More

    Cuando la prensa independiente abre paso a la verdad

    EDITORIAL

    Desde su fundación el diario La Razón tiene un sentido pluralista y viene realizando el ejercicio del periodismo con dignidad y brindando con hidalguía siempre la verdad en sus informaciones diarias y sobre todo respetando la opinión de sus columnistas. Tal es el caso y en virtud de ello, Edgardo Palomino Martínez quiso develar la presunta cúpula que dirigió la corrupción en la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), entre enero de 2011 y diciembre de 2013; y, de manera más precisa, durante la “Campaña por el NO”, lo cual siempre fue apreciado por nuestro miles de lectores.

    La reciente decisión expedida por el Fiscal Walter Villanueva Luicho, del Quinto Despacho del “Equipo Especial Lava Jato” que dirige el Dr. Rafael Vela Barba, dentro del marco del caso que investiga la corrupción que campeó en la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), durante la gestión de Susana Villarán, ha coincidido con la labor periodística de investigación independiente, poco vista en nuestro país.

    La hipótesis que el Fiscal Carlos Puma Quispe planteó públicamente, en mayo de 2019, acerca de que la organización criminal que se enquistó en la Municipalidad de Lima, estuviese solamente dirigida por Susana Villarán y José Miguel Castro Gamarra no convenció, tampoco que el faltante de los fondos de la “Campaña por el NO” hayan ascendido a US$ 1.3 Millones.

    La intuición indicaba que eran más los “peces gordos” involucrados. Las declaraciones de “Budian” Castro Gamarra, en junio de 2020, como aspirante a colaborador eficaz, confirmó que el faltante de los fondos de campaña ascenderían a más de US$2.5 Millones.

    A comienzos de julio se dio a conocer que “La Cúpula” de la organización criminal que dirigía la Villarán, además de Castro Gamarra, también estaría conformada por Marisa Glave y Augusto Rey Hernández de Agüero, en lo referente a las concesiones otorgadas a OAS y Odebrecht; y, por Anel Townsend y Paola Ugaz, quienes, entre otros aspectos, habrían estado a cargo del “manejo” del faltante de fondos.

    El 13 de julio de 2020, ante las declaraciones de Budián, el despacho que dirigía Carlos Puma Quispe decidió incorporar a la investigación preliminar a Marisa Glave y Anel Townsnend, por los presuntos delitos de lavado de activos de sumas irrisorias; dejando a salvo a Augusto Rey y a Paola Ugaz, a pesar de que los indicios que existían aportaban convicción suficiente sobre su probable pertenencia a “La Cúpula de las Chalinas Verdes” y su vinculación a los sobornos pagados por OAS, Odebrecht y Graña & Montero.

    Sorprendidos por el proceder del Fiscal Puma, más allá del cumplimiento de su labor periodística de informar objetivamente, Edgardo Palomino Martínez, el 6 de agosto de 2020, presentó la ampliación de su denuncia contra Paola Ugaz realizada el 1 de julio de 2019; así como el 4 de septiembre siguiente contra Marisa Glave y Augusto Rey, las mismas que quedaron en suspenso por ya ser materia de investigación por parte del Ministerio Público.

    Ello fue un incentivo para mayores investigaciones y basado en elementos probatorios provenientes del mismo Ministerio Público y diversas entidades, que acreditan que Marisa Glave y Augusto Rey participaron directamente en los procesos de las concesiones otorgadas a las constructoras brasileras y a Graña y Montero, que fueron el motivo de coimas superiores a los US$7 Millones.

