logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

¿Por fin terminaría la huelga?

23 Aug. 2017

¿Por fin terminaría la huelga?

Por: Martín Belaunde Moreyra

Mi mayor deseo al escribir estas líneas es que la huelga de los maestros termine y los alumnos no pierdan el año escolar. Y podría ser así, pero es difícil decirlo porque ciertos sectores radicales definitivamente desean extender indefinidamente el conflicto. ¿Cuáles son los factores en juego? Son múltiples y dispares. Se trata de un conglomerado laboral que responde a varias dirigencias encontradas entre sí. Algunas de ellas vinculadas a Sendero a través del Movadef y del Conare, virtuales prolongaciones ideológicas de Sendero Luminoso y quizás también del extranjero. Propugnan la agudización de las contradicciones para crear condiciones que les permitan ingresar a la política por la puerta grande.

Supuestamente abandonaron el falso evangelio de la lucha armada y ahora pretenden reemplazarlo con la imposición sindical, versión menos dura, pero tanto o más perversa que la anterior, al simular una falsa vía pacífica. Eso se aprecia directamente de las intervenciones de algunos de sus dirigentes huelguistas que entran al Congreso, gritan, maldicen y se van. Así lo vimos en una portada de El Comercio, con la cara vociferante del dirigente Castillo rodeado de sus secuaces por cortesía de los parlamentarios fujimoristas y de la izquierda. ¿Me pregunto quién financia su masiva presencia en Lima?

¿Pero qué hay de los otros grupos huelguistas? Cuando el Presidente Kuczynski convocó a las diversas dirigencias magisteriales muchos de sus voceros se quedaron fuera de Palacio de Gobierno, protestando que ellos eran los verdaderos representantes del magisterio. Desde afuera resultaba muy difícil determinar quienes tenían la razón y quienes no en sus atropellados reclamos. Sin embargo, algo parecía muy claro, era una disputa interna para apoderarse del mando sindical que maneja la Derrama Magisterial y sus abundantes recursos. No eran reivindicaciones sociales ni menos justicia laboral, era un pleito para quedarse con el botín.

¿Del lado del gobierno que hemos visto? Su imagen pública ha reflejado vacilaciones, pasos en falso como la reunión en Palacio y mensajes presidenciales en el vacío. No hubo del gobierno en pleno, ni de la ministra de Educación en particular, una visión global del problema, salvo su último artículo del domingo en El Comercio. La ciudadanía ignora el alcance de los diversos planteamientos sindicales y su costo para el país. El Presidente Kuczynski solo dijo que los sueldos de los maestros estuvieron congelados durante la última década, lo cual es cierto pero insuficiente para llegar a una solución. Ha trascendido que algunos grupos plantearon que el sector de Educación maneje el 10% del PBI del país, que asciende a más de 60,000 millones de soles, cuadriplicando el actual presupuesto para generar un festín económico.

Asimismo, que el sueldo inicial fuera S/. 4,050 mensuales mientras que el gobierno se mantiene firme en S/: 2,000, lo que ya implica un aumento del 25%.Está bien que el gobierno declare ilegal la huelga en Lima como medida de presión, pero debió exponer sus alcances y consecuencias para el país como un problema, no solo político, sino de Estado. ¿Y la oposición fujimorista, así como la izquierda, estimulan por lo bajo la huelga? Si eso ha ocurrido y existen varias importantes declaraciones individuales en tal sentido, cometerían un grave error.