More

    ¡El que tiene riqueza debe contribuir más!

    Por: Germán Lench Cáceres
    ¿Se puede gobernar, redistribuir la riqueza y dar servicios, donde el Estado teniendo el monopolio de la fuerza (seguridad, defensa, justicia) no dispone de recursos?

    Para poder hacerlo debemos recaudar más y reformar los tributos (Renta, IGV, Impuesto Selectivo al Consumo, Aranceles de Aduana).

    En el Perú, la riqueza es desigual, pocos pagan altos montos por impuesto. Hay una parte de la informalidad de la economía que tiene origen en el narcotráfico, la tala de árboles, la minería ilegal, el contrabando, la subvaluación, falsificación de productos, otros. Entonces para abordar la informalidad tributaria se debe actuar contra la informalidad económica y los oligopolios (Bancos y las AFP).

    Se debe investigar el origen ilegal de los recursos que financia actividades que en apariencia no son criminales pero que son anexadas por este dinero, es así como se obtiene dinero en la economía financiado por la informalidad.

    Hay actividades informales que insertan dinero a la economía que la contamina y eso alienta acciones criminales, cuyo origen es un dinero ilícito que no se pueden formalizar.

    La evasión es un delito, es la persona que engaña al Estado, ocultando ingresos y creando gastos o exoneraciones que no existen. La elusión es la simulación para pagar menos o no pagar.

    El Gobierno debe atacar la informalidad con programas de empleo y debe crear una política pública que asuma que atacar supone eliminar puestos de trabajo que se alimentan de la informalidad. Otro problema es que gran parte de las microempresas no son competitivas y no tienen excedentes para pagar impuestos.

    En la obra el “Capitalismo del Siglo XXI” del economista Thomas Piketty, sostiene que “cuando la tasa de retorno de la inversión en capital es mayor que la tasa de crecimiento económico, el resultado es la concentración de la riqueza y esta desigual distribución de la riqueza causa inestabilidad social y económica. Por eso es necesario aplicar impuestos progresivos a la riqueza para ayudar a reducir la desigualdad y evitar que la gran parte de la riqueza quede bajo el control de una pequeña minoría.”

    La desigualdad tiene origen estructural, por la forma como está organizada nuestra economía: un sector primario exportador que genera elevada renta y un sector financiero que viene creciendo abismalmente. Por tanto, hay una economía sostenida en un sector primario, grande, y un sector bancario y financiero concentrado. Esto conduce a una desigual distribución de los ingresos.

    El Perú tiene enorme concentración de la riqueza y el Estado no tiene los ingresos suficientes para dar salud y educación de calidad y cerrar la brecha de infraestructura.

    El Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, aseguró que se necesita “un nuevo contrato social” que busque un equilibrio entre el mercado, el Estado y la sociedad para acabar con la desigualdad.

    El Nobel advierte de la necesidad de una agenda que incluya reformas de los mercados, tumbar los monopolios y restringir la competencia desleal, así como la creación de políticas progresistas de impuestos y gastos.

    Si los Bancos no tuvieran exoneración tributaria se recaudaría más de S/. 949 millones anuales.

    En el Perú, las grandes fortunas no responden a los avances tecnológicos o esfuerzos competitivos, sino a que obtuvieron grandes ventajas a costa del Estado. La Unidad de Inteligencia Financiera puede actuar investigando las fortunas. 

    Hay que evaluarla creación de un impuesto especial a la riqueza o poner un impuesto mayor a la renta de los ricos.

    (*) Economista.

    Por: Germán Lench Cáceres
    ¿Se puede gobernar, redistribuir la riqueza y dar servicios, donde el Estado teniendo el monopolio de la fuerza (seguridad, defensa, justicia) no dispone de recursos?

    Para poder hacerlo debemos recaudar más y reformar los tributos (Renta, IGV, Impuesto Selectivo al Consumo, Aranceles de Aduana).

    En el Perú, la riqueza es desigual, pocos pagan altos montos por impuesto. Hay una parte de la informalidad de la economía que tiene origen en el narcotráfico, la tala de árboles, la minería ilegal, el contrabando, la subvaluación, falsificación de productos, otros. Entonces para abordar la informalidad tributaria se debe actuar contra la informalidad económica y los oligopolios (Bancos y las AFP).

    Se debe investigar el origen ilegal de los recursos que financia actividades que en apariencia no son criminales pero que son anexadas por este dinero, es así como se obtiene dinero en la economía financiado por la informalidad.

    Hay actividades informales que insertan dinero a la economía que la contamina y eso alienta acciones criminales, cuyo origen es un dinero ilícito que no se pueden formalizar.

    La evasión es un delito, es la persona que engaña al Estado, ocultando ingresos y creando gastos o exoneraciones que no existen. La elusión es la simulación para pagar menos o no pagar.

    El Gobierno debe atacar la informalidad con programas de empleo y debe crear una política pública que asuma que atacar supone eliminar puestos de trabajo que se alimentan de la informalidad. Otro problema es que gran parte de las microempresas no son competitivas y no tienen excedentes para pagar impuestos.

    En la obra el “Capitalismo del Siglo XXI” del economista Thomas Piketty, sostiene que “cuando la tasa de retorno de la inversión en capital es mayor que la tasa de crecimiento económico, el resultado es la concentración de la riqueza y esta desigual distribución de la riqueza causa inestabilidad social y económica. Por eso es necesario aplicar impuestos progresivos a la riqueza para ayudar a reducir la desigualdad y evitar que la gran parte de la riqueza quede bajo el control de una pequeña minoría.”

    La desigualdad tiene origen estructural, por la forma como está organizada nuestra economía: un sector primario exportador que genera elevada renta y un sector financiero que viene creciendo abismalmente. Por tanto, hay una economía sostenida en un sector primario, grande, y un sector bancario y financiero concentrado. Esto conduce a una desigual distribución de los ingresos.

    El Perú tiene enorme concentración de la riqueza y el Estado no tiene los ingresos suficientes para dar salud y educación de calidad y cerrar la brecha de infraestructura.

    El Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, aseguró que se necesita “un nuevo contrato social” que busque un equilibrio entre el mercado, el Estado y la sociedad para acabar con la desigualdad.

    El Nobel advierte de la necesidad de una agenda que incluya reformas de los mercados, tumbar los monopolios y restringir la competencia desleal, así como la creación de políticas progresistas de impuestos y gastos.

    Si los Bancos no tuvieran exoneración tributaria se recaudaría más de S/. 949 millones anuales.

    En el Perú, las grandes fortunas no responden a los avances tecnológicos o esfuerzos competitivos, sino a que obtuvieron grandes ventajas a costa del Estado. La Unidad de Inteligencia Financiera puede actuar investigando las fortunas. 

    Hay que evaluarla creación de un impuesto especial a la riqueza o poner un impuesto mayor a la renta de los ricos.

    (*) Economista.

    Más recientes