23.3 C
Lima
Martes, Enero 26, 2021

¿Donald Trump, una caja de Pandora? (X)

Durante su cuatrenio, no dejó el expresidente (o Presidente) Trump, de darnos sorpresas.  Ahora, pasadas las elecciones, se encontró demasiado amañado al Poder y a la acogedora Casa Blanca.

Cuando Trump tomó posesión de la Presidencia, (Enero 20 de 2017), nos pareció que podía hacer una buena labor, sin chanchullos ni sobornos, teniendo en cuenta que es un empresario que figura en Forbes y no necesitaba de cohecho$ ni malo$ manejo$. Es decir, que iba a manejar inmaculadamente a los Estados Unidos, con el  mejor y más sano criterio económico.

Pero al mismo tiempo que valorábamos positivamente esa cualidad, digamos que,  quedamos cortos cuando se supo de muchos despidos de gente “pesada”, en una forma poco elegante y señorial, como en el caso de James Comey, quien fuera Director del FBI.  También, él, como empresario, que “se las sabe todas” y además, “sabe dónde ponen las garzas”, no se dejaba aconsejar precisamente de aquellos que en algunos aspectos, tenían mayor experiencia y conocimientos que él.

Recordemos que Ronald Reagan, quien fuera famoso actor de cine, al menos,  dio muestras de capacidad administrativa, al haber sido Gobernador de California por espacio de 6 años, del 69 al 75,  e igualmente, el pueblo norteamericano, lo premió también con 8 años de Presidencia, del 81 al 89.

Trump fue dando muestras durante su Gobierno de imponer su voluntad, -como si estuviera manejando su propia empresa-, lo que posiblemente le costó, no repetir la presidencia: Unos gramos de arbitrariedad, otros de tiranía, unas gotas de despotismo, mezclados con injusticias, fueron una fórmula suficiente para que sus votantes no crecieran en cantidad.

Insensible ante el Cambio Climático, echó para abajo, los controles que Obama inició después de haber firmado el Acuerdo de París.

El Acuerdo con Cuba, firmado por Obama, prácticamente fue minimizado por Trump, volviendo a aumentar las restricciones que Obama había disminuido. Continúan las relaciones diplomáticas, pero sin la “química” que quiso imprimirle Obama.  Hizo contactos con Corea del Norte.  Pero lamentablemente, en Corea hay un infante haciendo de dictador, lo que no deja de ser algo demasiado peligroso.

Reconoció las Alturas del Golán como parte de Israel e igualmente, trasladó las instalaciones de la Embajada en Tel Aviv, a Jerusalem, reconociéndo a esta ciudad, como la capital de Israel.

Por otra parte, se retiró de importantes acuerdos internacionales:  Acuerdos comerciales con China, la Unión Europea, México y Canadá.  En el 2019, del Tratado sobre Armas Nucleares de Rango Intermedio con Rusia, firmado en 1989 con la antigua URSS.

Y teniendo en cuenta, el comportamiemto de los gobernantes de Irán en su “Sueño Dorado”, de ser los “Terroristas del Siglo”, retiró -con justa razón-, a los Estados Unidos del Acuerdo Nuclear con Irán.

Y en una de sus más “frescas” intervenciones, no digamos que Trump,  pero los Estados Unidos le han dado en estos días,  libertad absoluta al famoso espía Jonathan Pollard, hoy en día de 66 años,  quien ya había pagado 30 años de una cadena perpetua, permutada por libertad condicional, bajo ciertas restricciones.  Pollard se vendría “de una” a Israel, pero lo detiene el hecho de que su esposa está recibiendo tratamiento de quimiotertapia.

¿Descubrirá el fraude de los resultados de la votación, del que acusa a la oposición?

¿Seguirá Trump, dándonos sorpresas?

(*) Miembro A.I.E.L.C.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Durante su cuatrenio, no dejó el expresidente (o Presidente) Trump, de darnos sorpresas.  Ahora, pasadas las elecciones, se encontró demasiado amañado al Poder y a la acogedora Casa Blanca.

Cuando Trump tomó posesión de la Presidencia, (Enero 20 de 2017), nos pareció que podía hacer una buena labor, sin chanchullos ni sobornos, teniendo en cuenta que es un empresario que figura en Forbes y no necesitaba de cohecho$ ni malo$ manejo$. Es decir, que iba a manejar inmaculadamente a los Estados Unidos, con el  mejor y más sano criterio económico.

Pero al mismo tiempo que valorábamos positivamente esa cualidad, digamos que,  quedamos cortos cuando se supo de muchos despidos de gente “pesada”, en una forma poco elegante y señorial, como en el caso de James Comey, quien fuera Director del FBI.  También, él, como empresario, que “se las sabe todas” y además, “sabe dónde ponen las garzas”, no se dejaba aconsejar precisamente de aquellos que en algunos aspectos, tenían mayor experiencia y conocimientos que él.

Recordemos que Ronald Reagan, quien fuera famoso actor de cine, al menos,  dio muestras de capacidad administrativa, al haber sido Gobernador de California por espacio de 6 años, del 69 al 75,  e igualmente, el pueblo norteamericano, lo premió también con 8 años de Presidencia, del 81 al 89.

Trump fue dando muestras durante su Gobierno de imponer su voluntad, -como si estuviera manejando su propia empresa-, lo que posiblemente le costó, no repetir la presidencia: Unos gramos de arbitrariedad, otros de tiranía, unas gotas de despotismo, mezclados con injusticias, fueron una fórmula suficiente para que sus votantes no crecieran en cantidad.

Insensible ante el Cambio Climático, echó para abajo, los controles que Obama inició después de haber firmado el Acuerdo de París.

El Acuerdo con Cuba, firmado por Obama, prácticamente fue minimizado por Trump, volviendo a aumentar las restricciones que Obama había disminuido. Continúan las relaciones diplomáticas, pero sin la “química” que quiso imprimirle Obama.  Hizo contactos con Corea del Norte.  Pero lamentablemente, en Corea hay un infante haciendo de dictador, lo que no deja de ser algo demasiado peligroso.

Reconoció las Alturas del Golán como parte de Israel e igualmente, trasladó las instalaciones de la Embajada en Tel Aviv, a Jerusalem, reconociéndo a esta ciudad, como la capital de Israel.

Por otra parte, se retiró de importantes acuerdos internacionales:  Acuerdos comerciales con China, la Unión Europea, México y Canadá.  En el 2019, del Tratado sobre Armas Nucleares de Rango Intermedio con Rusia, firmado en 1989 con la antigua URSS.

Y teniendo en cuenta, el comportamiemto de los gobernantes de Irán en su “Sueño Dorado”, de ser los “Terroristas del Siglo”, retiró -con justa razón-, a los Estados Unidos del Acuerdo Nuclear con Irán.

Y en una de sus más “frescas” intervenciones, no digamos que Trump,  pero los Estados Unidos le han dado en estos días,  libertad absoluta al famoso espía Jonathan Pollard, hoy en día de 66 años,  quien ya había pagado 30 años de una cadena perpetua, permutada por libertad condicional, bajo ciertas restricciones.  Pollard se vendría “de una” a Israel, pero lo detiene el hecho de que su esposa está recibiendo tratamiento de quimiotertapia.

¿Descubrirá el fraude de los resultados de la votación, del que acusa a la oposición?

¿Seguirá Trump, dándonos sorpresas?

(*) Miembro A.I.E.L.C.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes