logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

Mueren 50 por pozos de petróleo incendiados por el EI

20 Mar. 2017

Mueren 50  por pozos de petróleo incendiados por el EI
EI

Ejercito iraqui los recupera a sangre y fuego, ahora libra otra batalla para apagarlos

Terroristas en su retirada de Mosul, los incendiaron y sembraron de minas en cada uno

Más de 50 civiles iraquíes, la mayoría de ellos niños y mujeres, murieron asfixiados en la ciudad de Al Qayyara, localizada a 50 kilómetros de Mosul, por efectos de los gases tóxicos emanados de los 19 pozos petroleros incendiados por los terroristas del grupo Estado Islámico, al emprender retirada, luego del ingreso victorioso del ejército iraquí, con el respaldo de 700 milicianos tribales.

La retirada de los terroristas dio lugar al inicio de una tarea titánica para apagar el fuego, pero la tarea fue postergada hasta retirar las minas explosivas enterradas en torno de cada uno de los pozos, y a la fecha del total de 19 de castillos petroleros siniestrados, solo se han conseguido apagar el fuego en 10 de ellos, mientras los restantes aún siguen ardiendo.

La ciudad de Al Qayyara, donde se encuentran los pozos, fue liberada el pasado mes de agosto por el ejercito iraquí y 700 milicianos tribales, y en los días siguientes hasta la fecha, por efectos de los gases venenosos producto del incendio del crudo, han muerto por asfixia más de 50 personas.

Aire envenenado

Durante días, luego del incendio de los pocos, el aire se convirtió en veneno. Los terroristas no se conformaron con esta obra criminal, porque también vertieron petróleo crudo al río Tigris desde los yacimientos de Nayma, uno de los 19 existentes, cuyas aguas por ahora son imbebibles.

Los terroristas ocuparon Al Qayyara en su ofensiva lanzada en junio del 2014, que significó la ocupación de la provincia de Mosul, a la que está adscrita Al Qayyara, y desde esa fecha, los ocupantes se dedicaron a explotar el petróleo para venderlo a traficantes internacionales turcos con el fin de obtener ganancias destinadas a financiar sus guerras contra Irak y Siria.

La recuperación de Al Qayyara estuvo a cargo de la mentada “Golden División”, una tropa de elite entrenada por Estados Unidos, la cual ahora participa en la ofensiva final para recuperar Mosul, en la cual solo queda un bolsón terrorista localizada en la parte oeste, considerada la ciudad antigua, de calles estrecha, la más poblada, donde viven más de 650 mil personas.

Testimonio

El bombero iraquí Mohamed ha testimoniado que antes del ingreso del ejército iraquí, los terroristas asesinaron a por lo menos a 40 habitantes tras haber sido acusados de colaborar con las fuerzas iraquíes y de la coalición internacional liderada por EEUU, por ayudar a huir a personas de la ciudad o por pertenecer a los órganos de seguridad iraquíes.
“Ahora a ese grupo de mártires, hay que sumas los que han perecido asfixiados emanados por los gases del petróleo incendiado”, dijo.
Mohamed explica que están tardando en extinguir el fuego por la tarea de desactivar las minas tendidas alrededor de los pozos e incluso en las afueras de la población.