¡Cuidado con esos dolores de pierna!

0
156
nfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés)
nfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés)

Una enfermedad arterial periférica podría ser la causa de los dolores de pierna. La PAD (sus siglas en inglés) es el estrechamiento o la obstrucción de las arterias que causa un flujo de sangre deficiente hacia los brazos y las piernas.

La causa más común de la enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) es la acumulación de placa en el interior de las arterias. La placa se compone de excedentes de colesterol, calcio y otros materiales en la sangre. Con el tiempo, la placa se acumula en las paredes de las arterias, incluidas las que suministran sangre a las piernas. El colesterol alto, la presión arterial alta y fumar contribuyen a la acumulación de placa.

Si se acumula placa en las arterias, hay menos espacio para que fluya la sangre. Todas las partes del cuerpo necesitan sangre que sea rica en oxígeno. Pero la acumulación de placa impide que esa sangre fluya libremente y llegue en suficiente cantidad a los músculos y a otros tejidos del inferior del cuerpo.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas que tienen PAD no tienen ningún síntoma. Si usted sí tiene síntomas, es posible que tenga cansancio o debilidad en las piernas, dificultad para caminar o mantener el equilibrio, o dolor. Si tiene dolor, podría sentir un dolor opresivo, constante o con sensación de constricción en la pantorrilla, el muslo o el glúteo. Este dolor, llamado claudicación intermitente, suele ocurrir después de haber caminado una cierta distancia. Por ejemplo, es posible que el dolor siempre comience después de haber caminado una o dos cuadras o después de algunos minutos. El dolor desaparece si deja de caminar.

 

Si la PAD empeora, es posible que tenga otros síntomas causados por una circulación sanguínea deficiente en las piernas y los pies. Estos pueden incluir dolor en la pierna mientras está en reposo.

 

¿Cómo se diagnostica la PAD?

Su médico hablará con usted acerca de sus síntomas y sus antecedentes de salud y le hará un examen físico. Durante el examen, su médico le medirá el pulso en la ingle, detrás de la rodilla, en la parte interna del tobillo y en la parte superior del pie. El pulso indica la potencia del flujo de sangre. La ausencia de pulso o un pulso débil en estos lugares es una señal de PAD. Es posible que su médico también observe el color de sus pies cuando están más arriba que el nivel del corazón y después del ejercicio. El color de los pies puede ser una pista de si está circulando suficiente sangre por las arterias.

Es probable que le hagan una prueba que compara la presión arterial de las piernas con la presión arterial de los brazos. Esta prueba se llama medición del índice tobillo-brazo. Puede hacerse una prueba llamada ecografía Doppler de las arterias para revisar el flujo de sangre en las arterias. Los análisis de sangre para evaluar el colesterol y el azúcar en la sangre pueden indicar si es posible que tenga otros problemas relacionados con la PAD, como colesterol alto y diabetes.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la PAD incluye maneras de aliviar los síntomas y reducir su riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral. Los cambios saludables en el estilo de vida y los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas y a reducir este riesgo. En algunos casos, puede requerir cirugía o un procedimiento llamado angioplastia. Cuando usted tiene PAD, tiene un alto riesgo de tener un ataque cardíaco o cerebral. Hacer cambios saludables además de tomar medicamentos puede ayudar a reducir este riesgo.

 

Cambios en el estilo de vida

Si fuma, deje de hacerlo. Es una de las cosas más importantes que puede hacer. Si necesita ayuda, hable con su médico sobre programas y medicamentos que pueden ayudarle a dejarlo. Coma alimentos saludables. Haga ejercicio con regularidad (si su médico dice que es seguro). Trate de caminar, nadar o montar en bicicleta durante al menos 30 minutos la mayoría, si no todos, los días de la semana. Si tiene síntomas cuando hace ejercicio, su médico podría recomendarle un programa de ejercicios especial que tal vez pueda aliviar sus síntomas.

Controle su colesterol y presión arterial si están altos. Es posible que necesite medicamentos para ayudarle a hacer esto. Si tiene diabetes, mantenga el azúcar en la sangre dentro de los límites ideales. Baje de peso si lo necesita y mantenga un peso saludable. Cuídese bien los pies y las piernas. Cuando usted tiene una disminución de la circulación sanguínea en las piernas, incluso las lesiones menores pueden dar lugar a infecciones graves. Su médico puede sugerir que participe en un programa de rehabilitación cardíaca. En la rehabilitación cardíaca, recibirá educación y apoyo para ayudarle a formar nuevos hábitos saludables.

 

Medicamentos y cirugía

Es posible que tome medicamentos para reducir su riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral. Estos medicamentos ayudan a prevenir los coágulos de sangre y a controlar la presión arterial y el colesterol. Si los cambios del estilo de vida no ayudan a aliviar los síntomas, su médico puede recetarle un medicamento que puede aliviar el dolor al caminar.

Si tiene síntomas que hacen que tenga dificultad para caminar, podría optar por hacerse un procedimiento llamado angioplastia o una cirugía de derivación vascular. Estos tratamientos abren las arterias estrechadas o derivan el flujo de sangre a su alrededor. La angioplastia o la cirugía también pueden hacerse si la circulación sanguínea en la pierna es muy limitada.