Exgerente de Villarán sepulta a Marisa Glave y Anel Townsend

0
958
Dinero salió del fondo creado por las constructoras Odebrecht, OAS y Graña y Montero, que aportaron hasta 7.2 millones de dólares.

Actual colaborador eficaz, José Miguel Castro, revela jugosos pagos con dinero sucio

Cinco semanas después de haber dejado el penal Castro Castro para cumplir arresto domiciliario, el exgerente general de la Municipalidad de Lima José Miguel Castro fue interrogado por el equipo especial Lava Jato del Ministerio Público. En su declaración, el aspirante a colaborador eficaz ofreció detalles de las entregas de dinero que se hicieron con fondos de Odebrecht y OAS a políticos cercanos a la administración de Susana Villarán en la capital, en el contexto de la campaña por el No a la revocatoria.

Castro– investigado por los presuntos delitos de organización criminal y cohecho pasivo en agravio del Estado– afirmó, por ejemplo, que la excongresista Anel Townsend, quien fue portavoz del No a la revocatoria, recibió US$20.000 en dos armadas. Los primeros US$10.000 fueron recursos destinados para su movilidad y para compensar algunos gastos de publicidad que ella había realizado.

BONO DE ÉXITO

Según el testimonio, la entrega de los US$10.000 restantes se realizaron una vez que término la campaña y bajo el concepto de “bono de éxito”.

Estos pagos -de acuerdo a la declaración de Castro- surgieron después de un almuerzo al que Villarán de la Puente convocó en su casa, en Jesús María. En esta reunión, en enero de 2013, participó la exparlamentaria.

El exfuncionario edilicio, al que Odebrecht asignó el codinome ‘Budian’, dijo, además, que Townsend fue contratada por la Municipalidad de Lima, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por un semestre para ejecutar trabajos en el área de Participación Ciudadana de la comuna.

MARISA GLAVE

La delación de Castro también menciona a dos regidoras de la administración Villarán, que terminaron siendo revocadas: Marisa Glave y Zoila Reátegui. “Ambas visitaron entre seis y ocho veces la oficina de la Gerencia Municipal para coordinar acciones de cierre de campaña. Ambas se encargaron de contratar la producción, movilidad y estrados”, refirió.

Por ello, autorizó a Luis Gómez Cornejo, tesorero de la campaña, que entregara a Glave y Reátegui la suma de S/60.000.

Gómez Cornejo– quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia, luego de que el Poder Judicial ordenara prisión preventiva en su contra- le confirmó que la entrega había sido concretada, “dado que ese día [cuando se realizó uno de los últimos mítines] había recibido recursos de Alexandre Alves de Mendonca, de OAS”.

Castro señala que ambas regidoras, según lo que le contó Gómez, firmaron recibos para dejar constancia de la recepción del dinero. En el documento al que este Diario tuvo acceso no figuran copias de dichos recibos.

LO NIEGA

Glave señaló que Castro “está mintiendo”, porque “jamás” le dijo que él había recibido dinero de Odebrecht para financiar la campaña del No.

“Jamás me dio dinero ni directamente ni por intermedio de nadie. Si esto es lo que quiere presentar como colaboración eficaz va a a estropear el trabajo de la fiscalía, porque les está mintiendo. No me dio dinero ni él ni por medio del señor Gómez”, añadió.

Reátegui, por su parte, indicó que “como militante de Fuerza Social participé activamente en la campaña del No, pero no recibí ese monto ni ningún dinero para gastos de campaña”. Añadió que ella no firmó ningún recibo ni a Castro ni a Gómez.

La exministra de la Mujer Anel Townsend dijo, en mayo de 2019, que ella no tuvo ninguna participación “en la recaudación de fondos, ni en la contratación de publicidad radial, televisada, impresa, de paneles o de cualquier índole” de la campaña por el No.

ASESORÍAS DE NIETO

El exgerente general de la Municipalidad de Lima, en otra parte del interrogatorio, contó que la constructora brasileña OAS le pagó al sociólogo Jorge Nieto Montesinos US$60.000 por una deuda pendiente que le tenía Villarán de la Puente por las asesorías de corte político que este le brindó durante “varios períodos” en los dos primeros años de su gestión.

Castro detalló que, tras hacer una coordinación con la entonces alcaldesa de Lima, decidió hablar con Valfredo de Assis, ex jefe de OAS en el Perú, “para que le pagará” al exministro de Defensa. “A los pocos días, ambos confirmaron que esto se había producido”, añadió.

Pero las consultorías de Nieto Montesinos continuaron en el 2013. El exfuncionario municipal señaló que este lo llamó en abril de ese año para felicitarle por haber superado la revocatoria y ofrecer sus servicios. Y tras coincidir en un viaje a Argentina, Castro decide contratarlo usando la misma forma de pago: entregas “en efectivo a través de OAS”.

Esta vez Nieto recibió pagos mensuales por US$10.000 [entre mayo y noviembre de 2013]”, complementó.

El exministro de Defensa reconoció que brindó asesorías a Villarán en el 2011 y 2013, pero sostuvo que estas no le fueron remuneradas.

“Tuve una relación con Villarán en el primer momento de su campaña [en el 2010], también en el inicio de la alcaldía, venía de México, ellos pagaban los pasajes, pero nunca recibí [dinero de OAS]. No conozco al señor De Assis. Y después de la revocatoria tuve una breve relación que no se formalizó en un contrato”, mencionó.