More

    Ganadores, perdedores castigados y sentenciados

    Por: Phillip Butters / Según lo que se sabe hasta el cierre de esta edición, el gran ganador de estas elecciones congresales ha sido Martín Vizcarra. Primero el Tribunal Constitución valida legalmente un golpe de Estado hecho con los pies.

    Y en estas elecciones también hechas con los pies, la gente le dijo a Vizcarra que detesta al Congreso, a los partidos políticos y a los políticos que integraban esos partidos.

    Porque si la gente cree que el gran ganador de estos comicios es Acción Popular (AP), que se coman el cuento. Presentaron una lista de gente desconocida, sin ideologías ni un programa a venir. No me digan que AP tenía ideología con Belaunde, y que Raúl Diez Canseco, ¡Yhony Lescano! o Barnechea, o que Mesías Guevara, o la señora Saavedra tienen una idea clara de lo que  pasará con este Congreso.

    Ahí Vizcarra puede dividir y vencerá. El 8.8% o más del FREPAP es una cachetada a todos los partidos políticos, porque Ezequiel Ataucusi no resucitó y su hijo no es carismático. La segunda fuerza congresal es el partido del pescadito.

    Urresti es la locomotora de Pepe Luna, que fue aprista y “Solidario” toda su vida. El discurso del también exministro es efectista. Odia al Apra, patea el ataúd de Alan García; odia a Fujimori y patea a la hija encarcelada (que seguramente vuelve a prisión). Con su discurso anti “veneco” la gente lo aplaudió y lo llevó a hacer el líder de la tercera bancada.

    Alianza Para el Progreso no tiene mayor predicamento en Lima. Simplemente no tienen escándalo de corrupción, habían tenido una situación importante en San Juan de Lurigancho,  distrito al que le han metido “plata como cancha” y ahí está el resultado.

    No me digan que Omar Chehade es una locomotora.

    Los “Moraditos” que se creían fijos, es el partido con las mujeres con sus moretones y de los hipócritas como el General Mora, que además de pegalón, era un líder inventado. Cobarde, abandonador de mujeres en situación de peligro, ese tal Julio Guzmán, anda en 7.7%, al cierre de esta edición.

    Gran derrotada es Keiko Fujimori con su 6.9% y con Martha Chávez que hasta ahora no entiende qué pasó con los votos que supuestamente iban a salir de los cerros.

    Otro ganador es Antauro Humala, con su 6.9% de UPP, demostró que desde la cárcel y con un predicamento anti todo, está donde está. Y si mañana le dejan hacer campaña, pasa a segunda vuelta de todas maneras.

    Los comunistas del Frente Amplio seguro aplauden pero no terminan de entender que su 6.1% es de todas las demás fuerzas que ellos suponían que podían superarlos.

    Somos Por el Perú tiene 5.6% con una franquicia conocida por los Andrade, con Renán Espinoza, cuyo padre multimillonario dueño del mercado de Huamantanga, puso plata y están con el 5.6%.

    Venónika Mendoza y los de Juntos Por el Perú son comunistas con 5.1, si dejamos de contar, difícilmente pasarán la valla junto a los otro grandes castigados como el PPC, con sus enterradores que son Lourdes lores y Alberto Beingolea; doble fracaso municipal y ahora congresal.

    El Apra va a morir en las próximas elecciones y va a tener que refundarse  reinscribirse.

    Es una derrota para Renzo Reggiardo y Perú Patria Segura, y bien complicada la situación de Rafael López Aliaga, que quedó muerto en manos de Castañeda, que no le puso ni 5 alcaldes para defender sus obras. Y Rosa Bartra con Yenni Vilcatoma que eran naranjas odiadas por la población. Darle vuelta a ese partido era algo prácticamente imposible.

    Y qué decir de Sheput, de Heressi y de Gilbert Violeta, son lo que son, sin la locomotora de Pedro Pablo Kuczunski en las elecciones anteriores, eran simplemente una inscripción congresal.

    La situación es penosa para el Perú, porque la gente ha dicho no quiero congreso ni congresistas. Esto será una catástrofe en el mediano plazo, porque la gente decidió votar de manera “alpinchista”. No hay que ser muy ilustrativo para decir la grosería a la cual me refiero.

    El voto ha sido hepático, castigador. El voto prácticamente borra del panorama político a los partidos que no han pasado la valla, porque tienen varios fracasos en su historial.

    Lo que ha hecho Vizcarra es un triunfo personal para él, pero dramático para el Perú, porque se necesita Congreso y congresistas, y el mamarracho que viene, ni se va a oponer ni va a proponer.

    Vizcarra es un Presidente incompetente, y ahora sumará otro Congreso incompetente. El Perú está hecho escombros, gracias al Mandatario, a los medios de comunicación y las ONGs que lo apoyan.

    Es también responsabilidad de los partidos políticos que dilapidaron en los últimos años el poco respaldo que tuvieron de la gente.

    Esto, señores, es un mamarracho. Es la desgracia para el Perú.

