22.1 C
Lima
Viernes, Enero 15, 2021

El siniestro Vizcarra, el sicario Zevallos y los millones de repartíja… Matan al pueblo y levantan humo distractivo.

Por: César Carlos Sandoval Pozo / Anadie le cabe la menor duda que el plan macabro que diseñó el siniestro Vizcarra, ejecutado por Vicente Zevallos (hoy premiado embajador ante la OEA) y su operador político, el exministro Zamora, hoy con la continuidad de la señora Mazzetti, han asesinado a miles de peruanos y otros millones están contagiados, inducidos perversamente por el gobierno. Esta oscura maniobra del gobierno ha quedado revelado y se ha desnudado sus acciones.

El plan se inicia con la compra de millones de pruebas rápidas asesinas, no se compró y no se usa hasta el día de hoy, las pruebas moleculares que muchos venimos exigiendo desde el mes de marzo y la que hubiera evitado miles de muertes. No se ha comprado plantas de oxígeno, salvo las empresas privadas que han donando en Cajamarca, Lambayeque, La Libertad, Arequipa etc. Vizcarra con el cuento del bono, aprovechando el hambre y la necesidad del pueblo, los ha movilizado masivamente hacia el contagio y luego los condujo a la muerte.

Vizcarra no ha construido un solo hospital COVID-19. Solo ponían camas para que sus cómplices mediáticos que han recibido millones de dinero de Reactiva Perú y ahora otra remesa por 140 millones de soles para culpar al pueblo y proteger a Vizcarra, quien acaba de nombrar al felón incapaz e inepto de Zevallos como representante permanente del Perú ante la OEA. Este grosero insulto a la diplomacia, al país y a los ciudadanos de promover y nombrar a lo más fétido del Vizcarrato, solo refleja el temor de un gobierno que nos ha sumergido en la muerte y la pobreza.

Según un informe del diario estadounidense “Bloomberg”, nuestra economía ha caído en 30% habiendo colapsado a un ritmo récord. Por otro lado, el Banco Mundial pronostica la caída del PBI a un 12%, con esta recesión, deja a millones de compatriotas sin empleo, las empresas están quebrando o retirándose del mercado. El Perú está sumido en los peores brotes del virus. Somos los primeros en el mundo en mortalidad de habitantes por millón, con una cifra absolutamente subregistrada, 28 mil fallecidos. Cuando el mundo sepa que hemos pasado los 70 mil muertos, Vizcarra será reconocido por su “plan macabro”, como un ser siniestro, un criminal desalmado. Además, como consecuencia colateral, aumenta exponencialmente la delincuencia y siguen subiendo los precios de los productos de primera necesidad.

Vizcarra para distraer su fracaso en la lucha contra la pandemia y descubierta su responsabilidad genocida,recurre descaradamente a planes inhumanos, como lo sucedido en los Olivos. En un video inédito se revela que el tumulto no cerró la puerta, pero el gobierno armó un show en complicidad con los medios de comunicación.

La responsabilidad política alcanza a palacio. El país se desangra, siguen muriendo cientos de conciudadanos todos los días.Señores congresistas, la muerte diaria, la corrupción, y la ineptitud de Vizcarra está frente y a la vista del palacio legislativo, el mundo entero lo denuncia a diario.

La Constitución prevé la vacancia por incapacidad moral permanente. En sus manos esta ahorrarles a las familias peruanas máyor número de víctimas mortales y encarcelar a los asesinos, a los corruptos. Señores Congresistas la omisión también será juzgada por la historia y la justicia, cuidado!!.

(*) Abogado y analista político

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Por: César Carlos Sandoval Pozo / Anadie le cabe la menor duda que el plan macabro que diseñó el siniestro Vizcarra, ejecutado por Vicente Zevallos (hoy premiado embajador ante la OEA) y su operador político, el exministro Zamora, hoy con la continuidad de la señora Mazzetti, han asesinado a miles de peruanos y otros millones están contagiados, inducidos perversamente por el gobierno. Esta oscura maniobra del gobierno ha quedado revelado y se ha desnudado sus acciones.

El plan se inicia con la compra de millones de pruebas rápidas asesinas, no se compró y no se usa hasta el día de hoy, las pruebas moleculares que muchos venimos exigiendo desde el mes de marzo y la que hubiera evitado miles de muertes. No se ha comprado plantas de oxígeno, salvo las empresas privadas que han donando en Cajamarca, Lambayeque, La Libertad, Arequipa etc. Vizcarra con el cuento del bono, aprovechando el hambre y la necesidad del pueblo, los ha movilizado masivamente hacia el contagio y luego los condujo a la muerte.

Vizcarra no ha construido un solo hospital COVID-19. Solo ponían camas para que sus cómplices mediáticos que han recibido millones de dinero de Reactiva Perú y ahora otra remesa por 140 millones de soles para culpar al pueblo y proteger a Vizcarra, quien acaba de nombrar al felón incapaz e inepto de Zevallos como representante permanente del Perú ante la OEA. Este grosero insulto a la diplomacia, al país y a los ciudadanos de promover y nombrar a lo más fétido del Vizcarrato, solo refleja el temor de un gobierno que nos ha sumergido en la muerte y la pobreza.

Según un informe del diario estadounidense “Bloomberg”, nuestra economía ha caído en 30% habiendo colapsado a un ritmo récord. Por otro lado, el Banco Mundial pronostica la caída del PBI a un 12%, con esta recesión, deja a millones de compatriotas sin empleo, las empresas están quebrando o retirándose del mercado. El Perú está sumido en los peores brotes del virus. Somos los primeros en el mundo en mortalidad de habitantes por millón, con una cifra absolutamente subregistrada, 28 mil fallecidos. Cuando el mundo sepa que hemos pasado los 70 mil muertos, Vizcarra será reconocido por su “plan macabro”, como un ser siniestro, un criminal desalmado. Además, como consecuencia colateral, aumenta exponencialmente la delincuencia y siguen subiendo los precios de los productos de primera necesidad.

Vizcarra para distraer su fracaso en la lucha contra la pandemia y descubierta su responsabilidad genocida,recurre descaradamente a planes inhumanos, como lo sucedido en los Olivos. En un video inédito se revela que el tumulto no cerró la puerta, pero el gobierno armó un show en complicidad con los medios de comunicación.

La responsabilidad política alcanza a palacio. El país se desangra, siguen muriendo cientos de conciudadanos todos los días.Señores congresistas, la muerte diaria, la corrupción, y la ineptitud de Vizcarra está frente y a la vista del palacio legislativo, el mundo entero lo denuncia a diario.

La Constitución prevé la vacancia por incapacidad moral permanente. En sus manos esta ahorrarles a las familias peruanas máyor número de víctimas mortales y encarcelar a los asesinos, a los corruptos. Señores Congresistas la omisión también será juzgada por la historia y la justicia, cuidado!!.

(*) Abogado y analista político

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes