More

    Claves del coronavirus o Covid- 19

    Bautizado como ‘virus de Wuhan’ o ‘coronavirus de China’ en alusión al lugar donde surgió y se han registrado la mayoría de casos, el Covid-19 recuerda a infecciones como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el síndrome agudo respiratorio grave (SARS).

    El coronavirus bautizado como Covid-19 se ha llevado por delante a más de 4.000 personas y ha infectado a más de 114.000 en todo el mundo. Lo que empezó como un dolor de cabeza para China se ha convertido en un problema de salud pública a nivel global, pues aunque la mayoría de casos se han registrado en el gigante asiático, Italia se ha convertido en el segundo país con más contagiados, al igual que otros de Europa. Y, aunque en América Latina los casos son muy pocos, el no bajar la guardia contra esta epidemia es el factor de triunfo frente a esta enfermedad.

    Aunque la mayoría de casos se han registrado en Wuhan, capital de la provincia de Hubei y foco de la infección, la propagación corre el riesgo de descontrolarse en cuatro países europeos. Mientras que Italia, Francia y Alemania ya han comenzado a aplicar medidas restrictivas para evitar que esto ocurra, entre las que se incluyen prohibiciones y cancelaciones de eventos multitudinarios, de momento otros países ya piensan en hacer lo mismo, según como evoluciones la enfermedad.

     

    ¿Qué es el coronavirus Covid-19?

    El ‘coronavirus de China o el Covid-19 —denominación adoptada por la OMS-  recuerda a infecciones como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el síndrome agudo respiratorio grave (SARS).

    Este tipo de epidemias suelen estar provocadas por virus de animales que mutan y acaban transmitiéndose a otros seres vivos. En este caso concreto, el principal sospechoso es el murciélago, si bien los expertos creen que ha tenido que haber cambios sustanciales a través de un “huésped intermediario”.

    Investigadores de la Universidad de Pekín y del Instituto Pasteur de Shanghai han identificado dos cepas principales relacionadas con el Covid-19: una más agresiva, que está provocando el 70% de los casos, y otra menos virulenta, que afecta al 30% de los enfermos. Tras analizar 103 genomas secuenciados, llamaron a una ‘tipo L’ y a la otra ‘tipo S’.

    La de ‘tipo L’ presentaba especial virulencia y fue más común al comienzo del brote, pero su frecuencia ha disminuido después de principios de enero, a causa, según los científicos, de las estrictas medidas que China puso en marcha. El 30% restante de las cepas, que llamaron ‘tipo S’, tienen efectos menos peligrosos para las personas. Pese a que muchos han comparado este virus con el de la gripe, la OMS cifra en un 3,4% la proporción de casos que terminan con la muerte del paciente.

    “En comparación, la gripe común generalmente mata mucho menos del 1% de los infectados”, ha especificado el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Por el momento, tampoco hay ninguna evidencia de que el Covid-19 tenga un comportamiento estacional y que, al igual que sucede con la gripe común, comience a remitir con la llegada de la primavera al hemisferio norte. “Con este virus no hay datos, existe algún estudio in vitro que sugiere que ante altas temperaturas se inactiva en parte, pero ese no es el único factor que importa”, explica Teknautas.

    El virus de Wuhan se parece mucho al SARS, que “no tuvo un claro comportamiento estacional”. Con él coincide Adolfo García Sastre, que dirige en Nueva York el Instituto Global de Salud y Patógenos Emergentes en la Escuela de Medicina de Icahn en el Hospital Mount Sinai.

    Bajo el punto de vista de uno de los virólogos españoles más reconocidos del mundo, “la vacuna contra la gripe o los antivirales que tenemos no funcionan, así que son distintos, pero se transmiten de forma muy parecida y la enfermedad que causan también es similar, puede ir desde muy suave a muy severa”.

    En este sentido, apunta a que “la gran diferencia con la gripe estacional es que hay personas que no se infectan porque la han tenido hace poco o porque la vacuna les ha funcionado bien”.En la gripe pandémica, como la gripe A de 2009, no existe esa inmunidad, así que el número de infecciones puede ser mayor y, en ese sentido, se parece más”, aclara.

    Una primera investigación llevada a cabo por científicos chinos sugería que el virus podría haber residido en las serpientes. Después de localizar el germen, consiguieron estudiarlo para tratar de determinar de dónde procedía y los motivos de su virulencia.

     

    Síntomas del coronavirus Covid-19

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) admite que “no se sabe lo suficiente sobre Covid-19 como para sacar conclusiones definitivas sobre cómo se transmite, las características clínicas de la enfermedad o el grado en que se ha propagado”, pero se pueden buscar similitudes con otras cepas de coronavirus, que pueden presentarse de diversas formas; desde el resfriado común hasta la neumonía aguda. Estos son algunos de los síntomas más frecuentes entre los pacientes infectados hasta la fecha:

    • Dificultades para respirar.
    • Dolor de garganta.
    • Dolor de cabeza.
    • Dolores musculares.
    • Congestión nasal.

     

    En casos más graves, que generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad la infección también puede causar:

    • Neumonía.
    • Síndrome respiratorio agudo severo.
    • Insuficiencia renal.

