More

    “FFAA deben apoyar a PNP en frontera para evitar ingreso de criminales venezolanos”, dice Gonzales Posada

    Para el ex ministro de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada, la proliferación de delincuentes venezolanos es resultado del descontrol migratorio del Gobierno, que desde el 2016 ha permitido ingresar al país miles de personas sin verificar documentos ni antecedentes penales o judiciales. También demanda que la Fuerza Armada, de manera excepcional, apoye a la Policía en el control de la frontera de Tumbes.

    – Hay filmaciones en Tumbes que registran el ingreso masivo de venezolanos en camiones, ante la protesta de la población…

    – El control fronterizo en Tumbes es mínimo, frágil, gelatinoso. La ruta que siguen es de Venezuela a Colombia, luego al Ecuador y de ahí al Perú. Por Tumbes se infiltran los delincuentes, como lo hicieron, por ejemplo, los llamados Malditos del Tren de Aragua, sicarios, asesinos, bandas que ahora exhiben su poderío de armamento. Inclusive hay transportistas que los esperan en Tumbes para trasladarlos a otros puntos del país.

    – ¿Cuántos venezolanos hay en el Perú?

    – De acuerdo a cifras oficiales del INEI, basadas en la data de Migraciones, 963 mil. Pero un informe de Naciones Unidas eleva esa cantidad a 1 millón 200 mil. Quizás la diferencia radica en que en la cifra de la ONU están considerados 237 mil irregulares.

    – ¿Cuántos venezolanos han solicitado refugio?

    –  La Cancillería registra 450 mil. La mayoría lo hace para quedarse en el país y trabajar, porque los solicitantes de refugio no pueden ser expulsados, salvo que les denieguen la petición. El refugio se otorga por consideraciones políticas y está amparado en el derecho internacional. Es un trabajo complejo hacer esas verificaciones y ahí hay un problema que debe resolverse.

    – La carencia de estadística no ayuda a conocer la dimensión de la delincuencia venezolana que golpea al país…

    – Debe ordenarse la estadística,  porque es confusa y contradictoria, entre otras razones porque nunca habíamos tenido ese volumen de extranjeros. Lo que si debe quedar claro es que a quienes más dañan los crimínales venezolanos es a sus propios compatriotas, que viven y trabajan honestamente en el Perú. No podemos ni debemos confundirlos.

    – ¿Por qué Tumbes se ha convertido en una zona prácticamente libre para ingresar al Perú?

    – Habría que preguntar a la Dirección de Migraciones del Ministerio del Interior, porque son los responsables de los puntos de control y manejan la fuerza policial. Lo cierto es que nuestra frontera se ha convertido en una coladera.

    – ¿Deberían ser expulsados?

    –  No deberían ingresar irregularmente de acuerdo a las leyes. Y más ampliamente, quienes delincan deben ser llevados a la justicia y en casos de delitos menores expulsados del país. Para combatirlo se creó hace un año una Brigada especial contra la migración delictiva.

    – No vemos los resultados…

    – Hay resultados parciales porque docenas de esos delincuentes han sido detenidos. Sin embargo, hay que incrementar el número de policías en zonas donde las pandillas son visibles, como San Martín de Porres, San Juan de Lurigancho y el Callao. Y, en la frontera con Ecuador, que es punto de ingreso al país, debería pedirse el apoyo del Ejército y la Marina, que cuentan con unidades capacitadas para esas tareas. No entiendo por qué el Gobierno no incluye a la Fuerza Armada en un asunto de seguridad nacional.

    – ¿Cuántos venezolanos hay en el exterior?

    – Cada vez hay más y en consecuencia más se desplazarán al Perú. De acuerdo al reporte del enviado especial de la ONU, embajador Eduardo Stein, el 2020 cerró con 6 millones 500 mil y según el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas, (ACNUR), Juan Carlos Murillo, serían 7 millones de migrantes y unos 5 mil venezolanos que abandonan su país todos los días. Estamos ante una catástrofe humanitaria que debería estar un primer punto de la agenda regional y también entre nuestros políticos, que soslayan ese tema delicado.

