More

    Efectos de la pandemia en el sector logístico

    El reto para 2021 será mejorar la infraestructura con el objetivo de reducir costos logísticos.

    La ruptura de la cadena de suministros, la falta de capacidad de respuesta y la disminución de mano de obra han sido los desafíos inmediatos que enfrentó la logística peruana durante la crisis sanitaria, resume un escrito de ESAN publicado el 20 de julio 2020 en plena pandemia (*). Y vaya que el sector respondió, aun a costa de la caída drástica de los ingresos, más aún en el Perú, donde los indicadores mundiales sobre la crisis sanitaria y su correlato en la economía han sido fatales.

    Por eso es que, tras las cuarentenas recurrentes, varias empresas nacionales e internacionales se han visto obligadas a parar sus operaciones o cerrar, afectando la cadena de suministros a tal punto que se ha tenido que recurrir a proveedores locales o extranjeros que puedan proporcionarles la materia prima que necesitan para cumplir con la demanda de producción.

    Respecto de la falta inicial de capacidad de respuesta se debe tener en cuenta que los usuarios migraron al mundo digital generando el desarrollo inusitado del comercio electrónico (eCommerce), una nueva línea de trabajo que crearía sus propios problemas expresados en ese entonces en las más de 6 mil quejas ante INDECOPI.

    De otra parte, la crisis trajo consigo la reformulación de los recursos humanos, dadas la normativa de reducción de la capacidad de aforo y los problemas de tipo salarial en tiempos de pandemia.

    Como la actividad logística no puede interrumpirse bajo ninguna circunstancia, el país y el mundo han sido testigos de la rapidez con que se sucedieron los cambios, las precitadas restricciones de personal (hasta por razones de distanciamiento social), los cambios en las estrategias de distribución, por ejemplo, para garantizar la llegada de los productos de primera necesidad en tiempo y forma adecuados.

    A los anteriores problemas de la crisis sanitaria y económica en el Perú habría que añadir un elemento adicional: la crisis política y la inestabilidad que, en su última etapa, parte del año 2016 con los desencuentros entre el Ejecutivo y el Legislativo, ingrediente que ha agravado los problemas en la economía en general y en el sector Logístico en particular.

    Llegado a este punto, ¿cuánto cayó la economía en Logística? Nada menos que en 55%, esto a pesar que el Decreto Supremo 044- 2020 no suspendió en ningún momento la operación de transporte de carga, courier ni almacenes. Aun con la normativa a favor, los clientes de las empresas de logística estaban en para por lo que no había a quién atender, salvo que esté vinculado al sector de Salud, el cual solo representa un margen de 6 a 8% de toda la ‘torta’ logístico en el mercado.

    • Justo Carbajal Aguirre, especialista en logística, Gerente General de AFE.

    Las más golpeadas fueron las empresas, llámese Ransa, Neptunia, Dinet, AFE, Tritón, por poner algunas firmas que forman parte de un paquete de unas 130,000 empresas de transporte de acuerdo a las estadísticas que maneja el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), de las cuales casi la mitad solo tienen registrado un solo vehículo en su flota muchas veces informal.

    En dicho 55% de caída de la Logística peruana obviamente no solo han sido afectados los empresarios sino los trabajadores, incluido los sacrificados choferes, estibadores, empleados de courier donde se obligó a los usuarios al uso obligatorio de la red de la internet para el despacho  de encomiendas, etc, etc.

    Hay sectores como el agroexportador que venían creciendo en forma sostenida en el mercado externo –como en la venta de uvas, cítricos, arándanos y paltas-, sin embargo el ingrediente político y las algaradas en Ica y La Libertad también jugaron en contra, no obstante las dificultades en el margen de ganancia en comparación a otros países donde no existen costos logísticos que podían ir del 33 % y 50%.

