El gabinete Zeballos: ¡Cuestión de desconfianza!

0
467
Phillip Butters en La Razón/ TC de Ledesma, la libertad de Villanueva y los antecedentes de los candidatos se desangra, el TC hace el ridículo y Villanueva piensa en su colaboración eficaz
Phillip Butters en La Razón

Por: Phillip Butters / Luego de ver el papelón del Presidente Vizcarra inmiscuyéndose en la entrega de credenciales a los congresistas electos para este Parlamento, que es interino, porque solo va hasta el 2021. Que va a tener poco tiempo de ejecución para cualquier tipo de reforma política, económica, etc. La principal labor de estos señores será verificar el buen uso de los Decretos de Urgencia emitidos por el gobierno de Vizcarra y del Premier Zeballos.

Si pensamos sobre las barbaridades que dice Vicente Zeballos, dijo, por ejemplo, que estaba dispuesto a “entregar crédito con interés cero a los damnificados del sur”.

Amagaron con regalar departamentos de la Villa Panamericana, que es un “Elefante blanco”, a los damnificados de la deflagración de Villa El Salvador. No encuentran cómo tapar la mentira de los mil colegios nuevos y entregados.

Pero si hacemos un recuento de los ministros, comenzamos sumando la caída de Jorge Meléndez, en el ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, por un tema de corrupción y tráfico de tala ilegal.

Zulema Tomás, que tenía una agencia de empleos  familiar.

“Pancho” Petrozzi, que ha sido uno de los más rastreros y sobones, además de traidores miembros de este Ejecutivo, hoy canta como una “Prima Donna” allá en Alemania, por su salida estrepitosa del ministerio de Cultura.

Juan Carlos Liu salió “por la pata de los caballos” del ministerio de Energía y Minas, dándole trabajo al hermano de la colaboradora eficaz por el caso Gasoducto, Claudia Hokama, que era la representante legal de Odebrecht. Sí, señores lectores, su hermano, el señor Hokama, es el presidente de PerúPetro.

Sigue Ana Teresa Revilla, que no pudo justificar las estupideces del Procurador Ramírez Ramírez, fuera de sus desatinos con respecto a sus navidades y días libres.

Lo de Edmer Trujillo era ya insostenible por el fracaso en la Reconstrucción del Norte y su pésima ejecución presupuestaria. Fue el dizque “cajero” del mandatario cuando hicieron el hospital de Moquegua cuando Vizcarra era presidente de la región Moquegua.

Flor Pablo raya en la sinvergüencería más increíble. Se la pasó promoviendo la ideología de género (parece que a ella y a su familia le encanta la pornografía en textos escolares, porque entiendo que su esposo es un especialista en el tema de ideología de género), pero era insostenible su presencia porque es mentira que han hecho mil colegios.

La ministra de Energía y Minas, Susana Vilca, tiene tan poco prestigio y reconocimiento, que la han callado la boca desde el día en que juramentó

Pero además, la última crisis que pone a Lozada en un gravísimo problema de colusión, por irregularidades en un contrato con una empresa que no tenía prácticamente ni personalidad jurídica, con este señor que es ministro de Transportes y Comunicaciones.

Lo de Rocío Barrios es preocupante. Ella firmó servicios de 40 vehículos de flota en la PCM, por 177 mil soles, que nunca se realizaron. Lo peor es que eso lo sabía Vicente Zeballos y Vizcarra. Todos estos temas se suman a la intromisión de Zevallos en temas que no son propios de su premierato, como la Junta Nacional de Justicia, el Ministerio Público y, lo más atroz, avalando el “Acuerdo de colaboración eficaz” que nos pone frente a la pared con Odebrecht, con demandas de 1,500 millones de dólares en el CIADI, por el gasoducto, y 1,900 millones de dólares en tribunal de Luxemburgo, por el saldo del Gasoducto. Los corruptos brasileros están de la mano de los corruptos de Graña & montero y de la mano de los españoles de Enagás.

Es decir, alguien con tantas limitaciones intelectuales como Zeballos no se da cuenta que los ladrones nos están diciendo a nosotros las víctimas, que le debemos dinero. Todo eso avaló Zeballos.

Habría que ser un idiota para  ser miembro del nuevo Parlamento y darle la “Cuestión de confianza”, cuando la presencia de Zeballos lo que a uno le da es desconfianza.