Crónicas de un Juicio Penal: “El Caso de Villarán y su Entorno” (I)

0
699

“No se puede tapar el Sol con un dedo”

Por: Edgardo Palomino Martínez / “En toda esta maniobra legal algo se ha perdido. Y ese “algo” es la Verdad. Hay un deber que como carga pesa sobre todos nosotros los abogados que no sólo se limita a que hablemos de la Verdad; sino que nos ordena a buscarla, encontrarla, exponerla, enseñarla y vivirla.” (John Grisham, abogado y escritor, de su novela “Tiempo de Matar”)

Que un abogado no se valga de la Verdad para defender a su cliente es censurable y sancionable con el impedimento de ejercer la honorable carrera del Derecho de por vida. Pero que un fiscal, como representante del Estado, del Pueblo jurídicamente organizado, se abstenga de buscarla y/o encontrarla y/o exponerla para encubrir un ilícito que debiera estar persiguiendo, no sólo resulta inconcebible, sino vil y repudiable, digno de carcelería por ser traición al Pueblo al que representa.

El circo de juicios anticorrupción, presuntamente impulsados por la Izquierda y/o el IDL-R, que estarían dirigidos a desacreditar a la oposición del gobierno del Presidente Vizcarra, se desmoronaba. Alan García, el 17 de abril de 2019 había fallecido, y con su muerte el Ministerio Público y sus cuestionados procesos de anticorrupción selectiva llegaban con todo y el mayor estrépito a su fin.

Pero… ¡el espectáculo debía continuar!!! Y el presunto clamor popular que habría llevado al Ministerio Público a perseguir a Keiko y luego a Alan, ahora estaría pidiendo que se reiniciara el proceso judicial ya abierto contra la exalcaldesa Susana Villarán, que habría estado “encajonado” desde abril de 2018, quizás pensando los Fiscales que el Pueblo sufriría de amnesia colectiva en algún momento y se olvidaría de ella.

El Pueblo peruano es cristiano y perdona a quienes lo ofenden, pero no olvida.

No habían pasado ni cuatro días de la muerte de García, cuando el Fiscal Vela Barba, Coordinador del Equipo Especial del Caso “Lava Jato”, el 21 de abril de 2019, como si no tuviese más alternativa, salió a los medios a declarar que Susana Villarán “es el caso con más evidencias”. ¿Maniobra mediática para distraer la atención que había sobre él y el Ministerio Público por la muerte de Alan? Sólo Dios sabe…

El 9 de mayo de 2019, el Fiscal Carlos Puma Quispe solicitó al Poder Judicial cambiar la comparecencia con restricciones dictada contra Villarán por una orden de prisión preventiva por treinta y seis meses. Entre los delitos que se le imputan está el de “Asociación Ilícita” (“Organización Criminal”); y, para ello presentó una estructura u organigrama que no cumplía con los requisitos esenciales (como integrantes, estructura, tareas, temporalidad, finalidad, conductas delictivas, vinculaciones empresariales y/o políticas) que exige
la doctrina, así como el desarrollo jurídico de la Corte Suprema (Acuerdos Plenarios y Jurisprudencia).

Peor aún, Puma Quispe no incluía en la estructura a los principales integrantes de la presunta “cúpula” que habría dirigido esta organización criminal y que Villarán habría liderado.

Es suma, la Fiscalía presentó una estructura de organización criminal que, en mi opinión, no resiste análisis jurídico alguno; y, que, posiblemente, un estudiante de Derecho habría desarrollado mejor. La estructura de organización criminal presentada por Puma Quispe estaría condenada a ser desestimada.

El 11 de mayo de 2019, Susana Villarán admitió que sabía de los aportes de las empresas Odebrecht y OAS a la campaña del ‘NO a la Revocatoria’; y, afirmó que sólo ella y José Miguel Castro conocían del tema; lo que resulta inverosímil si se considera que todos los de su entorno conocían “las millonadas” que se gastaban en la “Campaña por el NO”.

¿Usted le creería a Villarán? Un fiscal con un mínimo de experiencia sabria que tendría que corroborar ese dicho de la ex alcaldesa. Yo habría iniciado investigaciones para verificar la veracidad de dicha declaración. Pero parecería que el Equipo Especial del Caso “Lava Jato” si le creyó. Y ya no habría investigado más: ni a Marisa Glave, ni a Anel Townsend, ni a Augusto Rey, ni a Indira Huilca, ni a Paola Ugaz, ni a varios más.

