El bono universal y la “meseta incomprensible”

0
940
Columna Phillip Butters
Columna Phillip Butters

Por: Phillip Butters / ¡PACIENCIA Y BUEN HUMOR! Decía mi padre que fue un ángel y que ni siquiera fue al purgatorio, porque realmente el día que murió debió estar sentado a la derecha de Dios Padre. Siendo más bueno y compasivo, sigo sin entender algunas cosas que este Gobierno dice y las otras tantas que hace de una manera casi criminal, por decir lo menos. A ver, anuncia un nuevo bono, en donde no van a estar ninguno de los otros beneficiados, por el anterior bono del primer y segundo tramo de 380 soles. Hasta ahí se entiende, después se habla de 600 mil personas urbanas y 900 personas rurales, pero que tienen que ingresar a una plataforma virtual de Reniec.

La primera pregunta ¿Cómo en el mundo rural, en donde no tienen acceso a internet, no tienen Iphone, ni conocen de tecnología, van a entrar a una plataforma virtual? Los quechua hablantes, los ashánincas, los aimaras, los ahuanés, lo shipibo-conibo, gente que evidentemente no tiene acceso a la tecnología ni 4K ni 5K. Es decir, la gente de extrema pobreza arriba de los 200 metros sobre el nivel del mar. Entonces, no entiendo cómo es que el Gobierno pretende que 900 mil personas del mundo rural accedan a una plataforma virtual del Reniec. Si ese ha sido el problema de los anteriores bonos, porque reitero que es un secreto de Estado, lo que no quiere decir la señora Ariela Luna.

La pregunta la reitero en estas líneas de LA RAZÓN ¿“Cuánta gente ha cobrado efectivamente los bonos”? ¿Cuánta gente retiró el dinero de los bancos? y ¿Cuánto dinero ha quedado en los bancos sin ser nunca descubierto, por gente que no tiene acceso a la tecnología. O que se desmoralizó a la primera, segunda y tercera intentona de cobrar el bono? Porque si no sabemos si fue efectiva la primera vez, de repente se está inyectando una cantidad inmensa de dinero presupuestario, cuando no va a tener un efecto. Obviamente, 750 soles o 700 soles para una familia en extrema pobreza en el mundo rural es un platal y en buena hora que les llegue. Pero la idea es esa, que les llegue. Y por supuesto, hablar de la gente del mundo urbano, van a haber una cantidad de colas alucinantes de la gente que va a ir a pedir el bono, porque básicamente lo que estamos haciendo, es poner a la pobre gente en extrema necesidad que hoy no tiene trabajo y que mañana tampoco lo va a tener, porque son del mundo informal y han perdido sus posibilidades de trabajo de esa naturaleza a una cola inmensa. Porque 600 mil personas seguramente, van a entrar a la plataforma virtual del Reniec, para estirar la mano, cosa que para mucha gente es indigna y para otros es una inmensa necesidad.

Ese es el primer punto, ese es el primer tema grande, el otro tema grande es la famosa meseta de la que ahora habla el Presidente y algunos sabios comienzan a hablar, porque nos comparan con Europa y creen que porque pasó en España o porque pasó en Italia, o porque pasó en Francia o porque pasó en Alemania va a pasar acá. El gran problema es que los señores no terminan de entender, que nosotros somos un país en donde el agua potable es un bien suntuario, donde la gente no tiene alcohol, no tiene mascarillas, no tiene seguridad social, y vive un hacinamiento absolutamente inusual, especialmente en las alturas de los cerros limeños y la pobreza del mundo rural, que líneas arriba estamos describiendo. En un solo cuarto viven papá, mama, hijos. Hay a veces hasta animales y los abuelos o los tíos. Porque en el mundo rural muchas veces los animales que se utilizan en el día a día como las gallinas, los perros o los cabritos, inclusive animales un poco más grandes, están ahí con la gente. Y eso, es una cuestión que acá nos cuesta entender, pero eso pasa en mundo rural. Y por supuesto, Europa tiene una condición alimenticia muy superior a la nuestra. La mejor manera de ser viejo es en Italia, en España o en Alemania. Y por supuesto, no hay desnutrición ni hay la cantidad de hipertensos que tenemos acá, porque todas las enfermedades crónicas se tratan de diferente manera. De tal manera que eso de llegar a la meseta a mí me encantaría que sea cierto, porque yo no quiero que se muera un peruano más. Pero hasta el momento nadie me lo explica y sería bueno que alguien del mundo médico lo tratase de explicar, como ciertamente nadie me puede hacer entender a mí cómo es posible que hayan comprado 500 o 700 respiradores, la autoridad de reconstrucción con cambios y resulta que los primeros 31 que le han dado al Gobierno, los han devuelto, porque no sirven para los respiradores de la gente con COVID-19, esa es una falta de respeto a la inteligencia. ¿Qué cosa pasó ahí? A ver, que lo explique el Ministro Zamora.