More

    Cuarentena imaginaria y/o fáctica de Vizcarra

    Por: César Sandoval / Cuarentena, encierro, confinamiento, aislamiento, clausura e incomunicación. Señor Vizcarra, el viernes 22 de mayo, en su acostumbrado monólogo de la conferencia de prensa, apareció confundido, nervioso, no podía articular su discurso, mencionaba acerca de una extensión del Estado de emergencia sanitaria y lo repetía una y otra vez. Luego, se autocorrigió y dijo que se refería a seguir imponiendo una “teórica cuarentena”, ya que indicaba usted que el pueblo ya se iba a poder movilizar, trabajar, hacer delivery, usar el transporte público, que, por cierto, es un foco de contagio masivo, porque si hasta el día sábado se movilizaban por ejemplo, en un paradero 30 pasajeros, ahora serán tres veces más y no se podrá controlar o respetar los protocolos higiénicos para evitar el contagio masivo. También entrarán en movilización los plomeros, carpinteros, terapistas, odontólogos, peluqueros, cosmetólogos, futbolistas profesionales, etc., es decir, todos a la calle.

    Señor Vizcarra póngale el nombre correcto que le corresponde a su disposición legal, a la que ha denominado “La nueva Convivencia Social” pero que no es cuarentena. Usted quiere enjuagar sus manos bañadas de sangre y secarlas con el paño mojado de lágrimas de las familias que sufren la muerte de sus seres queridos, como Pilatos, no quiere cargarse los contagios y los muertos del mes de junio. Quiere calmar su negra conciencia con algo inexistente: la “cuarentena”.

    Los mercados son otro foco de infección que generan contagios masivos y que estarán a disposición del pueblo, abierto de par en par, pero para ¿qué y por qué?, si estaremos en “cuarentena”, es que realmente es Usted un caso y había que estudiar su sistema neurológico y su escasa capacidad intelectual, quizá más pronto se descubra la vacuna del COVID-19, pero la suya aun cuando tengamos su diagnóstico, tendremos que soportarlo hasta el 28 de julio del 2021.

    Señor Vizcarra, Usted dijo groseramente que gracias a las pruebas rápidas se había detectado a miles de contagiados, además, de no saber el significado de lo que quiere expresar, su ignorancia es muy atrevida para confundir pruebas rápidas serológicas que son falso negativo y que conducen a la muerte, con las efectivas y oportunas pruebas moleculares. Usted le dijo al pueblo peruano dos semanas atrás, que prolongaba su fáctica cuarentena hasta el 24 de mayo, ya que supuestamente habíamos llegado a la meseta, pero mintió, su mitomanía Señor Vizcarra, mata de hambre al pueblo y ofende la in- teligencia de la nación.

    Señor presidente accesitario, Usted hoy justifica su débil imposición denominada “la nueva convivencia social”, argumentando que ahora cuenta con un plan integral, ese mismo plan que Usted debería haberlo pensado desde diciembre del 2019, cuando fue notificado de la pandemia por la OMS. Pero su autismo político lo hizo reaccionar recién en marzo, tres meses después, y en ese mes (marzo) tampoco planificó nada, nos encerró y no proyectó ningún plan estratégico, para reforzar el sistema sanitario, compras de medicinas, implementación de equipos de bioseguridad para los médicos; no hizo absolutamente nada. Solo comenzó a improvisar semana tras semana y a jugar con la vida de las personas. Nombró como Ministro de Salud, a un carnicero, panteonero, desalmado, para seguir con su guion genocida y macabro.

    Particularmente y frustrado como consecuencia de su ineptitud, de su soberbia y necedad, siento que mis críticas y mis aportes semanales no llegó a calar en este gobierno mediocre que Usted preside. Los sabios, los estadistas, los visionarios, Señor Vizcarra, escuchan las críticas y las convierten en oportunidades, pero Usted sólo desea felones oportunistas, sobones mermeleros que asientan la cabeza por la quincena.

    Los más de 33 millones de peruanos que rigurosamente, responsable y de forma disciplinada hicimos cuarentena, hoy nos invade la tristeza, la nostalgia, la inseguridad, la impotencia; sentimientos que seguramente se manifestarán más temprano que tarde, ya que la burla, la mentira, el desamparo, el despojo de sus trabajos, el hambre y la muerte, Señor Vizcarra, “no es la nueva convivencia social”, es la nueva revolución social, donde Usted de rodillas enfrentará el juzgamiento de los tribunales.

    El quinto mandamiento, Señor Vizcarra, es NO MATAR.

