More

    El mejor regalo de Navidad

    Por Juan Sotomayor

    La Navidad es a nivel mundial una de las pocas celebraciones que genera en todos nosotros, creyentes o no, sensaciones de amor, amistad, solidaridad, reflexión e incluso nostalgia. Las fiestas de fin de año pueden sacar lo mejor de nosotros y nos ponen más sensibles de lo normal. Desde el plano personal, son una buena ocasión para dejar de lado discrepancias, resolver conflictos perdonando al prójimo y también para revisar nuestro caminar y enmendar rumbos si es necesario.

    Cuánto quisiéramos los peruanos que los nobles sentimientos que suelen aflorar en la época de Navidad perduren durante todo el año y, por qué no, se extiendan a todas las actividades humanas y sociales, especialmente a la política, que nos tiene tan acostumbrados al conflicto y el enfrentamiento.

    En medio del consumismo que nos agobia y entre los correteos de conseguir el regalo ideal para nuestros seres queridos, sería interesante detenernos a pensar un momento qué regalo de Navidad nos gustaría recibir a todos los peruanos como colectividad. Supongo que las respuestas podrían ser muy variadas, ingeniosas y sentidas.

    A título personal, considero que el mejor regalo navideño que podríamos recibir los peruanos en estas fiestas sería que los líderes políticos y autoridades del país dejen de lado sus diferencias y unan esfuerzos para resolver los problemas más álgidos del país, como la inseguridad, las deficiencias en los sistemas de salud y educación, entre otros.

    Resolver problemas y discrepancias sin necesidad de pelear, es el mejor ejemplo de vida que debemos fomentar en todo lugar y nivel. Con mayor razón, deberían hacerlo los líderes políticos y autoridades. Ése sería nuestro mejor regalo, pues ya tenemos suficientes problemas sociales como para seguir distrayéndonos en intercambios diarios de insultos, agravios y denuncias que no ayudan a resolver nada y sólo desprestigian cada día más la principal función de la política de verdad: servir al ciudadano.

    No debemos olvidar que el principal motivo de la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús y, la mejor forma de brindarle un regalo a Él, es ofreciendo una mejor actitud hacia los demás, ésa que a veces nos cuesta tanto ofrecer, pero que siempre estamos en la posibilidad de enmendar… Una Feliz Navidad para todos.

    Por Juan Sotomayor

    La Navidad es a nivel mundial una de las pocas celebraciones que genera en todos nosotros, creyentes o no, sensaciones de amor, amistad, solidaridad, reflexión e incluso nostalgia. Las fiestas de fin de año pueden sacar lo mejor de nosotros y nos ponen más sensibles de lo normal. Desde el plano personal, son una buena ocasión para dejar de lado discrepancias, resolver conflictos perdonando al prójimo y también para revisar nuestro caminar y enmendar rumbos si es necesario.

    Cuánto quisiéramos los peruanos que los nobles sentimientos que suelen aflorar en la época de Navidad perduren durante todo el año y, por qué no, se extiendan a todas las actividades humanas y sociales, especialmente a la política, que nos tiene tan acostumbrados al conflicto y el enfrentamiento.

    En medio del consumismo que nos agobia y entre los correteos de conseguir el regalo ideal para nuestros seres queridos, sería interesante detenernos a pensar un momento qué regalo de Navidad nos gustaría recibir a todos los peruanos como colectividad. Supongo que las respuestas podrían ser muy variadas, ingeniosas y sentidas.

    A título personal, considero que el mejor regalo navideño que podríamos recibir los peruanos en estas fiestas sería que los líderes políticos y autoridades del país dejen de lado sus diferencias y unan esfuerzos para resolver los problemas más álgidos del país, como la inseguridad, las deficiencias en los sistemas de salud y educación, entre otros.

    Resolver problemas y discrepancias sin necesidad de pelear, es el mejor ejemplo de vida que debemos fomentar en todo lugar y nivel. Con mayor razón, deberían hacerlo los líderes políticos y autoridades. Ése sería nuestro mejor regalo, pues ya tenemos suficientes problemas sociales como para seguir distrayéndonos en intercambios diarios de insultos, agravios y denuncias que no ayudan a resolver nada y sólo desprestigian cada día más la principal función de la política de verdad: servir al ciudadano.

    No debemos olvidar que el principal motivo de la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús y, la mejor forma de brindarle un regalo a Él, es ofreciendo una mejor actitud hacia los demás, ésa que a veces nos cuesta tanto ofrecer, pero que siempre estamos en la posibilidad de enmendar… Una Feliz Navidad para todos.

    Más recientes