Brutal represión de la policía chavista deja dos muertos

Arremete contra marcha de la oposición

Un joven de 19 años fue asesinado en Caracas y una mujer de 23 en Táchira

La brutal represión de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela dejó dos jóvenes fallecidos, en tanto un grupo de manifestantes opositores se lanzó al río Guaire, en Caracas, para escapar de los gases lacrimógenos que les disparaban.

Los disturbios estallaron en sectores de la estratégica autopista Francisco Fajardo, en El Paraíso, Quinta Crespo, San Bernardino y San Martín, en el oeste de la ciudad, constaron periodistas de la AFP.
En San Bernardino, noroeste de la capital, un joven de 17 años murió de un tiro en la cabeza, tras ser alcanzado por disparos de un grupo de hombres en moto que también lanzaron bombas lacrimógenas contra una concentración opositora, narraron testigos a la AFP.

En San Cristóbal, la joven de 23 años Paola Andreína Ramírez Gómez también fue asesinada por colectivos chavistas.

La ex diputada María Corina Machado relató para Infobae cómo fueron reprimidos por la Guardia Nacional Bolivariana: “Esto es otro nivel de represión, yo no había visto nunca algo como lo de hoy”. La líder opositora fue atacada con una bomba lacrimógena por la espalda.

“Nos emboscaron, a mí me quemaron la espalda. A nuestro coordinador de juventud le sangra la cabeza y está hospitalizado”, detalló.

“Yo he estado en la calle 18 años, nunca vi tanta gente como hoy. Por helicóptero nos seguían y sabían que si nos tiraban gases lacrimógenos no tendríamos adónde huir. Vi gente asfixiada”, agregó.
“Pensé que no íbamos a salir. Nicolás Maduro ha cometido un grave error ante los ojos del mundo”, sentenció Machado.

En El Paraíso, agentes de la militarizada Guardia Nacional trataban de dispersar con gases a los manifestantes. “Cobardes”, gritaba un grupo de mujeres frente a la comandancia local de ese cuerpo de seguridad.
Un grupo de jóvenes rompía aceras en una calle de esa zona para armarse con los trozos de cemento, mientras que otros quemaban basura y en varias viviendas sonaban cacerolas.

En lo que prometió que sería “la madre de todas las marchas”, la sexta en abril, la oposición exige elecciones generales y respeto al Parlamento, único de los poderes públicos que controla. Las anteriores protestas tuvieron un saldo de cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

Compartir