El nefasto acuerdo con Odebrecht: Alianzas añejas, servidumbres nuevas

0
464

Por Phillip Butters

Tal como lo denunciamos en los programas Combutters y PBO Digital, ambos por Willax Televisión, como en estas líneas de LA RAZÓN, el nefasto acuerdo con Odebrecht se ha firmado tal cual nosotros lo describimos.
Es un acuerdo entreguista, humillante e insuficiente, que pacta con la corrupción, para su continuidad, y disfraza las reales intenciones de la empresa y de los aliados del pasado; aliados que tienen que ver con Alejandro Toledo Manrique, Ollanta Humala Tasso, Nadine Heredia, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y Susana Villarán. Y también con nuevos aliados, es decir, con aquellos que han recibido financiamiento de las empresas de Odebrecht y que han sido descubiertos en los últimos días: PPK mediante su misma persona, y por supuesto a través del partido que lleva el acrónimo por el nombre, Peruanos Por
el Kambio, que dicho sea de paso se quiere cambiar el nombre a Acción Republicana. Y por supuesto el Partido Popular Cristiano, que ni es muy cristiano, ni muy Popular, pero que ciertamente recibió aportes de campaña vía el señor Horacio Cánepa, que ahora ya no es tan amigo de Lourdes Flores, pese a que era considerado el hermano que la vida no le dio.
Basta con leer algunas líneas de IDL Reporteros, del señor Gorriti, que ha sido chochera causa y ‘adu’ en su momento del señor Toledo, la señora Karp, el señor “Techito” en el momento de la marcha de los cuatro Suyos; y por supuesto con posterioridad, ha sido espadachín de Ollanta Humala, Nadine, amigo de la Villarán, y por supuesto, entrañable defensor pro PPK y anti Keiko, dicho sea de paso. Razón no le ha faltado a la novel e ingenua abogada de Keiko Fujimori, la señorita Giulliana Loza, en el sentido de que los acuerdos de Brasil no han tenido, ni han querido hablar, de los aportes de campaña,
porque claro la gran omisión sigue siendo el gaseoducto, Chaclla, que ciertamente no valía 860 millones de dólares, sino mil 400 millones de dólares.

Por supuesto, no hay una línea de Vías Nuevas de Lima, ni una mención colateral a Olmos que como se sabe, ha sido una obra realizada por los gobiernos de Yehude Simon y los hermanos Acuña, y cómo no, convenientemente asesorada en la estructuración financiera, ¿por quién creen? Nada más y nada menos que por Westfield, el señor Sepúlveda y, cómo no, Pedro Pablo Kuczynski, otro chochera de la gente de IDL Reporteros.

Y es que queda claro que las intenciones son que Keiko siga hundiéndose en la cárcel, porque sino ya estarían encausados bajo la misma razón y motivo el PPC y PPK, y por supuesto Alan García, que es en este momento, el trofeo máximo del comunismo y socialismo del Perú mal llamado caviares por mi buen amigo Aldo Mariátegui.
La venganza contra García, que sepultó las aspiraciones juveniles de tanto mozalbete que eran promo del expresidente y que ahora ya son sexagenarios fracasadones, por supuesto que van a querer vengarse de él. Porque Alan, al fin y al cabo, en el apocalipsis del 85 al 90, los eclipsó para que después venga Fujimori y les quite la mamadera del Estado y el protagonismo político. Pero si de viejas cuentas se trae, Alan García es odiado por el comunismo y va a seguir siendo odiado hasta el día de su muerte. Y si no lo pueden meter preso, hasta en su ataúd harán algo en contra del exjefe de Estado.
Ciertamente, Alan García sabe perfectamente que es un objetivo político, mediático, pero que tristemente se va a convertir en un objetivo fiscal y judicial. Así que veremos expectantes en las próximas semanas cómo toda la maquinaria del grupo La República, El Comercio, IDL Reporteros, ‘RPPK’, y además aliados de este mismo gobierno, van a tratar de meter preso al líder aprista. Recordemos que este gobierno también está comprometido. Martín Vizcarra ha sido sindicado como receptor de dinero del Club de la Construcción, donde el capitán era Odecrecht y donde también estaban OAS, Andrade Gutiérrez, Graña y Montero y Cosapi. Hasta donde todos sabemos, el presidente de la República, por la empresa que tenía junto con su hermano, que es CyM VIZCARRA, ha sido socio tanto de Odebrecht, como de Graña y Montero.

El presidente, o al menos su hermano, deberán explicar – en su debida instancia – qué equipos y maquinarias alquilaron, qué clase de servicios facturaron, y cómo es que en los últimos años han podido pagar millones de soles en impuestos si su empresa era pequeña. A menos que nos enteremos, a estas alturas, que el presidente era millonario y se lo tenía bien escondido. Hasta donde se sabe CyM Vizcarra, era una pequeña empresa constructora moqueguana que no tenía ni mayor patrimonio, ni mayor liquidez.

Hoy, quienes celebran ese pacto infame con Odebrecht, aplauden a Rafael Vela y a José Domingo Pérez. Ciertamente Shakira, es decir Soraida Dávalos está ciega, sorda y muda, también aplaude bajito, así como el ministro Vicente Zevallos – cuyo jefe es César Villanueva – y cuyo procurador Jorge Ramírez Ramírez simplemente ha salido musitando bajito que la indemnización de Odebrecht va a ser S/610 millones más intereses, cosa que es una minucia. A esos señores les recuerdo que se vean en el espejo de Blanca Nélida Colán Maguiño, que en su momento era un alfil del señor Montesinos. Los dos
están presos. Al señor Vizcarra le recuerdo por enésima vez, mírese en los espejos de Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Fujimori porque así terminan los presidentes que creen que el poder dura para siempre. Y como usted ya sabe señor presidente, toda gloria humana es pasajera, la única gloria imperecedera es la divina.

Los aliados añejos de George Zoros; el magnate que financia el aborto, la ideología de género y el matrimonio igualitario en el mundo, que además fue financista de Alejandro Toledo, y de una que otra ONG investigadora acá en el Perú; están en este momento celebrando. Y por supuesto los nuevos aliados de la corrupción disfrazada de anticorrupción, en este momento también celebran. Ok, que aplaudan, pero recuerden que la verdad siempre sale a la luz, pero también recuerden que al que hierro
mata, a hierro muere. No me van a decir que ellos aplaudirían que cualquier presidente le haya dado a una empresa como a CASA, S/ 917 millones en obras cuando era ministro de Estado y digan como decía Humberto Martínez Morosini: “acá no ha pasado nada”. No me van a venir a decir que empresas
consorciadas con Odebrecht han manejado durante años y años a vista y paciencia de todo el Perú, la coima organizada y nunca va a pasar nada, que nadie le va a tirar dedo y que nadie se va a enterar de los Paredes, de los hermanitos, de los testaferros, de los dineros.
Uno puede pasar por vivo una vez, ser vivo varias veces, pero nunca es el vivaracho para siempre. Recuerden siempre que la verdad siempre sale a la luz.