More

    Corrupción y hambre en medio de la pandemia

    Por: César Carlos Sandoval Pozo / El pueblo está confinado con arresto domiciliario 42 días, sin alimentos, muchos de ellos sin sueldo ni bono, sin canasta y sin CTS ni AFP que les permita sobrevivir. Lo grave y deplorable es que todo ello ocurre en medio de grandes negociados del gobierno en mascarillas, guantes, pruebas rápidas, ventiladores mecánicos, hasta en raciones frías para la PNP plagada de corruptula. Nace entonces el dilema de salir de las casas, legítimo equivalente a escapar, sea rumbo al basural a escoger los sobrantes, a pedir caridad, o vender algo prohibido por el régimen, o a tomar la decisión de caminar miles de kilómetros, como Puno, Cusco, Tacna Piura, Loreto, etcétera, escapando más del hambre que del propio coronavirus.

    El drama del Perú no son sólo los hospitales colapsados, los 1,500 infectados hospitalizados frente a 600 camas UCI, 1,200 policías afectados y más de  300 médicos que han contraído el virus; también la economía paralizada y sin luz en el profundo túnel. Pero lo más trágico que le ha podido suceder al país es encontrarse “gobernado” por un absoluto incapaz, ignorante, necio, lerdo, además de cruel y probablemente corrupto e inmoral, efectivo solo para cuidar los bolsillos de Odebrecht y acatar sin dudas ni murmuraciones, los dictados del comunismo a ultransa y reaccionario, sin descuidar los intereses del club de la construcción, comprometido hasta el tuétano y las AFP, encargadas de sangrar a los trabajadores y extrabajadores, aún en época de pandemia. De ahí que haya propuesto impedir la liberación del tope de 3 UIT de los ahorros individuales, bajo el argumento fallido del desequilibrio económico del país.

    El inquilino palaciego, sin plan ni ideas, usa irresponsablemente, la billetera fiscal, anunciando entrega de bonos-parche, muchos de ellos imposible de llegar a los más pobres, pretendiendo imponer vía legislación delegada, más impuestos a los que siempre pagan los platos rotos: “la clase media”  empobrecida por los disparates publicados como decretos de urgencia y anunciados en monólogos televisivos. Porque no exige el pago de impuestos millonarios de empresas morosas como telefonica, mineras, banca privadas etc.

    El Perú ocupa el segundo lugar en Latino América de ineficiencia para combatir el COVID-19, luego de Brasil con 230 millones de habitantes, casi 7 veces más que nuestra poblacion.

    Vizcarra,secundado de voraces negociantes del dolor, la enfermedad y la muerte, se ha dedicado a encubrir los escándalos, mover a sus piezas delictivas evitando comparecer ante la comisión investigadora como el caso del ex ministro Morán, sabe Dios qué tarea oscura y sucia se le habrá designado en adelante.

    Mientras esto sucede en el país, Chile gobernado por estadistas, y luego actuar frente a la pandemia, con  estrategia y honestidad, se apresta a reanudar, progresivamente,  su dinámica y actividades económica y recuperar los recursos perdidos como consecuencia de la pandemia. Vizcarra lo hará dice en 15 días en pleno ascenso de infectados y muertos, por la falta de pruebas moleculares y por arte de birlibirloque, difundido por la prensa sicaria.

    Se tiene que mitigar el hambre del pueblo. Pero esto se hace con orden, estrategia y un plan para aplicar antes durante y después de esta crisis mortal.

    El pueblo ha iniciado su propia auto defensa del hambre, la corrupción en medio de la pandemia y la liberación de las insólitas e ineficaces medidas dictadas por el gobierno. Se han dispuesto caminar hacia su destino, sin importar cuán lejos se encuentre. Saben que con Vizcarra no hay más futuro que hambre, corrupción, contagio, enfermedad y muerte.

                                                 *Abogado – Analista político.

    Por: César Carlos Sandoval Pozo / El pueblo está confinado con arresto domiciliario 42 días, sin alimentos, muchos de ellos sin sueldo ni bono, sin canasta y sin CTS ni AFP que les permita sobrevivir. Lo grave y deplorable es que todo ello ocurre en medio de grandes negociados del gobierno en mascarillas, guantes, pruebas rápidas, ventiladores mecánicos, hasta en raciones frías para la PNP plagada de corruptula. Nace entonces el dilema de salir de las casas, legítimo equivalente a escapar, sea rumbo al basural a escoger los sobrantes, a pedir caridad, o vender algo prohibido por el régimen, o a tomar la decisión de caminar miles de kilómetros, como Puno, Cusco, Tacna Piura, Loreto, etcétera, escapando más del hambre que del propio coronavirus.

    El drama del Perú no son sólo los hospitales colapsados, los 1,500 infectados hospitalizados frente a 600 camas UCI, 1,200 policías afectados y más de  300 médicos que han contraído el virus; también la economía paralizada y sin luz en el profundo túnel. Pero lo más trágico que le ha podido suceder al país es encontrarse “gobernado” por un absoluto incapaz, ignorante, necio, lerdo, además de cruel y probablemente corrupto e inmoral, efectivo solo para cuidar los bolsillos de Odebrecht y acatar sin dudas ni murmuraciones, los dictados del comunismo a ultransa y reaccionario, sin descuidar los intereses del club de la construcción, comprometido hasta el tuétano y las AFP, encargadas de sangrar a los trabajadores y extrabajadores, aún en época de pandemia. De ahí que haya propuesto impedir la liberación del tope de 3 UIT de los ahorros individuales, bajo el argumento fallido del desequilibrio económico del país.

    El inquilino palaciego, sin plan ni ideas, usa irresponsablemente, la billetera fiscal, anunciando entrega de bonos-parche, muchos de ellos imposible de llegar a los más pobres, pretendiendo imponer vía legislación delegada, más impuestos a los que siempre pagan los platos rotos: “la clase media”  empobrecida por los disparates publicados como decretos de urgencia y anunciados en monólogos televisivos. Porque no exige el pago de impuestos millonarios de empresas morosas como telefonica, mineras, banca privadas etc.

    El Perú ocupa el segundo lugar en Latino América de ineficiencia para combatir el COVID-19, luego de Brasil con 230 millones de habitantes, casi 7 veces más que nuestra poblacion.

    Vizcarra,secundado de voraces negociantes del dolor, la enfermedad y la muerte, se ha dedicado a encubrir los escándalos, mover a sus piezas delictivas evitando comparecer ante la comisión investigadora como el caso del ex ministro Morán, sabe Dios qué tarea oscura y sucia se le habrá designado en adelante.

    Mientras esto sucede en el país, Chile gobernado por estadistas, y luego actuar frente a la pandemia, con  estrategia y honestidad, se apresta a reanudar, progresivamente,  su dinámica y actividades económica y recuperar los recursos perdidos como consecuencia de la pandemia. Vizcarra lo hará dice en 15 días en pleno ascenso de infectados y muertos, por la falta de pruebas moleculares y por arte de birlibirloque, difundido por la prensa sicaria.

    Se tiene que mitigar el hambre del pueblo. Pero esto se hace con orden, estrategia y un plan para aplicar antes durante y después de esta crisis mortal.

    El pueblo ha iniciado su propia auto defensa del hambre, la corrupción en medio de la pandemia y la liberación de las insólitas e ineficaces medidas dictadas por el gobierno. Se han dispuesto caminar hacia su destino, sin importar cuán lejos se encuentre. Saben que con Vizcarra no hay más futuro que hambre, corrupción, contagio, enfermedad y muerte.

                                                 *Abogado – Analista político.

    Más recientes