El capital humano que se necesita

0
232
Por: GERMAN LENCH CACERES Asistencialismo o crecimiento económico.
Por: GERMAN LENCH CACERES

Por: Germán Lench Cáceres

Un factor clave para que el país logre crecer y desarrollarse es tener capital humano de calidad, personas preparadas y capaces de producir más bienes y servicios con los mismos recursos disponibles. Alvin Tofler dijo: el conocimiento es la fuente democrática de poder.

La creación de una sociedad del aprendizaje se ha convertido en herramienta fundamental para los que abogan por políticas gubernamentales que incentivan la ciencia y la tecnología. El Premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz, dice que la mejora del nivel de vida ha sido resultado de cómo hemos aprendido a aprender.

En el siglo XXI, el conocimiento es un factor de producción; hoy el trabajo basado en el conocimiento desplaza al manual; en 1881 nueve de cada 10 trabajadores hacían trabajos manuales y para el 2011 fue uno de cada 10.

En el último Ranking Global de Competitividad 2018 del Foro Económico Global, el Perú está en el puesto 63 de 140 economías; retrocedió tres casillas en relación al ranking anterior.

La juventud debe prepararse con una educación y conocimiento rigurosos, para obtener mayor productividad, o sea formación académica más experiencia, lo que se traducirá en el incremento del bienestar familiar y de la sociedad.

Los estudiantes deben utilizar sus conocimientos y habilidades en problemas y situaciones reales de la vida. A partir de los resultados obtenidos debemos diseñar e implementar mejoras en el sistema educativo.

En nuestra educación universitaria hay hechos raros, en el Perú hay 143 universidades y en Inglaterra 80, ¿A qué se debe?; necesitamos construir y/o replantear un plan educativo público de calidad con objetivos, metas identificables y aplicable a nuestra realidad en el mediano y largo plazo.

El gran político estadounidense, Major R. Owens, decía: “Nuestro crecimiento futuro se basa en la competitividad y la innovación, las habilidades y la productividad… y estos a su vez se basan en la educación de nuestro pueblo.”

Tenemos como un problema, la debilidad en nuestro sistema educativo, que se traduce en los resultados del PBI (Producto Bruto Interno). No poseemos capital humano suficiente, ni la productividad necesaria para crecer a 5.0 % en nuestro PBI; por el contrario, podemos llegar al 2.5% y 4% lo que sería desfavorable para el mediano y largo plazo.

La forma óptima para ingresar al mercado de competencia es apostando por la I + D + i (inversión, desarrollo e innovación).

Nuestro país invierte el 0.1% del PBI en Investigación y Desarrollo, mientras Israel invierte el 5% de su PBI.

Un país sin educación no tiene futuro, sin posibilidades de lograr un crecimiento sostenido y por ende sin poder vencer la inequidad, pobreza y exclusión. El sistema educativo debe forjar personas y ciudadanos con valores y conocimientos básicos de calidad para lograr un desarrollo personal, profesional y consolidar el crecimiento sostenible del país.

Nuestro sistema educativo está quebrado, sin un sistema de capacitación de mano de obra eficiente, los peruanos no serán capaces de lograr mejores sueldos. Hay regiones pobres con falta de educación, salud y nutrición que se debe disminuir urgentemente, para reducir las disparidades en el desarrollo humano y crear oportunidades económicas equitativas para los grupos socioeconómicos.

Cerremos los lugares donde se trafica con el “conocimiento” y se llaman “Universidades del Futuro” o donde se ofrecen títulos fácilmente. La SUNEDU tiene un trabajo en este aspecto, pero debe ser una institución eficiente y efectiva.

                                                                                                                                         (*) Economista