    Tal vez por estas limitaciones el Perú se encuentra abocado a mejorar su infraestructura con el objetivo de reducir los citados costos logísticos. Recordemos que en 2014 el país ocupaba el puesto 69 a nivel mundial, pero ahora según el reporte bianual que elabora el Banco Mundial (“Logistics Performance Indicator” -LPI), estamos en el puesto 83 a nivel mundial, siendo superado por países como Chile, Panamá, México, Brasil, Argentina, Ecuador, entre otros.

    De otra parte, ya en 2014 el Consejo Nacional de Competitividad (CNC) señalaba que existía una escasez en la oferta de servicios de valor agregado y esquemas de operación, esto a consecuencia de los costos elevados de los servicios logísticos, calculados en un 32% del valor del producto final.

    Presentado en tal perspectiva el tema que nos ocupa, más allá de la inestabilidad política que desplazó el interés de las inversiones privadas para el desarrollo de proyectos de infraestructura y puso además en jaque a colaterales, urge cerrar las brechas en infraestructura nacional. Y es que en la “Agenda de Competitividad 2014-2018” del CNC se calculó en US$ 20.000 millones para proyectos como el pavimentado del 100% de la Red Vial Nacional, la modificación de las vías nacionales para permitir el transporte multimodal, el repotenciamiento de puertos regionales, la consolidación del sistema de transporte masivo en Lima y Callao, la modernización de aeropuertos y aeródromos regionales…

    En una perspectiva más amplia, la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) calcula la brecha total, incluido ferrocarriles y aeropuertos, en alrededor de US$ 200 mil millones que, sumados a los retos tecnológicos -como el uso de drones- podría empatar con la actualización del Plan Nacional de Desarrollo de Servicios Logísticos (PNDSL) 2020-2030, promovido por el MTC, que tiene la finalidad de que el Perú cuente con una herramienta de planificación en logística para ingresar a la OCDE. Pero para asumir este reto debemos derrotar el Covid-19.

    * https://www.esan.edu.pe/apuntes-empresariales/2020/07/desafios-que-enfrenta-la-logistica-en-tiempos-de-pandemia/

     

    El reto para 2021 será mejorar la infraestructura con el objetivo de reducir costos logísticos.

    La ruptura de la cadena de suministros, la falta de capacidad de respuesta y la disminución de mano de obra han sido los desafíos inmediatos que enfrentó la logística peruana durante la crisis sanitaria, resume un escrito de ESAN publicado el 20 de julio 2020 en plena pandemia (*). Y vaya que el sector respondió, aun a costa de la caída drástica de los ingresos, más aún en el Perú, donde los indicadores mundiales sobre la crisis sanitaria y su correlato en la economía han sido fatales.

    Por eso es que, tras las cuarentenas recurrentes, varias empresas nacionales e internacionales se han visto obligadas a parar sus operaciones o cerrar, afectando la cadena de suministros a tal punto que se ha tenido que recurrir a proveedores locales o extranjeros que puedan proporcionarles la materia prima que necesitan para cumplir con la demanda de producción.

    Respecto de la falta inicial de capacidad de respuesta se debe tener en cuenta que los usuarios migraron al mundo digital generando el desarrollo inusitado del comercio electrónico (eCommerce), una nueva línea de trabajo que crearía sus propios problemas expresados en ese entonces en las más de 6 mil quejas ante INDECOPI.

    De otra parte, la crisis trajo consigo la reformulación de los recursos humanos, dadas la normativa de reducción de la capacidad de aforo y los problemas de tipo salarial en tiempos de pandemia.

    Como la actividad logística no puede interrumpirse bajo ninguna circunstancia, el país y el mundo han sido testigos de la rapidez con que se sucedieron los cambios, las precitadas restricciones de personal (hasta por razones de distanciamiento social), los cambios en las estrategias de distribución, por ejemplo, para garantizar la llegada de los productos de primera necesidad en tiempo y forma adecuados.

