Así es la cárcel que alberga a Toledo

0
827
Régimen carcelario en EE.UU. no distingue cargos razas ni condiciones.
Régimen carcelario en EE.UU. no distingue cargos razas ni condiciones.

Tiene retrete, lavabo y está reforzado con barras de acero

-Exmandatario tiene prohibido hablar con nadie que no sea su abogado y solo tiene una hora de “recreo”

La negación al pago de una fianza para el exmandatario peruano Alejandro Toledo lo colocó a puertas de ser trasladado a un centro penitenciario público donde las restricciones son por igual para cada preso y las celdas también. El exlíder de la chakana ahora será uno más durante el tiempo que dure el proceso de extradición para ser traído al Perú a rendir cuentas ante la justicia por los sobornos de Odebrecht

Estas cárceles tienen un régimen especialmente estricto. El prisionero pasa 22 horas encerrado en una celda, en la más absoluta soledad en un espacio de concreto de tamaño para una sola persona. Todo el tiempo es vigilado por cámaras de seguridad, y la más mínima violación de las normas internas es castigada. Están pensadas para alojar solamente a criminales de alta peligrosidad.

Allí todo está diseñado para que el preso cumpla su condena totalmente aislado. Comen, se bañan y satisfacen sus necesidades fisiológicas sin salir de su celda. Hasta el personal penitenciario tiene que estar separado del recluso. Si es necesario revisarlo, la orden es hacerlo a la distancia, sin cruzar la puerta o a través de videoconferencias en caso de que se requiera asistencia psicológica.

La actividad física está permitida, pero es muy restringida. El máximo es de diez horas semanales y se realiza en patios cerrados, en los que cada interno se ejercita solo, sin compañía de otros.

SOLO UNA HORA DE “RECREO”

Las comidas se deslizan a través de pequeños agujeros en las puertas y las camas son losas de hormigón revestidas con un delgado colchón y mantas. Una sola ventana de 42 pulgadas de alto por 4 pulgadas de ancho permite que se filtre un poco de luz natural.

Los lugares de internamiento están hechos de tal forma que los presos no pueden ver a sus compañeros ni tener ningún tipo de contacto con ellos.

El complejo está diseñado para que los internos tampoco puedan ver el cielo. Intencionalmente hay cables para evitar que aterrice algún helicóptero. Algunas celdas cuentan con radios y televisores en blanco y negro que ofrecen programas religiosos y educativos. Los reos pueden trabajar en la prisión como limpiando duchas u otras actividades de limpieza. Allí pasará sus días hasta que lo traigan a lares peruanos.

 

“RECOMENDÉ A TOLEDO, PERO NO PENSÉ QUE IBA A ROBAR”

“En política hay que elegir el mal menor, lo que uno cree que es el mal menor. Puede equivocarse, desde luego, pero… ¿había que seguir votando por Fujimori, un dictador corrupto, cuando Toledo parecía representar la democracia, la libertad, una democracia que los peruanos habíamos perdido?”, se excusó el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa sobre el hoy detenido exmandatario Alejandro Toledo.

Durante una mesa realizada en la Feria Internacional del Libro de Lima, Vargas Llosa reconoció púbicamente, por primera vez, que no acertó con sus “recomendados” y que si apoyó a varios expresidentes hoy acusados de corrupción, fue porque representaron, a su criterio, en su momento, la antítesis de lo que significaba seguir bajo el mando del fujimorismo.

“¿Quién iba a pensar en ese momento que el señor Toledo iba a aprovechar el poder para robar? No, en ese momento representaba la negación del fujimorismo, pues había que votar por él. Toledo nos ayudó en ese momento a salir del populismo”, añadió.

“Recomendé a todos los presidentes que hoy día son acusados de ladrones: recomendé a (Alejandro) Toledo, recomendé a (Ollanta) Humala, a (Pedro Pablo) Kuczynski”.