    En ese sentido, es que la primera disposición de la Decisión adoptada por el Fiscal Walter Villanueva Luicho sea la de “Acumular las denuncias presentadas por Edgardo José Martínez Palomino y Luciano Martín Revoredo Rojas…”, demuestra la seriedad de las investigaciones realizadas por los columnistas de nuestro diario, como parte del desarrollo de una prensa libre e independiente.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    EDITORIAL

    Desde su fundación el diario La Razón tiene un sentido pluralista y viene realizando el ejercicio del periodismo con dignidad y brindando con hidalguía siempre la verdad en sus informaciones diarias y sobre todo respetando la opinión de sus columnistas. Tal es el caso y en virtud de ello, Edgardo Palomino Martínez quiso develar la presunta cúpula que dirigió la corrupción en la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), entre enero de 2011 y diciembre de 2013; y, de manera más precisa, durante la “Campaña por el NO”, lo cual siempre fue apreciado por nuestro miles de lectores.

    La reciente decisión expedida por el Fiscal Walter Villanueva Luicho, del Quinto Despacho del “Equipo Especial Lava Jato” que dirige el Dr. Rafael Vela Barba, dentro del marco del caso que investiga la corrupción que campeó en la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), durante la gestión de Susana Villarán, ha coincidido con la labor periodística de investigación independiente, poco vista en nuestro país.

    La hipótesis que el Fiscal Carlos Puma Quispe planteó públicamente, en mayo de 2019, acerca de que la organización criminal que se enquistó en la Municipalidad de Lima, estuviese solamente dirigida por Susana Villarán y José Miguel Castro Gamarra no convenció, tampoco que el faltante de los fondos de la “Campaña por el NO” hayan ascendido a US$ 1.3 Millones.

    La intuición indicaba que eran más los “peces gordos” involucrados. Las declaraciones de “Budian” Castro Gamarra, en junio de 2020, como aspirante a colaborador eficaz, confirmó que el faltante de los fondos de campaña ascenderían a más de US$2.5 Millones.

    A comienzos de julio se dio a conocer que “La Cúpula” de la organización criminal que dirigía la Villarán, además de Castro Gamarra, también estaría conformada por Marisa Glave y Augusto Rey Hernández de Agüero, en lo referente a las concesiones otorgadas a OAS y Odebrecht; y, por Anel Townsend y Paola Ugaz, quienes, entre otros aspectos, habrían estado a cargo del “manejo” del faltante de fondos.

    El 13 de julio de 2020, ante las declaraciones de Budián, el despacho que dirigía Carlos Puma Quispe decidió incorporar a la investigación preliminar a Marisa Glave y Anel Townsnend, por los presuntos delitos de lavado de activos de sumas irrisorias; dejando a salvo a Augusto Rey y a Paola Ugaz, a pesar de que los indicios que existían aportaban convicción suficiente sobre su probable pertenencia a “La Cúpula de las Chalinas Verdes” y su vinculación a los sobornos pagados por OAS, Odebrecht y Graña & Montero.

    Sorprendidos por el proceder del Fiscal Puma, más allá del cumplimiento de su labor periodística de informar objetivamente, Edgardo Palomino Martínez, el 6 de agosto de 2020, presentó la ampliación de su denuncia contra Paola Ugaz realizada el 1 de julio de 2019; así como el 4 de septiembre siguiente contra Marisa Glave y Augusto Rey, las mismas que quedaron en suspenso por ya ser materia de investigación por parte del Ministerio Público.

    Ello fue un incentivo para mayores investigaciones y basado en elementos probatorios provenientes del mismo Ministerio Público y diversas entidades, que acreditan que Marisa Glave y Augusto Rey participaron directamente en los procesos de las concesiones otorgadas a las constructoras brasileras y a Graña y Montero, que fueron el motivo de coimas superiores a los US$7 Millones.

    En ese sentido, es que la primera disposición de la Decisión adoptada por el Fiscal Walter Villanueva Luicho sea la de “Acumular las denuncias presentadas por Edgardo José Martínez Palomino y Luciano Martín Revoredo Rojas…”, demuestra la seriedad de las investigaciones realizadas por los columnistas de nuestro diario, como parte del desarrollo de una prensa libre e independiente.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes