Fin de la cuarentena antecedentes y desafios de la nueva normalidad 1 de julio 2020

0
49
Alejandro Beunza

Por: Alejandro Beunza / PRIMERA PARTE / Durante la cuarentena el gobierno se ha equivocado muchas veces en sus decisiones, las mismas que debo enumerar para no persistir en los mismos errores y así evitar más contagios, que no podrán ser atendidos por el colapso de los centros de atención hospitalaria pública y privada.

1.- Dejar de utilizar pruebas rápidas, solo usar las moleculares,
2.- Inmovilizar y asistir con alimentación a los asintomáticos detectados y sus familias. Aquí la tarea es ardua, porque tenemos más de 110,000 individuos/familias.
3.- Desinfección permanente de los mercados, centros comerciales y/o conglomerados y vehículos de transporte público y privado, en general.
4.- Seguir promoviendo y multiplicando los mini mercados, bodegas de barrio, etc. para así reducir aglomeraciones en los mercados, evitando el desplazamiento de personas a otros distritos.
5.- Sincerar y aprobar el nuevo valor del pasaje en el transporte público y privado, para que este cumpla con el distanciamiento social de 1.5 a 2 metros, entre pasajeros.
6.- Establecer horarios diferenciados en la ciudad de Lima y otras ciudades del país, a través de los últimos dígitos del número de RUC de las empresas u otro mecanismo que se establezca, con la idea de descongestionar las horas punta y considerar dividirla en 5 horarios distintos de inicio y término.
7.- Instruir a los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional en la tarea del ordenamiento de espera en paraderos y acceso a medios de transporte.

Sin duda, el transporte público y privado podría ser el nuevo foco de infección, dado que son miles de personas que se trasladan diariamente desde y hacia sus centros de labores.

El punto 6 descrito líneas arriba es el más importante para reducir los contagios ahora que se levanta a nivel nacional el 01/07/2020 la cuarentena, con excepción de algunas regiones.

Han transcurrido más de 100 días desde que se decretó la cuarentena en el Perú por la pandemia del COVID-19, las personas ya deben saber cómo cuidarse y progresivamente se han ido incorporando a sus centros de labores.

Durante la fase de cuarentena, los servicios de trenes y servicio público y privado se redujeron y muchos se cancelaron en todo el mundo. Pero ahora, al regresar a sus centros laborales, la demanda por el servicio de pasajeros va a aumentar.

Si bien esto era inevitable, habría un riesgo potencial innegable de infección por contagios en los trenes, servicio público y privado, dependiendo de las aglomeraciones que se den.

Como ya sabemos, el coronavirus se propaga cuando una persona infectada tose, estornuda o exhala pequeñas partículas o gotas con el virus en el aire, infectando a otras personas cercanas a él. Estas partículas o gotas pueden ingresar al cuerpo a través de los ojos, la nariz y la boca, ya sea directamente
o después de tocar un objeto infectado.

Se aconseja evitar el transporte público y privado que no cumpla con las medidas de bioseguridad verificado por la autoridad de transportes, como mejor opción para mantenerse a salvo de la transmisión del SARS-CoV-2 en la actualidad. Si bien muchos podrán llevar un vehículo personal al trabajo, bicicleta o incluso caminar, esa no es una opción para todos. La mayoría de las personas en todo Lima y provincias requieren diversas formas de transporte público y privado para llegar a su lugar de trabajo.

Entonces, ¿cómo pueden esas personas mantenerse a salvo en tal escenario?

Continuará…