More

    Cien mil muertos demuestran incapacidad del gobierno

    Por: Víctor Díaz Gonzales

    Hoy ante el escándalo de las vacunas, llegamos a los 100,129 muertos a consecuencia del Covid-19, probadamente declarados ante el Registro Nacional de Defunciones por miles de médicos, donde señalan que la causa de muerte se debió al Coronavirus/Covid, lo que demuestra la incapacidad de los gobernantes en aplicar políticas públicas que hayan permitido salvar vidas y con ello reducir números de muertos, cuya evidencia de esta incapacidad dolosa fue manipular cifras de las consecuencias de la enfermedad, para dar apariencia de una fantasiosa victoria contra el virus.

    Según estas evidencias, se tiene registrado que el primer muerto de Covid en el Perú, data del 13 de enero del 2020 y se registro en la ciudad de Trujillo y a la fecha cuando el gobierno declara emergencia nacional y aislamiento obligatorio, ya en el Perú, habían fallecido 10 personas por Covid y el gobierno de Martin Vizcarra no había hecho nada al respecto, muy por el contrario, lo que siempre hizo fue ocultar las muertes.

    El mundo ya había expuesto el comportamiento cíclico que tiene el covid en diferentes países, pudiendo durar entre dos a cuatro meses su periodo de expansión e igual meses su periodo de contracción o decrecimiento, países que nos habían antecedido con la enfermedad así lo demostraban como Francia, España, Italia, Alemania, etc.

    Dicho de la manera más sencilla, mientras no exista vacuna, cada periodo de tiempo, el covid-19 expandirá su contagio de manera agresiva, en el mejor país o peor país del mundo y luego empezaba a disminuir su contagio; la capacidad de los gobernantes se ha visto reflejado en la cantidad de muertes por millón de habitantes que han tenido, un país con un manejo adecuado de la crisis sanitaria, ha dado como resultado una menor cantidad de muertos.

    Sincerando las cifras de muertos en el Perú, resulta que tenemos 3,010 fallecidos a causa del Covid por millón de habitantes, primer lugar de lejos en todo el mundo; por otro lado si evaluamos comparativamente países que tengan similar población que el Perú, entre 30 a 40 millones de habitantes, lamentablemente nuestro país registra la mayor cantidad de muertos, he inclusive tomando las cifras que manipulan el Ministerio de Salud por medio del comando covid.

    Mientras en el país, la gente se moría en sus casas y en los hospitales por el covid, en gran parte por la incapacidad del gobierno de Martin Vizcarra y ahora de Francisco Sagasti; el expresidente y hoy cuestionado Martin Vizcarra, entretenía a la población con sus mensajes diarios y sus estrategias publicas adoptadas, pero que por los resultados hoy sabemos que fue más novela y show, buscando siempre el aprovechamiento político de la necesidad de la gente.

    Los muertos están ahí, y es la mejor prueba de la incapacidad del gobierno para frenar esta crisis, la manipulación de estas cifras están evidente, que hasta ahora se publica la mitad de muertos de los que realmente existe, confiar en los infectados oficiales, es una ilusión, ya que no refleja la verdadera dimensión de contagiados en el país, a lo mucho como información, nos marca la tendencia de la infección y no da para más.

    Al 16 de febrero del 2021, existen 100,129 muertos según el SINADEF a causa del Covid-19; hasta cuando fue presidente Martin Vizcarra fallecieron 77,127 ciudadanos, en el corto periodo de Manuel Merino fallecieron 490 personas y en la era del presidente Francisco Sagasti van muriendo 22,512 personas, con una tendencia a crecer mucho mas, la cantidad de muertos a finales de febrero.

    Si esta evaluación la hacemos en función a Ministros de Salud podemos decir que en el periodo de la ministra Elizabeth Hinostroza murieron 18 personas, en el periodo de Victor Zamora murieron 41,130 personas, en el periodo de Pilar Mazzetti fallecieron 35,979 personas, en el corto periodo del ministro Abel Salinas 490 personas, en el segundo periodo de Pilar Mazzetti 20,182 personas y ahora en los cortos días del ministro Oscar Ugarte van muriendo 2,330 personas.

