Esther Rebollo, directora de EFE: “Hay descontento social en América Latina”

0
223

Esther Rebollo visita Lima invitada por la UAP (Universidad Alas Peruanas) para dictar una serie de conferencias, entre ellas “Protesta global y desencanto social: de Hong Kong a Chile”, en la que trató sobre la ola de violencia en algunos países del mundo. En esta entrevista exclusiva habla de ello y de la posibilidad que se replique en el Perú.

-Buenas tardes, ¿a qué se debe su visita a Lima?

Bueno, pues estoy gratamente contenta de volver al Perú. Yo fui corresponsal, directora de la Agencia EFE hace diez años aquí en Perú, viví cuatro años acá, y en este momento, como directora de Internacional de la Agencia EFE, la Universidad Alas Peruanas me ha invitado para dar una serie de conferencias sobre periodismo y sobre asuntos de interés del periodismo internacional, que tiene que ver con la situación de protestas que se están dando en distintos lugares del mundo. Estos son los motivos que me han traído de vuelta al Perú.

-¿Esta ola de protestas en el mundo, incluyendo a América Latina, puede llevar a pensar que en el Perú debemos estar alerta ante la posibilidad de un escenario similar?

Pues no lo sé, yo creo que tampoco se trata de ser un gurú en este sentido porque además es un poco peligroso, yo prefiero ser cauta. Lo que yo le diría a los peruanos es que analicen el porqué la gente está en las calles en otros países, para que entiendan el contexto. Vengo hablando dos días de la necesidad de entender las razones por las que los ciudadanos de otros países, desde Hong Kong, París, Líbano, Barcelona, pero hasta Haití, Honduras, Colombia, Ecuador y Chile, están en las calles, y lo que está claro es que hay una especie de denominador común, y es el descontento.

-¿Un descontento con qué?

Los ciudadanos están hartos, y a veces hay un factor que hace que estalle la chispa; que puede ser que en el Líbano que le ponen una tasa al uso del WhatsApp, en Chile que se sube la tarifa del Metro, en Ecuador que se les quita un subsidio a los combustibles; es la gota que colma un vaso, pero es un vaso que ya está lleno de problemas, lleno de desencanto. La gente está un poquito harta, hay una acumulación, y entonces se da al mismo tiempo una especie de dominó, porque esto ha ocurrido en Colombia, el último país donde se han producido fuertes protestas. Ahí los estudiantes piden una mejor calidad de la educación, se sumaron sindicatos, trabajadores, y se generó un gran paro nacional que fue masiva la afluencia de gente en todas las ciudades del país.

-¿Esté efecto dominó del que habla puede llegar al Perú?

En ese contexto le puedo decir a los peruanos que miremos las causas de por qué pasan las cosas y que además no nos quedemos con el mensaje que te incitan al pánico, ‘cuidado con los vándalos, los vándalos’. Yo creo que la mayoría de protestas que hay en estos lugares son pacíficas, que en algunos casos se han tornado violentas pues siempre hay grupos de vándalos, siempre, claro, la violencia no se justifica, pero también ha habido una fuerte represión policial y militar, lo que también genera una respuesta de la sociedad.

-En una de sus conferencias hablaba sobre la informalidad en el Perú, como una posible razón por la que la gente evita levantarse como en otros lugares, pues de alguna manera tienen la oportunidad de llevar un pan a la mesa de su casa. ¿Es así?

Yo no soy capaz de hacer un pronóstico, porque basta que yo diga acá una cosa y se organice una protesta en el Perú, y entonces no serviría para nada. Es muy complicado, muy delicado poder vaticinar algo. Lo que sí, cuando me han preguntado en estos días de por qué en Perú no, lo he achacado, por una cuestión de un dato que vengo observando ya desde años atrás, y lo he reafirmado ahora en este viaje, es la alta informalidad en el empleo en el Perú. Hay una economía informal que, según datos que he recabado y que algunos expertos me han compartido, estamos hablando del 60 o 70 por ciento de la economía que puede ser informal.
Este dato posiblemente esté reteniendo a muchos peruanos en su labor diaria de trabajo, porque si no tienen ese día el ingreso, no pueden llegar a casa a alimentar a su familia y llenar ese espacio económico que necesitan rellenar de manera obligatoria cada día, porque los salarios son muy justos y los precios no están tan altos en Lima, por ejemplo, que es de lo que estoy siendo testigo, y ese podría ser un factor.

Pero…
Claro, esto no quita que haya cualquier detonante y que las cosas se miren para otro lado, o si bien, ojalá, las autoridades y el gobierno peruano, viendo el contexto que hay alrededor, en los países de alrededor, tomen más conciencia de las necesidades de los ciudadanos.

LOS 80 DE EFE

La Agencia EFE cumple 80 años de servicio y está en pleno proceso de rejuvenecimiento, apostando por las distintas plataformas multimedia y las redes sociales para cumplir con su misión. “EFE siempre está en todos los lugares cubriendo todo lo que necesitan los medios”, recuerda Rebollo.