21.8 C
Lima
Jueves, Enero 14, 2021

¿Dónde está el Alcalde?

El ciudadano vigilante

Desde esta columna nuestro respaldo, solidaridad y total apoyo al periodista Beto Ortiz por los infames actos de cobardía en su contra que desde semanas atrás viene sufriendo a los fines de “amordazarlo” en flagrante violación a sus derechos constitucionales de libertad de expresión, de opinión y de informar, sin perjuicio de la canalla que en turba se plantó delante de su casa poniendo su vida –y la de terceros– en verdadero riesgo.

No vale la pena mencionar los nombres de azuzadores, mal llamados “influencers”, quienes por motivos subalternos atacaron y atacan a Beto Ortiz, cobardemente escondidos detrás de las turbas que movilizan, a los fines de presentar mentiras como verdades absolutas, desestabilizando a la sociedad con el único propósito de generar el caos que conduce a la anarquía y desconocer el Estado de Derecho que debe imperar en el País y que reposa sobre la base de nuestra Constitución Política, la que están obligados a respetar, cumplir y hacer cumplir, así como el Sistema Jurídico de la Nación que de ella se deriva.

La verdad, como el sol, no puede taparse con un solo dedo; y, más temprano que tarde, todos conoceremos como estos llamados “influencers” han manipulado la verdad para generar un estado de sedición, lo que los conducirá a ser juzgados y sentenciados con todo el rigor de la Ley.

Quienes estamos fuera del llamado grupo de “Concentración de Medios” o prensa alineada con ciertas ONGs –en especial una–, que cual frívolas cometas han volado por los medios de comunicación y redes sociales, en permanente contradicción con la independencia y veracidad de la noticia, fruto de la negociación de sus líneas editoriales, en algún momento los veremos cuentas; y, ahí estaremos, para desenmascararlos, para que la Verdad y la Justicia se imponga, pues su forma de proceder es una constante flagrante violación de la Ley.

Queremos manifestar nuestro respeto y admiración a los jóvenes que han aceptado debatir con Beto Ortiz. Coincidimos con ellos que deben ser escuchados y que sus voces deben llegar a los confines del país. Pero cabe recordarles que mientras esté vigente la actual Constitución del Estado, esas son las reglas de juego; y, que deben ceñirse a las leyes vigentes.

Los cambios que ellos persiguen se conquistan a través del sistema democrático del diálogo y la razón; no a través de quien “alza la voz más alto”; pues de ser así, quien aúlle y ruja será el “dueño de la verdad”. Las ideas y propuestas se exponen para lograr el convencimiento acerca de sus bondades y beneficios; NO se imponen, salvo que estemos en un régimen dictatorial disfrazado de democracia.

Finalmente, respecto al triste espectáculo del Presidente Sagasti y la entrevista por las “chicas” de la “prensa alineada”, huelgan comentarios y, no está demás decir, la vergüenza ajena que ello ha producido en muchos peruanos.

Punto aparte, y regresemos al tema que ocupa nuestra investigación: la corrupción en la MML entre el 2011 al 2014, que es la “madre del cordero” que hoy vivimos.

He estado revisando mis archivos acerca de la participación del Alcalde Jorge Muñoz Wells y de la Procuradora de la MML en los procesos penales que se siguen contra Susana Villarán, José Miguel Castro Gamarra y otros por la corrupción que campeó en la MML y el otorgamiento de concesiones a OAS, Odebrecht, Graña y Montero otros.

Lo triste del caso es que existe poca, nula o ninguna intervención de Muñoz Wells y la administración de la MML que él dirige en estos casos, más allá de las declaraciones de iniciar cuestionados arbitrajes contra las concesionarias aludidas. No hemos encontrado accionar alguno por parte de la MML para que se sancione a Susana Villarán, su “cúpula” y su entorno político por el daño causado por los antes mencionados a los limeños; y, peruanos en general.

Si estamos equivocados, ofrecemos desde ya realizar la rectificación de lo dicho.

Los indicios que hemos encontrado llevan a elaborar la hipótesis que el alcalde Jorge Muñoz, quien empleó a Acción Popular para llegar al sillón de Rivera “El Viejo”, partido con el que ahora marca distancia, a lo largo de su carrera política que se inició en la Municipalidad de Miraflores, habría granjeado una serie de amistades políticas que hoy, por conveniencia a sus intereses de permanecer en el cargo, no estaría interesado “tocar”.