El 1 de julio de 2019, ante el despacho del Fiscal Puma Quispe, presentamos denuncia contra Townsend, Ugaz y otros para que sean investigados. A la primera por su condición de exjefa de “Campaña por el NO” y presunta administradora de sus fondos, cuyo origen hoy conocemos que son ilícitos; y, a la segunda porque habría dirigido la defensa e impunidad de la hipotética organización criminal que Villarán habría liderado en la MML, tal cual hemos descrito en Crónicas anteriores.

La denuncia se fundaba en varios indicios contenidos en el mismo “requerimiento de variación de medida coercitiva”, de fecha 07 de mayo de 2019, y que Puma Quispe no habría merituado por razones que desconocemos; así como otros obtenidos en el transcurso de mis investigaciones.

El 15 de julio de 2019, mediante Providencia N° 270, Puma Quispe declaró “No Ha Lugar” a la denuncia del suscrito, porque supuestamente el caso ya estaba siendo investigado por el Ministerio Público. La Decisión fue notificada personalmente al suscrito el 2 de agosto y la correspondiente queja fue presentada el 9 de agosto dentro de los plazos de Ley.

Elevada la queja al Fiscal Superior Adjunto Hernán Wilfredo Salvador Mendoza, mediante escritos del 25 y 30 de septiembre de 2019 ampliamos los fundamentos de ésta; y, solicitamos que las investigaciones se extendiesen a los viajes realizados por Augusto Rey y Paola Ugaz a Panamá, así como a los correos entre Rey y OAS difundidos por diversas
noticias criminales.

Sin embargo, el Fiscal Adjunto Superior Salvador Mendoza, mediante Resolución del 30 de septiembre de 2019, alegando que fui notificado el 23 de julio de julio 2019 y NO el 2 de agosto de 2019, declara que la queja de derecho presentada por mí es extemporánea; decretando que ella es inadmisible y que debe procederse con el archivamiento de la denuncia contra Townsend, Ugaz y otros, ampliada a Rey; desestimando también los recursos ampliatorios de 25 y 30 de septiembre de 2019 presentados por el suscrito.

La admisibilidad de la denuncia de 1 de julio de 2019 actualmente es materia de una Acción de Amparo interpuesta por el suscrito contra los Fiscales Puma Quispe y Salvador Mendoza, un proceso que no estaría avanzando con la prontitud que la Ley ordena.

Si a los Fiscales Puma Quispe y Mendoza Salvador se les había “servido la mesa” con todos los elementos necesarios para que realizasen su labor de investigar y buscar la Verdad, cabe preguntarse: ¿por qué no ampliar las investigaciones respecto de Townsend como supuesta “jefa de administración de fondos maculados de la presunta organización criminal” durante la “Campaña por el NO”; respecto de Rey como supuesto “jefe de relaciones institucionales de la presunta organización criminal”; y, respecto de Ugaz como presunta “jefa de defensa e impunidad de la presunta organización criminal”?

¿Por qué no investigar los USD 1.3 Millones faltantes de las cuentas de la “Campaña por el NO”? ¿Por qué no investigar el viaje de Rey a Panamá y sus correos con OAS? ¿Por qué no investigar los viajes de Ugaz y sus presuntas irregularidades laborales? Decían que estaban investigando a Ugaz, pero ¿qué estaban investigando si su expediente personal en la MML había desaparecido?

PORQUE NO INVESTIGARÍAN: ¿”Principio de Pereza”: pues les bastaba la confesión de Villarán; y, se trataría de un “caso abierto y cerrado” que no requería mayor investigación? ¿Habría órdenes provenientes de algún Fiscal Supremo? ¿Influencia externa al Ministerio
Publico? ¿Se trataría de un blindaje para encubrir y quedaran impunes quienes habrían conformado la “Cúpula” de la presunta organización criminal? ¿Sería una maniobra para que a Villarán le retirasen el cargo de “organización criminal?

¿POR QUÉ DOS NOTIFICACIONES del “no ha lugar”? ¿Por qué un “no ha lugar”, cuando bastaba un simple “acumúlese” a la(s) carpeta(s) correspondiente(s)? ¿Sería que se quisiera que el suscrito no siguiese investigando?

(*) Abogado