Resolvamos juntos la emergencia

Por: Eduardo Farah H.

El país se encuentra en emergencia; el 25% de la zona agrícola ha sido afectada y obviamente fuera del desarrollo urbano de las ciudades lo que ha sido afectado es el agro peruano, las ciudades de Tumbes, Piura, Lambayeque, Ancash, han sido las más golpeadas y estas forman el 26% del PBI.

Fuera de Lima, los cultivos más afectados han sido arroz y frutales destinados al comercio exterior como el banano entre otros y hay que tener en cuenta que antes de este fenómeno hubo una sequía que afectó la producción agraria.

El gran desafío es la reconstrucción de todas estas zonas afectadas por la lluvia del Fenómeno del Niño Costero la cual comienza por la logística necesaria para el saneamiento adecuado de las diferentes áreas afectadas, la construcción de casas en nuevos lugares que no corran riesgo con los nuevos huaicos que se producirían en el país y dichas casas deberán ser fabricadas con material noble y todo esto conllevaría a una inversión muy grande en instalación de redes de agua, desagües, alcantarillado, pistas, veredas y carreteras hechas tecnológicamente de acuerdo a los estándares internacionales y como ejemplo está Ecuador quienes también han tenido lluvias torrenciales, pero ellos construyeron de acuerdo a los indicado líneas arriba y prohibieron construcciones en la cañada de los cerros y en las orillas de los ríos evitando así pérdidas humanas tan dolorosas y pérdida de capital del patrimonio de muchas personas.

Ahora una vez acabada la emergencia, tenemos que planificar junto con los Gobiernos Regionales, las Municipalidades un plan de reconstrucción de las zonas afectadas, pero con la ayuda de la industria peruana, la cual ha puesto a disposición del gobierno las personas y la maquinaria adecuada para ayudar a la reconstrucción de nuestras diferentes zonas.

Esto hay que hacerlo ya, debido a la premura de todas las personas que han quedado desamparadas, perdiendo todas sus pertenencias.

Esperamos que el Gobierno sepa cómo actuar, para que junto con la población y los empresarios del país, puedan resolver los apremios que se están presentando.

Compartir