    Para el ex ministro de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada, la proliferación de delincuentes venezolanos es resultado del descontrol migratorio del Gobierno, que desde el 2016 ha permitido ingresar al país miles de personas sin verificar documentos ni antecedentes penales o judiciales. También demanda que la Fuerza Armada, de manera excepcional, apoye a la Policía en el control de la frontera de Tumbes.

    – Hay filmaciones en Tumbes que registran el ingreso masivo de venezolanos en camiones, ante la protesta de la población…

    – El control fronterizo en Tumbes es mínimo, frágil, gelatinoso. La ruta que siguen es de Venezuela a Colombia, luego al Ecuador y de ahí al Perú. Por Tumbes se infiltran los delincuentes, como lo hicieron, por ejemplo, los llamados Malditos del Tren de Aragua, sicarios, asesinos, bandas que ahora exhiben su poderío de armamento. Inclusive hay transportistas que los esperan en Tumbes para trasladarlos a otros puntos del país.

    – ¿Cuántos venezolanos hay en el Perú?

    – De acuerdo a cifras oficiales del INEI, basadas en la data de Migraciones, 963 mil. Pero un informe de Naciones Unidas eleva esa cantidad a 1 millón 200 mil. Quizás la diferencia radica en que en la cifra de la ONU están considerados 237 mil irregulares.

    – ¿Cuántos venezolanos han solicitado refugio?

    –  La Cancillería registra 450 mil. La mayoría lo hace para quedarse en el país y trabajar, porque los solicitantes de refugio no pueden ser expulsados, salvo que les denieguen la petición. El refugio se otorga por consideraciones políticas y está amparado en el derecho internacional. Es un trabajo complejo hacer esas verificaciones y ahí hay un problema que debe resolverse.

    – La carencia de estadística no ayuda a conocer la dimensión de la delincuencia venezolana que golpea al país…

    – Debe ordenarse la estadística,  porque es confusa y contradictoria, entre otras razones porque nunca habíamos tenido ese volumen de extranjeros. Lo que si debe quedar claro es que a quienes más dañan los crimínales venezolanos es a sus propios compatriotas, que viven y trabajan honestamente en el Perú. No podemos ni debemos confundirlos.

    – ¿Por qué Tumbes se ha convertido en una zona prácticamente libre para ingresar al Perú?

    – Habría que preguntar a la Dirección de Migraciones del Ministerio del Interior, porque son los responsables de los puntos de control y manejan la fuerza policial. Lo cierto es que nuestra frontera se ha convertido en una coladera.

    – ¿Deberían ser expulsados?

    –  No deberían ingresar irregularmente de acuerdo a las leyes. Y más ampliamente, quienes delincan deben ser llevados a la justicia y en casos de delitos menores expulsados del país. Para combatirlo se creó hace un año una Brigada especial contra la migración delictiva.

    – No vemos los resultados…

    – Hay resultados parciales porque docenas de esos delincuentes han sido detenidos. Sin embargo, hay que incrementar el número de policías en zonas donde las pandillas son visibles, como San Martín de Porres, San Juan de Lurigancho y el Callao. Y, en la frontera con Ecuador, que es punto de ingreso al país, debería pedirse el apoyo del Ejército y la Marina, que cuentan con unidades capacitadas para esas tareas. No entiendo por qué el Gobierno no incluye a la Fuerza Armada en un asunto de seguridad nacional.

    – ¿Cuántos venezolanos hay en el exterior?

    – Cada vez hay más y en consecuencia más se desplazarán al Perú. De acuerdo al reporte del enviado especial de la ONU, embajador Eduardo Stein, el 2020 cerró con 6 millones 500 mil y según el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas, (ACNUR), Juan Carlos Murillo, serían 7 millones de migrantes y unos 5 mil venezolanos que abandonan su país todos los días. Estamos ante una catástrofe humanitaria que debería estar un primer punto de la agenda regional y también entre nuestros políticos, que soslayan ese tema delicado.

    Más recientes