    (*) Abogado y consultor político

    Por: César Sandoval / Cuarentena, encierro, confinamiento, aislamiento, clausura e incomunicación. Señor Vizcarra, el viernes 22 de mayo, en su acostumbrado monólogo de la conferencia de prensa, apareció confundido, nervioso, no podía articular su discurso, mencionaba acerca de una extensión del Estado de emergencia sanitaria y lo repetía una y otra vez. Luego, se autocorrigió y dijo que se refería a seguir imponiendo una “teórica cuarentena”, ya que indicaba usted que el pueblo ya se iba a poder movilizar, trabajar, hacer delivery, usar el transporte público, que, por cierto, es un foco de contagio masivo, porque si hasta el día sábado se movilizaban por ejemplo, en un paradero 30 pasajeros, ahora serán tres veces más y no se podrá controlar o respetar los protocolos higiénicos para evitar el contagio masivo. También entrarán en movilización los plomeros, carpinteros, terapistas, odontólogos, peluqueros, cosmetólogos, futbolistas profesionales, etc., es decir, todos a la calle.

    Señor Vizcarra póngale el nombre correcto que le corresponde a su disposición legal, a la que ha denominado “La nueva Convivencia Social” pero que no es cuarentena. Usted quiere enjuagar sus manos bañadas de sangre y secarlas con el paño mojado de lágrimas de las familias que sufren la muerte de sus seres queridos, como Pilatos, no quiere cargarse los contagios y los muertos del mes de junio. Quiere calmar su negra conciencia con algo inexistente: la “cuarentena”.

    Los mercados son otro foco de infección que generan contagios masivos y que estarán a disposición del pueblo, abierto de par en par, pero para ¿qué y por qué?, si estaremos en “cuarentena”, es que realmente es Usted un caso y había que estudiar su sistema neurológico y su escasa capacidad intelectual, quizá más pronto se descubra la vacuna del COVID-19, pero la suya aun cuando tengamos su diagnóstico, tendremos que soportarlo hasta el 28 de julio del 2021.

    Señor Vizcarra, Usted dijo groseramente que gracias a las pruebas rápidas se había detectado a miles de contagiados, además, de no saber el significado de lo que quiere expresar, su ignorancia es muy atrevida para confundir pruebas rápidas serológicas que son falso negativo y que conducen a la muerte, con las efectivas y oportunas pruebas moleculares. Usted le dijo al pueblo peruano dos semanas atrás, que prolongaba su fáctica cuarentena hasta el 24 de mayo, ya que supuestamente habíamos llegado a la meseta, pero mintió, su mitomanía Señor Vizcarra, mata de hambre al pueblo y ofende la in- teligencia de la nación.

    Señor presidente accesitario, Usted hoy justifica su débil imposición denominada “la nueva convivencia social”, argumentando que ahora cuenta con un plan integral, ese mismo plan que Usted debería haberlo pensado desde diciembre del 2019, cuando fue notificado de la pandemia por la OMS. Pero su autismo político lo hizo reaccionar recién en marzo, tres meses después, y en ese mes (marzo) tampoco planificó nada, nos encerró y no proyectó ningún plan estratégico, para reforzar el sistema sanitario, compras de medicinas, implementación de equipos de bioseguridad para los médicos; no hizo absolutamente nada. Solo comenzó a improvisar semana tras semana y a jugar con la vida de las personas. Nombró como Ministro de Salud, a un carnicero, panteonero, desalmado, para seguir con su guion genocida y macabro.

    Particularmente y frustrado como consecuencia de su ineptitud, de su soberbia y necedad, siento que mis críticas y mis aportes semanales no llegó a calar en este gobierno mediocre que Usted preside. Los sabios, los estadistas, los visionarios, Señor Vizcarra, escuchan las críticas y las convierten en oportunidades, pero Usted sólo desea felones oportunistas, sobones mermeleros que asientan la cabeza por la quincena.

    Los más de 33 millones de peruanos que rigurosamente, responsable y de forma disciplinada hicimos cuarentena, hoy nos invade la tristeza, la nostalgia, la inseguridad, la impotencia; sentimientos que seguramente se manifestarán más temprano que tarde, ya que la burla, la mentira, el desamparo, el despojo de sus trabajos, el hambre y la muerte, Señor Vizcarra, “no es la nueva convivencia social”, es la nueva revolución social, donde Usted de rodillas enfrentará el juzgamiento de los tribunales.

    El quinto mandamiento, Señor Vizcarra, es NO MATAR.

    (*) Abogado y consultor político

    Más recientes