Empieza la confrontación

por | Jul 29, 2021 | Opinión

Por: Aníbal Quiroga

Confrontación/ La designación del congresista Guido Bellido como presidente del Consejo de Ministros es una provocación del presidente Pedro Castillo hacia el Congreso. Bajo las directrices de Vladimir Cerrón busca que el Parlamento le niegue la confianza para convocar un nuevo Gabinete, forzar nuevamente la negación de confianza y entonces dar lugar a la disolución del Congreso, conforme lo contempla la Constitución Política.

El libreto no es nuevo, ya ocurrió antes y fue provocado exprofeso por el exmandatario Martín Vizcarra, que de alguna manera ha dejado la impronta muy clara en cómo puede accionar un presidente de la República de mala manera, para terminar sojuzgando al Legislativo.

Además, hace tres meses en una conferencia, Cerrón anunció que justamente ese era su plan, que no por ser tan obvio ni burdo, deja de ser peligroso. Lo cierto es que las fuerzas de centro y la derecha han regalado el espacio político a la posición más extrema y radical de la izquierda en el Perú y ese es el resultado.

Ahora, el Congreso se ve en la disyuntiva de darle la confianza a este gabinete Bellido, que como titular de la PCM tendrá a su cargo varias instituciones importantes como Indecopi, la Dirección Nacional de Inteligencia, donde se ven los temas más complicados de la seguridad nacional y veremos si puede articular un Gabinete que tenga una mínima posibilidad de sobrevivencia política hacia adelante.

Por otro lado, el Congreso va a reaccionar. Probablemente irá a intentar ganar puntos en esta confrontación, forzando de alguna manera la figura de la vacancia presidencial.
Lo cierto del caso es que entramos en una vorágine harto complicada, cuyos resultados están todavía por definirse.

No sabemos cuál será la consecuencia de esta confrontación que claramente ha dado su inicio con la sola designación de este titular de la PCM, del primer gabinete del presidente Castillo, realmente tan impresentable que inclusive la prensa que de alguna manera favoreció la posición de Castillo en la segunda vuelta, hoy se da cuenta de la gran complicación política que se trae.

De otro lado, el Partido Morado, que fue un acérrimo apoyo a Castillo en la segunda vuelta, empezando por la propia figura del expresidente Sagasti que para nada fue imparcial en esta contienda, ahora se ha pronunciado en contra de la designación de Bellido.