En nuestro artículo anterior cuestionamos la vinculación del Partido Morado con la corrupta administración de Susana Villarán. Tanto el Presidente Sagasti como Zenaida Solís deben una explicación, la que con paciencia esperamos.

Pero la vinculación de Muñoz Wells con el Partido Morado parecería más profunda de lo que pensamos.

¿Será que su relación con Gino Costa, quien hoy persigue la municipalización de la policía y fue regidor de la Municipalidad de Miraflores por Somos Perú, el partido que llevó a alcalde a Jorge Muñoz, es un impedimento para entrar “de lleno” a combatir la corrupción de Villarán, Castro Gamarra, Glave Remy, Rey Hernández de Agüero, Townsend Diez Canseco, Lenny Merino, Paola Ugaz y otros?

¿O será su íntima relación con el congresista Alberto de Belaúnde? Porque hay que recordar que Muñoz y de Belaúnde estuvieron conjuntamente muy orgullosos que el equipo de la Municipalidad de Miraflores en el 2016 ganase el Premio a las Buenas Prácticas de Ciudadanos al Día, en la categoría Seguridad Ciudadana; señalado el entonces joven Alberto que “Extrañaré trabajar en la municipalidad, pero me llevo muchas lecciones sobre compromiso y servicio público para aplicar desde el Legislativo”.

O quizás, hay que recordar que el suscrito solicitó a Muñoz Wells toda la documentación vinculada a la participación de Paola Ugaz en la MML y esta no fue entregada; y, que para que sea de conocimiento público me he visto precisado a interponer un Habeas Data, que por “razones jurídicas” actualmente se encontraría entrampada.

Si el Presidente de la República representa a la Nación, el Alcalde de Lima Metropolitana, don Jorge Muñoz Wells representa a todos los limeños: o, ¿acaso se ha olvidado de esa obligación?

Alcalde Muñoz, si su pretensión, como alguna vez la soslayó, es llegar a la Presidencia de la República, es ahora que le toca comenzar a demostrar que da la talla para llegar a la Casa de Pizarro y que usted “se amarra con naides”.

Redactada la presente nota periodística por quien la suscribe, en la Ciudad de Lima, el día 30 de noviembre de 2020

Edgardo José Palomino Martínez

DNI N° 09018093

 

El ciudadano vigilante

Desde esta columna nuestro respaldo, solidaridad y total apoyo al periodista Beto Ortiz por los infames actos de cobardía en su contra que desde semanas atrás viene sufriendo a los fines de “amordazarlo” en flagrante violación a sus derechos constitucionales de libertad de expresión, de opinión y de informar, sin perjuicio de la canalla que en turba se plantó delante de su casa poniendo su vida –y la de terceros– en verdadero riesgo.

No vale la pena mencionar los nombres de azuzadores, mal llamados “influencers”, quienes por motivos subalternos atacaron y atacan a Beto Ortiz, cobardemente escondidos detrás de las turbas que movilizan, a los fines de presentar mentiras como verdades absolutas, desestabilizando a la sociedad con el único propósito de generar el caos que conduce a la anarquía y desconocer el Estado de Derecho que debe imperar en el País y que reposa sobre la base de nuestra Constitución Política, la que están obligados a respetar, cumplir y hacer cumplir, así como el Sistema Jurídico de la Nación que de ella se deriva.

La verdad, como el sol, no puede taparse con un solo dedo; y, más temprano que tarde, todos conoceremos como estos llamados “influencers” han manipulado la verdad para generar un estado de sedición, lo que los conducirá a ser juzgados y sentenciados con todo el rigor de la Ley.

Quienes estamos fuera del llamado grupo de “Concentración de Medios” o prensa alineada con ciertas ONGs –en especial una–, que cual frívolas cometas han volado por los medios de comunicación y redes sociales, en permanente contradicción con la independencia y veracidad de la noticia, fruto de la negociación de sus líneas editoriales, en algún momento los veremos cuentas; y, ahí estaremos, para desenmascararlos, para que la Verdad y la Justicia se imponga, pues su forma de proceder es una constante flagrante violación de la Ley.

Queremos manifestar nuestro respeto y admiración a los jóvenes que han aceptado debatir con Beto Ortiz. Coincidimos con ellos que deben ser escuchados y que sus voces deben llegar a los confines del país. Pero cabe recordarles que mientras esté vigente la actual Constitución del Estado, esas son las reglas de juego; y, que deben ceñirse a las leyes vigentes.

