Economía social de mercado aplíquese realmente

0
102
Por: German Lench Caceres

Por: German Lench Caceres / Antes del mensaje del 28 de julio los empresarios y algunos economistas decían que el Estado interventor fracasó y la economía social de mercado es una ilusión. Sus nuevas funciones son: a) brindar seguridad, b) justicia para todos, c) estabilidad económica para preservar el equilibrio macroeconómico, lo que evita la ideología del Estado promotor del desarrollo.

Se sostiene que estamos en una economía de mercado avalado por una Constitución liberal y que nos debemos preocupar del crecimiento del PBI, dicen que la iniciativa individual y no la estatal es la que decide qué, cómo, cuánto y para quien producir. Se afirma que el consumidor es el soberano y el productor se dedica a servirlo. Y no debe haber reducciones tributarias ni subsidios para productores y consumidores favorecidos.

Dicen estamos en una economía de mercado donde la iniciativa individual y no la estatal es la que decide qué, cómo, cuánto y para quien producir.

El 28 de julio el Gobierno ha reconocido lo que nuestra Constitución Política de 1993 establece en sus artículos 58° y 59°, que estamos en una social de mercado y que el Estado orienta el desarrollo del país y actúa en las áreas de promoción de empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura.

Así mismo el Estado brinda oportunidades a los sectores que sufren cualquier desigualdad; en tal sentido promueve las pequeñas empresas en todas sus modalidades.  O sea, el Estado interviene cuando considera necesario.

La economía social de mercado señala una competencia justa y libre elección del consumo, este tipo de economía tiene un orden social, económico político integrado, reconoce una política económica de mercado y al mismo tiempo una política social que regula la primera.

El Estado ahora puede actuar en la creación de un Banco de Fomento de Desarrollo agrario utilizando como ventanilla al Banco de la Nación, orientado a la pequeña y mediana empresa agraria, puede aplicar acciones contra el Monopolio de farmacias y boticas de las ventas de medicamentos y fabricantes, el oligopolio Bancario controlado por cuatro grandes bancos y las cuatro AFP entre otros.

Se acordó el Gobierno que Manfred Max Neef dice: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos del mundo juntos, y no hay ningún acusado, no hay ningún preso”.

El libre mercado y la política antinflacionaria no generan condiciones rentables a la inversión productiva. En el contexto de la liberalización financiera, el libre mercado genera ganancias de corto plazo y no se encamina a configurar condiciones de crecimiento sostenido. (Papadimitriou,  Wray y Nersisyan 2001) nos dicen que “la mejor economía no es aquella que está abandonada a la mano invisible del mercado no restringido. Nuestra seguridad nacional e individual no debe ser dejada a la suerte de la búsqueda privada de la máxima ganancia”.

Michael Camdessus, ex director del FMI, dijo: “Esta es la razón por la que sabemos hace tiempo que se debe vigilar el mercado. Sabemos que el Estado de Derecho forma parte fundamental de la reforma estructural neoliberal. La ejecución de una política neoliberal ha hecho de la corrupción una modalidad de gobernar atentando contra los derechos humanos”. Actúen ahora no queda tiempo.

(*) Economista