More

    El regreso de los guerreros moche

    Entre los siglos II y V se desarrolló en la costa norte la cultura Mochica

    En el antiguo Perú se desarrolló entre los siglos II y V la cultura Mochica que se asentó en el valle del río Moche, en La Libertad. Esta cultura se extendió hacia los valles de la costa norte del actual Perú.

    Dentro de la clase social de esta civilización destacaron los guerreros moche. Hombres preparados para el combate ritual, quienes para mostrar su alta posición en la sociedad se ataviaban con tocados y adornos plumarios, orejeras, pectorales, collares, brazaletes, camisas decoradas, protectores coxales, sonajeros y pintura facial. Llevaban escudos y armas como porras, lanzas y estólicas.

    Dieciséis siglos después, en el distrito de Comas, Víctor Castañeda Lozano y sus hijos Mario y Percy dan forma con su arte plástico a estos legendarios guerreros. Ellos utilizan como principal insumo la fibra de vidrio y resina poliéster para traer nuevamente al presente a estos personajes de nuestra historia.

    “Es un trabajo arduo, nos demoramos un promedio de un mes en elaborarlos, dependiendo también de lo complejo que puedan ser y de la cantidad que nos piden”, asegura Víctor, quien apunta además que estos guerreros son un pedido realizado por el Municipalidad Distrital de Moche.

    Pero estos no han sido los únicos proyectos que ha llevado a cabo esta familia ya que incluso han realizado dos réplicas del Sol de Echenique, una se exhibe aún en el Museo de la Nación y la otra fue llevada al Cusco.

    Entre los siglos II y V se desarrolló en la costa norte la cultura Mochica

    En el antiguo Perú se desarrolló entre los siglos II y V la cultura Mochica que se asentó en el valle del río Moche, en La Libertad. Esta cultura se extendió hacia los valles de la costa norte del actual Perú.

    Dentro de la clase social de esta civilización destacaron los guerreros moche. Hombres preparados para el combate ritual, quienes para mostrar su alta posición en la sociedad se ataviaban con tocados y adornos plumarios, orejeras, pectorales, collares, brazaletes, camisas decoradas, protectores coxales, sonajeros y pintura facial. Llevaban escudos y armas como porras, lanzas y estólicas.

    Dieciséis siglos después, en el distrito de Comas, Víctor Castañeda Lozano y sus hijos Mario y Percy dan forma con su arte plástico a estos legendarios guerreros. Ellos utilizan como principal insumo la fibra de vidrio y resina poliéster para traer nuevamente al presente a estos personajes de nuestra historia.

    “Es un trabajo arduo, nos demoramos un promedio de un mes en elaborarlos, dependiendo también de lo complejo que puedan ser y de la cantidad que nos piden”, asegura Víctor, quien apunta además que estos guerreros son un pedido realizado por el Municipalidad Distrital de Moche.

    Pero estos no han sido los únicos proyectos que ha llevado a cabo esta familia ya que incluso han realizado dos réplicas del Sol de Echenique, una se exhibe aún en el Museo de la Nación y la otra fue llevada al Cusco.

    Más recientes