    Bautizado como ‘virus de Wuhan’ o ‘coronavirus de China’ en alusión al lugar donde surgió y se han registrado la mayoría de casos, el Covid-19 recuerda a infecciones como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el síndrome agudo respiratorio grave (SARS).

    El coronavirus bautizado como Covid-19 se ha llevado por delante a más de 4.000 personas y ha infectado a más de 114.000 en todo el mundo. Lo que empezó como un dolor de cabeza para China se ha convertido en un problema de salud pública a nivel global, pues aunque la mayoría de casos se han registrado en el gigante asiático, Italia se ha convertido en el segundo país con más contagiados, al igual que otros de Europa. Y, aunque en América Latina los casos son muy pocos, el no bajar la guardia contra esta epidemia es el factor de triunfo frente a esta enfermedad.

    Aunque la mayoría de casos se han registrado en Wuhan, capital de la provincia de Hubei y foco de la infección, la propagación corre el riesgo de descontrolarse en cuatro países europeos. Mientras que Italia, Francia y Alemania ya han comenzado a aplicar medidas restrictivas para evitar que esto ocurra, entre las que se incluyen prohibiciones y cancelaciones de eventos multitudinarios, de momento otros países ya piensan en hacer lo mismo, según como evoluciones la enfermedad.

     

    ¿Qué es el coronavirus Covid-19?

    El ‘coronavirus de China o el Covid-19 —denominación adoptada por la OMS-  recuerda a infecciones como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el síndrome agudo respiratorio grave (SARS).

    Este tipo de epidemias suelen estar provocadas por virus de animales que mutan y acaban transmitiéndose a otros seres vivos. En este caso concreto, el principal sospechoso es el murciélago, si bien los expertos creen que ha tenido que haber cambios sustanciales a través de un “huésped intermediario”.

    Investigadores de la Universidad de Pekín y del Instituto Pasteur de Shanghai han identificado dos cepas principales relacionadas con el Covid-19: una más agresiva, que está provocando el 70% de los casos, y otra menos virulenta, que afecta al 30% de los enfermos. Tras analizar 103 genomas secuenciados, llamaron a una ‘tipo L’ y a la otra ‘tipo S’.

    La de ‘tipo L’ presentaba especial virulencia y fue más común al comienzo del brote, pero su frecuencia ha disminuido después de principios de enero, a causa, según los científicos, de las estrictas medidas que China puso en marcha. El 30% restante de las cepas, que llamaron ‘tipo S’, tienen efectos menos peligrosos para las personas. Pese a que muchos han comparado este virus con el de la gripe, la OMS cifra en un 3,4% la proporción de casos que terminan con la muerte del paciente.

    “En comparación, la gripe común generalmente mata mucho menos del 1% de los infectados”, ha especificado el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Por el momento, tampoco hay ninguna evidencia de que el Covid-19 tenga un comportamiento estacional y que, al igual que sucede con la gripe común, comience a remitir con la llegada de la primavera al hemisferio norte. “Con este virus no hay datos, existe algún estudio in vitro que sugiere que ante altas temperaturas se inactiva en parte, pero ese no es el único factor que importa”, explica Teknautas.

    El virus de Wuhan se parece mucho al SARS, que “no tuvo un claro comportamiento estacional”. Con él coincide Adolfo García Sastre, que dirige en Nueva York el Instituto Global de Salud y Patógenos Emergentes en la Escuela de Medicina de Icahn en el Hospital Mount Sinai.

    Bajo el punto de vista de uno de los virólogos españoles más reconocidos del mundo, “la vacuna contra la gripe o los antivirales que tenemos no funcionan, así que son distintos, pero se transmiten de forma muy parecida y la enfermedad que causan también es similar, puede ir desde muy suave a muy severa”.

    En este sentido, apunta a que “la gran diferencia con la gripe estacional es que hay personas que no se infectan porque la han tenido hace poco o porque la vacuna les ha funcionado bien”.En la gripe pandémica, como la gripe A de 2009, no existe esa inmunidad, así que el número de infecciones puede ser mayor y, en ese sentido, se parece más”, aclara.

    Una primera investigación llevada a cabo por científicos chinos sugería que el virus podría haber residido en las serpientes. Después de localizar el germen, consiguieron estudiarlo para tratar de determinar de dónde procedía y los motivos de su virulencia.

     

    Síntomas del coronavirus Covid-19

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) admite que “no se sabe lo suficiente sobre Covid-19 como para sacar conclusiones definitivas sobre cómo se transmite, las características clínicas de la enfermedad o el grado en que se ha propagado”, pero se pueden buscar similitudes con otras cepas de coronavirus, que pueden presentarse de diversas formas; desde el resfriado común hasta la neumonía aguda. Estos son algunos de los síntomas más frecuentes entre los pacientes infectados hasta la fecha:

    • Dificultades para respirar.
    • Dolor de garganta.
    • Dolor de cabeza.
    • Dolores musculares.
    • Congestión nasal.

     

    En casos más graves, que generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad la infección también puede causar:

    • Neumonía.
    • Síndrome respiratorio agudo severo.
    • Insuficiencia renal.

    Más recientes