logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

¿Solamente 29?

09 Feb. 2017

¿Solamente 29?
Antero Flores - Araoz

Por: Antero Flores-Araoz

Todos estamos escandalizados pues viene noticia de los Estados Unidos de América, que desde su sistema financiero ha ubicado 29 millones de dólares que Odebrecht, directa o indirectamente, habría pagado a funcionarios o exfuncionarios del Perú para obtener importantes obras.

Inmediatamente saltaron mil y una conjeturas sobre que obras fueron contratadas con Odebrecht y quiénes eran los que tenían capacidad real o relativa para escoger a dicha empresa y consecuentemente digitarlos como corruptos. Los sectores más comprometidos evidentemente eran Transportes y Comunicaciones, Energía y Minas, Agricultura, Vivienda y algunas Municipalidades.

Más allá de criticar el facilismo de enlodar sin investigar primero, y en virtud de ello reclamar investigación seria, desapasionada y profesional, que evidentemente no encontraremos en el Parlamento, bien vale la pena darle vueltas a si estamos frente a coimas por 29 millones de “verdes” como corrientemente se les llama a los dólares americanos, o si ello solamente es la punta del iceberg.

Creemos que es una pálida sombra de lo que realmente puede ser el daño al erario nacional por actos delictivos efectuados por quienes nunca debieron estar en gestión pública.

Las expresiones populares tienen mucho de verdad, por ejemplo tratándose de defraudación tributaria, muchos llaman al recibir pagos sin emitir facturas, como procedimiento “San Francisco”, cuyas primeras letras son las iniciales de “sin factura”.

Lo señalado como léxico de escondija tributaria, también se da en lo que se refiere a abultar precios de obras públicas para “pagar” favores a quienes hicieron posible las contrataciones. A ello comúnmente se le llama “diezmo”, pagar “peaje” y varias otras denominaciones.

El solo hecho de hablar de diezmo significaría 10% de comisión o “coimisión” para los delincuentes de cuello y corbata a los que nos referimos, sea por entregar o por recibir la coima. El porcentaje es elevadísimo y difícil de “digerir” contablemente para las empresas beneficiarias de las obras y a la vez pagadoras de las “coimas”.

Hagamos un ejercicio de simple cálculo. De acuerdo a datos que salen de la documentación oficial tenemos con la participación de Odebrecht en los últimos lustros, obras por nada menos que 12,534 millones de dólares.

Se preguntarán ¿Y cómo así? Bueno pues el Gasoducto Sur Peruano 7,239 millones, la tercera etapa de Chavimochic 715 millones, la concesionada carretera Camaná-Matarani-Tacna 172 millones, Vías Nuevas de Lima 499 millones, Costa Verde Callao 112 millones, Evitamiento Cuzco 113 millones, Mantenimiento Sierra Ayabaca-Piura 92 millones, Central Eléctrica Chaglla 1,247 millones, Tramo Uno Metro Lima 410 millones y Tramo Dos 583 millones, Irrigación Olmos 222 millones, Carretera Callejón Huaylas 143 millones, Carretera San José de Sisa 37 millones, Agua Potable Iquitos 34 millones, IRSA tramo dos 263 millones, IRSA tramo 395 millones e IRSA Norte 258 millones.

Hablar de 29 millones significaría un porcentaje de coima sobre el valor de las obras de 0.2314%, lo que sería 22 veces menor de ser la coima el 5% o 13 veces de ser ella el 3%.

Los 29 millones son el hilo que podemos ir jalando hasta conocer la real dimensión de la madeja y sus malandros-saqueadores.