    Es cierto, que ningún presidente puede ser culpable de lo agresivo y letal que es el Covid-19, sin embargo en el caso del ex presidente Martin Vizcarra, muchos de ellos han muerto por la incapacidad del gobierno en tomar decisiones adecuadas para reducir el número de muertes a consecuencia de la pandemia; no haber puesto en alerta al país cuando se produjo el primer muerto por covid desde el 13 de enero del 2020, haber hecho cálculos políticos aprovechándose de la pandemia y repartir el dinero sin evaluación previa y que llevo a la proliferación del contagio, mentirle al país sobre aplicación de acciones que al final solo servían para las cámaras y no eran aplicadas a las mayorías, no haber abastecido al país de camas UCI e Infraestructura de Plantas de Oxigeno en el largo periodo de contracción del contagio, no haber comprado vacunas y lo peor haberle engañado al país que estas ya estaban compradas y haber groseramente manipulado las cifras para venderse como si sus políticas habían dado resultados.

    Lo cierto de todo esto, es que el país funciono a la deriva, el covid mato a todos los que pudo cuando estaba en su periodo de expansión; a partir de fines de diciembre del 2020 el ciclo expansivo del covid-19 ha empezado nuevamente, se ha incrementado significativamente el contagio seguido de muertes, el presidente Francisco Sagasti, sin reflejos ni capacidad de estadista, no ha podido articular una política que lleve a contrarrestar el incremento de muertes, ha seguido con los mismos manipuladores de cifras, que en el papel muestran resultados exitosos, mientras en las calles las familias velan a sus muertos.

    Lo real de este gobierno, es que no ha aprendido nada del virus, las restricciones y aislamiento en el pasado de manera generalizada, llevaron a que fuéramos el país con más muertes en el mundo, no ha aprendido que el ciudadano de a pie aprendió a combatir el virus desde su casa, con medicinas muy tradicionales o con prevenciones iniciales para combatir la infección, no ha aprendido que una política de masificación de tratamientos iniciales es más efectivo que el aislamiento y el asesinato de economías populares.

    Por último, mientras no llegue la vacuna, seguiremos en la segunda, tercera o cuarta ola, el covid llegó para quedarse en la vida de la gente y debemos de aprender a convivir con ello.

    (*) Economista y Abogado.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Por: Víctor Díaz Gonzales

    Hoy ante el escándalo de las vacunas, llegamos a los 100,129 muertos a consecuencia del Covid-19, probadamente declarados ante el Registro Nacional de Defunciones por miles de médicos, donde señalan que la causa de muerte se debió al Coronavirus/Covid, lo que demuestra la incapacidad de los gobernantes en aplicar políticas públicas que hayan permitido salvar vidas y con ello reducir números de muertos, cuya evidencia de esta incapacidad dolosa fue manipular cifras de las consecuencias de la enfermedad, para dar apariencia de una fantasiosa victoria contra el virus.

    Según estas evidencias, se tiene registrado que el primer muerto de Covid en el Perú, data del 13 de enero del 2020 y se registro en la ciudad de Trujillo y a la fecha cuando el gobierno declara emergencia nacional y aislamiento obligatorio, ya en el Perú, habían fallecido 10 personas por Covid y el gobierno de Martin Vizcarra no había hecho nada al respecto, muy por el contrario, lo que siempre hizo fue ocultar las muertes.

    El mundo ya había expuesto el comportamiento cíclico que tiene el covid en diferentes países, pudiendo durar entre dos a cuatro meses su periodo de expansión e igual meses su periodo de contracción o decrecimiento, países que nos habían antecedido con la enfermedad así lo demostraban como Francia, España, Italia, Alemania, etc.

    Dicho de la manera más sencilla, mientras no exista vacuna, cada periodo de tiempo, el covid-19 expandirá su contagio de manera agresiva, en el mejor país o peor país del mundo y luego empezaba a disminuir su contagio; la capacidad de los gobernantes se ha visto reflejado en la cantidad de muertes por millón de habitantes que han tenido, un país con un manejo adecuado de la crisis sanitaria, ha dado como resultado una menor cantidad de muertos.

    Sincerando las cifras de muertos en el Perú, resulta que tenemos 3,010 fallecidos a causa del Covid por millón de habitantes, primer lugar de lejos en todo el mundo; por otro lado si evaluamos comparativamente países que tengan similar población que el Perú, entre 30 a 40 millones de habitantes, lamentablemente nuestro país registra la mayor cantidad de muertos, he inclusive tomando las cifras que manipulan el Ministerio de Salud por medio del comando covid.