    A los anteriores problemas de la crisis sanitaria y económica en el Perú habría que añadir un elemento adicional: la crisis política y la inestabilidad que, en su última etapa, parte del año 2016 con los desencuentros entre el Ejecutivo y el Legislativo, ingrediente que ha agravado los problemas en la economía en general y en el sector Logístico en particular.

    Llegado a este punto, ¿cuánto cayó la economía en Logística? Nada menos que en 55%, esto a pesar que el Decreto Supremo 044- 2020 no suspendió en ningún momento la operación de transporte de carga, courier ni almacenes. Aun con la normativa a favor, los clientes de las empresas de logística estaban en para por lo que no había a quién atender, salvo que esté vinculado al sector de Salud, el cual solo representa un margen de 6 a 8% de toda la ‘torta’ logístico en el mercado.

    • Justo Carbajal Aguirre, especialista en logística, Gerente General de AFE.

    Las más golpeadas fueron las empresas, llámese Ransa, Neptunia, Dinet, AFE, Tritón, por poner algunas firmas que forman parte de un paquete de unas 130,000 empresas de transporte de acuerdo a las estadísticas que maneja el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), de las cuales casi la mitad solo tienen registrado un solo vehículo en su flota muchas veces informal.

    En dicho 55% de caída de la Logística peruana obviamente no solo han sido afectados los empresarios sino los trabajadores, incluido los sacrificados choferes, estibadores, empleados de courier donde se obligó a los usuarios al uso obligatorio de la red de la internet para el despacho  de encomiendas, etc, etc.

    Hay sectores como el agroexportador que venían creciendo en forma sostenida en el mercado externo –como en la venta de uvas, cítricos, arándanos y paltas-, sin embargo el ingrediente político y las algaradas en Ica y La Libertad también jugaron en contra, no obstante las dificultades en el margen de ganancia en comparación a otros países donde no existen costos logísticos que podían ir del 33 % y 50%.

    Tal vez por estas limitaciones el Perú se encuentra abocado a mejorar su infraestructura con el objetivo de reducir los citados costos logísticos. Recordemos que en 2014 el país ocupaba el puesto 69 a nivel mundial, pero ahora según el reporte bianual que elabora el Banco Mundial (“Logistics Performance Indicator” -LPI), estamos en el puesto 83 a nivel mundial, siendo superado por países como Chile, Panamá, México, Brasil, Argentina, Ecuador, entre otros.

    De otra parte, ya en 2014 el Consejo Nacional de Competitividad (CNC) señalaba que existía una escasez en la oferta de servicios de valor agregado y esquemas de operación, esto a consecuencia de los costos elevados de los servicios logísticos, calculados en un 32% del valor del producto final.

    Presentado en tal perspectiva el tema que nos ocupa, más allá de la inestabilidad política que desplazó el interés de las inversiones privadas para el desarrollo de proyectos de infraestructura y puso además en jaque a colaterales, urge cerrar las brechas en infraestructura nacional. Y es que en la “Agenda de Competitividad 2014-2018” del CNC se calculó en US$ 20.000 millones para proyectos como el pavimentado del 100% de la Red Vial Nacional, la modificación de las vías nacionales para permitir el transporte multimodal, el repotenciamiento de puertos regionales, la consolidación del sistema de transporte masivo en Lima y Callao, la modernización de aeropuertos y aeródromos regionales…

    En una perspectiva más amplia, la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) calcula la brecha total, incluido ferrocarriles y aeropuertos, en alrededor de US$ 200 mil millones que, sumados a los retos tecnológicos -como el uso de drones- podría empatar con la actualización del Plan Nacional de Desarrollo de Servicios Logísticos (PNDSL) 2020-2030, promovido por el MTC, que tiene la finalidad de que el Perú cuente con una herramienta de planificación en logística para ingresar a la OCDE. Pero para asumir este reto debemos derrotar el Covid-19.

    * https://www.esan.edu.pe/apuntes-empresariales/2020/07/desafios-que-enfrenta-la-logistica-en-tiempos-de-pandemia/

     

    Más recientes