    Por: Phillip Butters / Según lo que se sabe hasta el cierre de esta edición, el gran ganador de estas elecciones congresales ha sido Martín Vizcarra. Primero el Tribunal Constitución valida legalmente un golpe de Estado hecho con los pies.

    Y en estas elecciones también hechas con los pies, la gente le dijo a Vizcarra que detesta al Congreso, a los partidos políticos y a los políticos que integraban esos partidos.

    Porque si la gente cree que el gran ganador de estos comicios es Acción Popular (AP), que se coman el cuento. Presentaron una lista de gente desconocida, sin ideologías ni un programa a venir. No me digan que AP tenía ideología con Belaunde, y que Raúl Diez Canseco, ¡Yhony Lescano! o Barnechea, o que Mesías Guevara, o la señora Saavedra tienen una idea clara de lo que  pasará con este Congreso.

    Ahí Vizcarra puede dividir y vencerá. El 8.8% o más del FREPAP es una cachetada a todos los partidos políticos, porque Ezequiel Ataucusi no resucitó y su hijo no es carismático. La segunda fuerza congresal es el partido del pescadito.

    Urresti es la locomotora de Pepe Luna, que fue aprista y “Solidario” toda su vida. El discurso del también exministro es efectista. Odia al Apra, patea el ataúd de Alan García; odia a Fujimori y patea a la hija encarcelada (que seguramente vuelve a prisión). Con su discurso anti “veneco” la gente lo aplaudió y lo llevó a hacer el líder de la tercera bancada.

    Alianza Para el Progreso no tiene mayor predicamento en Lima. Simplemente no tienen escándalo de corrupción, habían tenido una situación importante en San Juan de Lurigancho,  distrito al que le han metido “plata como cancha” y ahí está el resultado.

    No me digan que Omar Chehade es una locomotora.

    Los “Moraditos” que se creían fijos, es el partido con las mujeres con sus moretones y de los hipócritas como el General Mora, que además de pegalón, era un líder inventado. Cobarde, abandonador de mujeres en situación de peligro, ese tal Julio Guzmán, anda en 7.7%, al cierre de esta edición.

    Gran derrotada es Keiko Fujimori con su 6.9% y con Martha Chávez que hasta ahora no entiende qué pasó con los votos que supuestamente iban a salir de los cerros.

    Otro ganador es Antauro Humala, con su 6.9% de UPP, demostró que desde la cárcel y con un predicamento anti todo, está donde está. Y si mañana le dejan hacer campaña, pasa a segunda vuelta de todas maneras.

    Los comunistas del Frente Amplio seguro aplauden pero no terminan de entender que su 6.1% es de todas las demás fuerzas que ellos suponían que podían superarlos.

    Somos Por el Perú tiene 5.6% con una franquicia conocida por los Andrade, con Renán Espinoza, cuyo padre multimillonario dueño del mercado de Huamantanga, puso plata y están con el 5.6%.

    Venónika Mendoza y los de Juntos Por el Perú son comunistas con 5.1, si dejamos de contar, difícilmente pasarán la valla junto a los otro grandes castigados como el PPC, con sus enterradores que son Lourdes lores y Alberto Beingolea; doble fracaso municipal y ahora congresal.

    El Apra va a morir en las próximas elecciones y va a tener que refundarse  reinscribirse.

    Es una derrota para Renzo Reggiardo y Perú Patria Segura, y bien complicada la situación de Rafael López Aliaga, que quedó muerto en manos de Castañeda, que no le puso ni 5 alcaldes para defender sus obras. Y Rosa Bartra con Yenni Vilcatoma que eran naranjas odiadas por la población. Darle vuelta a ese partido era algo prácticamente imposible.

    Y qué decir de Sheput, de Heressi y de Gilbert Violeta, son lo que son, sin la locomotora de Pedro Pablo Kuczunski en las elecciones anteriores, eran simplemente una inscripción congresal.

    La situación es penosa para el Perú, porque la gente ha dicho no quiero congreso ni congresistas. Esto será una catástrofe en el mediano plazo, porque la gente decidió votar de manera “alpinchista”. No hay que ser muy ilustrativo para decir la grosería a la cual me refiero.

    El voto ha sido hepático, castigador. El voto prácticamente borra del panorama político a los partidos que no han pasado la valla, porque tienen varios fracasos en su historial.

    Lo que ha hecho Vizcarra es un triunfo personal para él, pero dramático para el Perú, porque se necesita Congreso y congresistas, y el mamarracho que viene, ni se va a oponer ni va a proponer.

    Vizcarra es un Presidente incompetente, y ahora sumará otro Congreso incompetente. El Perú está hecho escombros, gracias al Mandatario, a los medios de comunicación y las ONGs que lo apoyan.

    Es también responsabilidad de los partidos políticos que dilapidaron en los últimos años el poco respaldo que tuvieron de la gente.

    Esto, señores, es un mamarracho. Es la desgracia para el Perú.

    Más recientes