    Mientras en el país, la gente se moría en sus casas y en los hospitales por el covid, en gran parte por la incapacidad del gobierno de Martin Vizcarra y ahora de Francisco Sagasti; el expresidente y hoy cuestionado Martin Vizcarra, entretenía a la población con sus mensajes diarios y sus estrategias publicas adoptadas, pero que por los resultados hoy sabemos que fue más novela y show, buscando siempre el aprovechamiento político de la necesidad de la gente.

    Los muertos están ahí, y es la mejor prueba de la incapacidad del gobierno para frenar esta crisis, la manipulación de estas cifras están evidente, que hasta ahora se publica la mitad de muertos de los que realmente existe, confiar en los infectados oficiales, es una ilusión, ya que no refleja la verdadera dimensión de contagiados en el país, a lo mucho como información, nos marca la tendencia de la infección y no da para más.

    Al 16 de febrero del 2021, existen 100,129 muertos según el SINADEF a causa del Covid-19; hasta cuando fue presidente Martin Vizcarra fallecieron 77,127 ciudadanos, en el corto periodo de Manuel Merino fallecieron 490 personas y en la era del presidente Francisco Sagasti van muriendo 22,512 personas, con una tendencia a crecer mucho mas, la cantidad de muertos a finales de febrero.

    Si esta evaluación la hacemos en función a Ministros de Salud podemos decir que en el periodo de la ministra Elizabeth Hinostroza murieron 18 personas, en el periodo de Victor Zamora murieron 41,130 personas, en el periodo de Pilar Mazzetti fallecieron 35,979 personas, en el corto periodo del ministro Abel Salinas 490 personas, en el segundo periodo de Pilar Mazzetti 20,182 personas y ahora en los cortos días del ministro Oscar Ugarte van muriendo 2,330 personas.

    Es cierto, que ningún presidente puede ser culpable de lo agresivo y letal que es el Covid-19, sin embargo en el caso del ex presidente Martin Vizcarra, muchos de ellos han muerto por la incapacidad del gobierno en tomar decisiones adecuadas para reducir el número de muertes a consecuencia de la pandemia; no haber puesto en alerta al país cuando se produjo el primer muerto por covid desde el 13 de enero del 2020, haber hecho cálculos políticos aprovechándose de la pandemia y repartir el dinero sin evaluación previa y que llevo a la proliferación del contagio, mentirle al país sobre aplicación de acciones que al final solo servían para las cámaras y no eran aplicadas a las mayorías, no haber abastecido al país de camas UCI e Infraestructura de Plantas de Oxigeno en el largo periodo de contracción del contagio, no haber comprado vacunas y lo peor haberle engañado al país que estas ya estaban compradas y haber groseramente manipulado las cifras para venderse como si sus políticas habían dado resultados.

    Lo cierto de todo esto, es que el país funciono a la deriva, el covid mato a todos los que pudo cuando estaba en su periodo de expansión; a partir de fines de diciembre del 2020 el ciclo expansivo del covid-19 ha empezado nuevamente, se ha incrementado significativamente el contagio seguido de muertes, el presidente Francisco Sagasti, sin reflejos ni capacidad de estadista, no ha podido articular una política que lleve a contrarrestar el incremento de muertes, ha seguido con los mismos manipuladores de cifras, que en el papel muestran resultados exitosos, mientras en las calles las familias velan a sus muertos.

    Lo real de este gobierno, es que no ha aprendido nada del virus, las restricciones y aislamiento en el pasado de manera generalizada, llevaron a que fuéramos el país con más muertes en el mundo, no ha aprendido que el ciudadano de a pie aprendió a combatir el virus desde su casa, con medicinas muy tradicionales o con prevenciones iniciales para combatir la infección, no ha aprendido que una política de masificación de tratamientos iniciales es más efectivo que el aislamiento y el asesinato de economías populares.

    Por último, mientras no llegue la vacuna, seguiremos en la segunda, tercera o cuarta ola, el covid llegó para quedarse en la vida de la gente y debemos de aprender a convivir con ello.

    (*) Economista y Abogado.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes