Carnecitas (05/05/2020) César San Martín

0
1076
Víctor Prado Saldarriaga

Las detenciones preventivas bajo fuego / El juez supremo César San Martín, quién juntamente con su par Víctor Prado Saldarriaga, fueron comisionados por el Poder Judicial, para elaborar propuestas para despoblar las cárceles, le puso el cascabel al gato y adelantó lo que es una percepción general, la urgencia de  ir a una cesación de las prisiones preventivas, objeto de duras críticas por personalidades del derecho por haber sido utilizadas para represalias y venganzas políticas.

Se necesita una ley

El magistrado San Martín y su colega Saldarriaga, según precisiones del primero, se necesitaría una ley para la revisión o cesación de la prisión preventiva que permita sacar de la cárcel entre 15 y 20 mil procesados, y para una conversión de la pena en el caso de los presos que están condenados, aunque se cuidó de precisar de actuar con cuidado y prudencia para evitar que salgan los que no deben salir, por ser acusados o condenados “esencialmente peligrosos”.

Los que no saldrán

La aclaración de San Martín de que no deben ser incluidos los “esencialmente peligrosos” coincidió con el presidente Vizcarra, quién expresó su acuerdo para que se dicten beneficios para despoblar las cárceles, pero que no incluyan a los feminicidas, violadores de niños, secuestradores, sicarios y homicidas, en general a autores de delitos agravados, con lo cual echó por tierra la ilusión de algunos notorios procesados y condenados para salir en libertad.

Dura lex seda lex

Lo último viene al caso a propósito del pedido del expresidente de la FPF, Edwin Oviedo, para cambiar su detención preventiva por arresto domiciliario. Sucede que fue puesto en prisión por sindicársele jefe de la banda “Los Wachiturros”, que dio muerte a sindicalistas que lo denunciaron por malos manejos en las azucareras de Pomalca y Tumán. Liberarlo sería un escándalo, lo que no libra al gobierno de su responsabilidad de garantizarle su salud. Dura lex seda lex.

Muerte en la prisión

Muchos abogados defensores de detenidos han cuestionado a las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario por aparentemente  no brindar atención oportuna a los internos afectados por coranovirus. Y en verdad tiene razón, desde que se desató la pandemia han muertos 15 internos y se ignora si recibieron atención o no. Uno de ellos fue Ricardo Zevallos, hermano del “Lunarejo”, Fernando Zevallos, muerto en el penal de Piedras Gordas de Ancón

Un nefasto precedente

En el caso de Ricardo Zevallos, condenado por narcotráfico, existen testimonios de internos e y de empleados penitenciarios de que este suplicó por atención médica por espacio de 4 días y sólo le hicieron caso cuando estaba agonizando, es decir cuando ya nada se podía hacer. En la noche lo llevaron al hospital de Puente Piedra, donde horas después murió, sin que ninguna entidad de derechos humanos investigación y castigo a los funcionarios responsables.

Nunca es tarde

El ministro de Salud, Víctor Zamora, en un gesto tardío, envío recién el lunes un lote de 60 balones de oxígeno al Hospital de Loreto, por cuya carencia fallecieron en la víspera los médicos Rafael García Dávila y Raúl Argumedo Castillo, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital regional, por causan del coranovirus. En Loreto hay una planta que produce oxígeno, pero no en la cantidad requerida por los hospitales, lo que determinó la desgracia.

Otra vez, Fiorella

Pero estas muertes podrían haberse evitado si la presidenta de ESSALUD, Fiorella Molinelli, hubiera atendido el pedido del congresista Fernando Meléndez Celis (APP), representante de Loreto, quién con fecha 27 de abril pasado, mediante el oficio 023-2020-CG-FMC le reiteró un pedido anterior de envío de por lo menos 2,000 balones de oxígeno, así como de más médicos, especialistas y enfermeros. Meléndez hasta hoy sigue esperando respuesta.

Colapso total

Hasta ahora no se sabe qué pasó con el anuncio del ministro de Salud, Víctor Zamora, de disponer el envío de un contingente de médicos a Chiclayo para suplir los déficits del hospital regional, porque el decano del colegio médico local, Manuel Soria, le pidió ayer a través de una emisora radial que contrate con urgencia a 120 médicos para suplir la ausencia de 42 infectados, de otros 35 en cuarentena y la diferencia que presentó renuncia a sus cargos.

Dos vueltas, no una

El presidente del partido Renacimiento Unido Nacional (RUNA), Ciro Gálvez, criticó la pretensión del gobierno para que se elija al próximo mandatario en una sola vuelta electoral con el 40% de votos válidos, 10% menos de lo que se indica en la actualidad., y demandó que se cumpla con la ley electoral, de que se alija en dos vueltas electorales, si es que la primera no diera los votos necesarios. “Tal como lo establece la Constitución”, señaló Gálvez.