semilleros”.

Los problemas del deporte nacional, sea dicha la verdad, no vienen de ahora sino de hacen varias décadas, sin que lamentablemente se haya hecho algo para revertir la situación, pese a las declaraciones de emergencia dispuestas en 1991 y 1992 por el Decreto Legislativo N° 695 y la Ley N° 25534. Tenemos también que revisar la Ley Deportiva N° 28036 e investigar lo que se ha realizado en otros países que tienen rendimientos positivos.

El tema tiene también relación con la alimentación. Recuerdo que pregunté a Teófilo Salinas Fuller, cuando era Presidente de la Confederación Sudamericana de Futbol, el motivo por el cual nuestros jugadores eran buenísimos para el “quiebre” pero que no llegaban al final del partido. Lito, como le decíamos, contestó que era por deficiente alimentación en la niñez. En ello también hay retos.