Los cambios que ellos persiguen se conquistan a través del sistema democrático del diálogo y la razón; no a través de quien “alza la voz más alto”; pues de ser así, quien aúlle y ruja será el “dueño de la verdad”. Las ideas y propuestas se exponen para lograr el convencimiento acerca de sus bondades y beneficios; NO se imponen, salvo que estemos en un régimen dictatorial disfrazado de democracia.

Finalmente, respecto al triste espectáculo del Presidente Sagasti y la entrevista por las “chicas” de la “prensa alineada”, huelgan comentarios y, no está demás decir, la vergüenza ajena que ello ha producido en muchos peruanos.

Punto aparte, y regresemos al tema que ocupa nuestra investigación: la corrupción en la MML entre el 2011 al 2014, que es la “madre del cordero” que hoy vivimos.

He estado revisando mis archivos acerca de la participación del Alcalde Jorge Muñoz Wells y de la Procuradora de la MML en los procesos penales que se siguen contra Susana Villarán, José Miguel Castro Gamarra y otros por la corrupción que campeó en la MML y el otorgamiento de concesiones a OAS, Odebrecht, Graña y Montero otros.

Lo triste del caso es que existe poca, nula o ninguna intervención de Muñoz Wells y la administración de la MML que él dirige en estos casos, más allá de las declaraciones de iniciar cuestionados arbitrajes contra las concesionarias aludidas. No hemos encontrado accionar alguno por parte de la MML para que se sancione a Susana Villarán, su “cúpula” y su entorno político por el daño causado por los antes mencionados a los limeños; y, peruanos en general.

Si estamos equivocados, ofrecemos desde ya realizar la rectificación de lo dicho.

Los indicios que hemos encontrado llevan a elaborar la hipótesis que el alcalde Jorge Muñoz, quien empleó a Acción Popular para llegar al sillón de Rivera “El Viejo”, partido con el que ahora marca distancia, a lo largo de su carrera política que se inició en la Municipalidad de Miraflores, habría granjeado una serie de amistades políticas que hoy, por conveniencia a sus intereses de permanecer en el cargo, no estaría interesado “tocar”.

En nuestro artículo anterior cuestionamos la vinculación del Partido Morado con la corrupta administración de Susana Villarán. Tanto el Presidente Sagasti como Zenaida Solís deben una explicación, la que con paciencia esperamos.

Pero la vinculación de Muñoz Wells con el Partido Morado parecería más profunda de lo que pensamos.

¿Será que su relación con Gino Costa, quien hoy persigue la municipalización de la policía y fue regidor de la Municipalidad de Miraflores por Somos Perú, el partido que llevó a alcalde a Jorge Muñoz, es un impedimento para entrar “de lleno” a combatir la corrupción de Villarán, Castro Gamarra, Glave Remy, Rey Hernández de Agüero, Townsend Diez Canseco, Lenny Merino, Paola Ugaz y otros?

¿O será su íntima relación con el congresista Alberto de Belaúnde? Porque hay que recordar que Muñoz y de Belaúnde estuvieron conjuntamente muy orgullosos que el equipo de la Municipalidad de Miraflores en el 2016 ganase el Premio a las Buenas Prácticas de Ciudadanos al Día, en la categoría Seguridad Ciudadana; señalado el entonces joven Alberto que “Extrañaré trabajar en la municipalidad, pero me llevo muchas lecciones sobre compromiso y servicio público para aplicar desde el Legislativo”.

O quizás, hay que recordar que el suscrito solicitó a Muñoz Wells toda la documentación vinculada a la participación de Paola Ugaz en la MML y esta no fue entregada; y, que para que sea de conocimiento público me he visto precisado a interponer un Habeas Data, que por “razones jurídicas” actualmente se encontraría entrampada.

Si el Presidente de la República representa a la Nación, el Alcalde de Lima Metropolitana, don Jorge Muñoz Wells representa a todos los limeños: o, ¿acaso se ha olvidado de esa obligación?

Alcalde Muñoz, si su pretensión, como alguna vez la soslayó, es llegar a la Presidencia de la República, es ahora que le toca comenzar a demostrar que da la talla para llegar a la Casa de Pizarro y que usted “se amarra con naides”.

Redactada la presente nota periodística por quien la suscribe, en la Ciudad de Lima, el día 30 de noviembre de 2020

Edgardo José Palomino Martínez

DNI N° 09018093

 

Más recientes