Agenda radical: el regreso a la Constitución de 1979

0
1407
Extremistas buscan llegar en masa al próximo Congreso para tentar el regreso de la Constitución de 1979.

Extremistas buscarían tumbarse a la carta magna desde el nuevo Congreso

Flores Aráoz advierte intención de cambiar el sistema económico. Aunque no sería fácil que logren su objetivo, según García Toma. El domingo 26 de enero de 2020, los peruanos iremos nuevamente a las urnas para elegir a quienes nos representarán por el Congreso de la República hasta julio de 2021. Esto después que el presidente Martín Vizcarra disuelva el Parlamento el 30 de setiembre último.

Desde los grupos radicales ya se preparan para buscar una curul que les permita llevar hasta el primer poder del Estado su agenda, en la que uno de los principales y prioritarios temas será el regreso a la Constitución Política de 1979.

Antauro Humala Tasso es uno de ellos. Hace un año lanzó su candidatura a la Presidencia afirmando que en su gobierno impulsaría la priorización de la producción nacional, restauración de la Constitución del año 1979, aplicación de penas ejemplares para los corruptos, entre otras medidas.

Virgilio Acuña, exlegislador y recientemente elegido vocero del movimiento Frente
Revolucionario Patriótico que lidera Antauro Humala, aseguró que el regreso a la Constitución de 1979 y, por ello, la anulación de nuestra actual Carta Magna, es prioridad para ellos en el próximo Congreso.

CONSTITUYENTE

Pero no es el único que va en ese sentido. Gregorio Santos, no tan bien recordado por los cajamarquinos, es otro que cada cierto tiempo pide una nueva Carta Magna y el regreso al texto que en 1979 defendió y promovió Víctor Raúl Haya de la Torre.

“Vamos con todo por la constituyente. La mayoría ciudadana percibe que la C93 no le sirve, los propios defensores de esta la pisotean en cada momento. La pugna de poderes que se
neutralizan entre sí, es una evidencia que ingresamos a un momento constituyente”, asegura.

Otro de los que impulsan este discurso es Vladimir Cerrón, exgobernador regional de Junín condenado por corrupción que acaba de aliarse con Nuevo Perú, de Verónika Mendoza, quien aspira además a llegar a Palacio el 2021.

Ya lo advirtió el excanciller Francisco Tudela, para quien está claro: se busca una Constitución socialista. “Los comunistas quieren una Constitución socialista para el Perú.  Desean que la gran empresa sea estatal, sobre todo en los campos donde hay recursos naturales. Tienen una visión pastoral de las comunidades campesinas, a las cuales quieren mantener en una situación estática y de pobreza. Buscan tener intervención en la economía y que el Estado se reserve los sectores que crea conveniente para su propia explotación. Esto estaba en la Constitución de 1979 y es a donde desean regresar”, advirtió.

RIESGO

Para Antero Florez Araoz, exministro y expresidente del Congreso, es un riesgo lanzar este tipo de mensajes en contra de la Carta Magna que nos ha permitido tener en los últimos años una buena direccionalidad económica, cuyos resultados se ven en términos de reducción de la pobreza y generación de empleo.

Afirma que, como cualquier constitución, no es perfecta, pero siempre se le puede hacer
reformas parciales. “Pero, ir a una nueva constitución, yo no le veo ningún sentido. Más aún, el solo hecho de hacer ese planteamiento puede hacer que los inversionistas se corran o que se reduzca la inversión en el país, lo cual sería lamentable”, comentó a La Razón.

Consultado sobre la intencionalidad de este sector de la izquierda, advirtió que, más que alterar el orden democrático, lo que se buscaría es cambiar el sistema económico peruano, el de la economía social de mercado, pese a que se encuentra en la línea de las demás economías del orbe.

COMPLICADO

Por su parte, el constitucionalista y exministro Víctor García Toma sostuvo que no sería fácil que desde el próximo Congreso –que solo asumirá funciones por un año- se pueda generar un cambio constitucional de esa envergadura.

“Los únicos mecanismos serían que la izquierda en este caso tuviera una mayoría absoluta,
cosa bastante difícil, y pudiera presentar un proyecto de nueva constitución, que sería sometido a referéndum para que la ciudadanía se pronuncie. Y la segunda posibilidad es que se dictara una ley por la cual se crea una asamblea constituyente”, explicó el expresidente del Tribunal Constitucional.

García Toma agregó que, el solo hecho de hablar de una nueva Constitución, generaría una suerte de parálisis en el país, sobre todo en el ámbito económico, ya que lo que más alienta la inversión es la estabilidad jurídica. “Los inversionistas se retraerían, eso implicaría acrecentar un poco el problema económico que tenemos hoy”, consideró el jurista.