Incluyen a Humala en lista de investigados

Junto a Pedro Cateriano por cuestionada compra del satélite

Ambos cayeron en contradicciones durante sus declaraciones, señalan 

Jesús Molina

Finalizada la etapa indagatoria del cuestionado proceso de compra del satélite Perú SAT-1 a Francia, Ollanta Humala y Pedro Cateriano encabezan una lista de los que pasarían a tener condición de investigados por haber caído en contradicciones.

Luciana León Romero anunció que los parlamentarios que integran la Comisión de Defensa que preside, ya cuentan con un informe pormenorizado de los hechos relevantes de esta primera etapa, y quienes pasarían a tener nuevo estatus.

“Ya no escucharemos a todos sino a los personajes que creemos de alguna manera han caído en contradicciones, no han sido contundentes con la versión que han dado o esta se condice con la información que tenemos en nuestro poder”, precisó.

Si bien la legisladora prefirió mantener los nombres en reserva hasta la sesión de ayer, fuentes de LA RAZÓN indican que no solo Humala Tasso y Cateriano Bellido están en la lista.

También figura Ronald Barrientos Deza, jefe de Aseguramiento y Calidad del Satélite PerúSAT-1, de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial (Conida).

En sus declaraciones, Ollanta Humala y Pedro Cateriano garantizaron que no existió sobrevaloración en la adquisición del satélite Perú SAT-1 aduciendo que la Contraloría supervisó el proceso de adquisición.

Sin embargo la CGR los desmintió en comunicado, precisando que nunca emitió opinión favorable, previa o posterior, a la adquisición del sistema satelital francés. Y también reveló otro problema escondido bajo la alfombra.

“De lo examinado por la Contraloría, se advierte que el gobierno francés sólo garantiza que el proveedor industrial cumpla con las exigencias de calidad del bien adquirido pero no por el funcionamiento del sistema satelital ni las obligaciones asumidas por el proveedor”, observa la Contraloría.

En pocas palabras, la institución a cargo de Edgard Alarcón, revelaba que el artefacto valorizado en más de S/.600 millones no tenía seguro de funcionamiento.

Compartir