Bajan a golpes a pasajero del Metropolitano

Hampones lo encañonaron a la altura de pantanos de Villa

En la tarde de ayer la víctima fue detenida por tener orden de captura

Un joven, que trabaja como mototaxista, cuando viajaba en un bus alimentador del Metropolitano, fue atacado por dos sujetos que, apuntándole con un arma de fuego y lo obligaron a descender del vehículo para golpearlo salvajemente e intentar secuestrarlo.

Danny Díaz fue reducido por los delincuentes, mientras los pasajeros del Metropolitano gritaban y pedían al chofer que se detenga pero este siguió su ruta, desde el terminal Matellini de Chorrillos.
Díaz resultó con graves heridas, cortes en el rostro y hematomas por todo el cuerpo.

Según contó a Latina, la noche del martes abordó un alimentador en el terminal Matellini de Chorrillos. A medio camino, dos asaltantes que iban en el vehículo se acercaron a su asiento y lo encañonaron a la altura del paradero Lucchetti.

Cuando salió del bus del Metropolitano, los delincuentes lo forzaron a ingresar a un auto negro que los estaba esperando para concretar el secuestro y lo golpearon hasta que Díaz logró saltar del auto en movimiento.
“Me decían te vamos a matar y yo seguía forcejeando para librarme de la situación”, agregó.

Tras esto, la víctima, que fue recatada de la calle por un patrullero, reveló que solo le robaron el celular por lo que sospecha que lo confundieron con otra persona.

Se debe indicar que ante los extraños hechos ocurridos la noche del último martes 18 de abril en un paradero de la ruta alimentadora de Villa El Salvador del Metropolitano, Protransporte informa lo siguiente:

Tras recibir la asistencia médica en el hospital Solidaridad Salud de la Municipalidad de Lima, Danny Francis Diaz Collantes, quien denunció haber sido víctima de asalto y agresión violenta a la altura de los Pantanos de Villa, fue detenido por efectivos de la Policía Requisitorias a su salida del hospital solidario, por pesar sobre él orden de captura e impedimento de salida del país, entre otras denuncias. De esta manera, este caso dio un giro radical presumiéndose que el atentando con Diaz Collantes se debería a otras motivaciones y no un delito contra el patrimonio (robo), como refirió el agraviado inicialmente.
Compartir