Hay que vivir en democracia y no en dictadura

0
643

EDUARDO FARAH H.

En la última reunión de presidentes, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la América Latina incluyendo Estados Unidos, expusieron su posición frente al gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y determinaron que Venezuela está pasando por un período muy difícil por la falta de abastecimiento, tanto de alimentos como medicinas y elementos básicos para poder llevar una vida digna.

Por ejemplo los venezolanos que trabajan y están en planillas en el Perú, tienen que pagar 30% de impuestos a las utilidades y todos los costos que se pagan por gozar de Seguro Social, CTS y todo lo demás que los peruanos tenemos que pagar y entonces nos encontramos que la mayoría de los venezolanos que están en el país, tienen un trabajo informal o cobran 3 recibos de diferentes empresas con quizás diferentes nombres, para poder cumplir con las normas establecidas en el Perú.

No nos olvidemos que los venezolanos en el país tienen estatus de refugiados y que muchos de ellos viven hacinados en un cuarto, algunos están dedicados al robo y a las malas costumbres y otros obligados por la necesidad se exponen a una vida temeraria y difícil para poder mantener a su familia.

Lo que los espectadores vemos en televisión no es nada comparado con la realidad, hay cerca de 3 millones de venezolanos esparcidos entre Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Espero que la diplomacia consiga los caminos adecuados para resolver tan difícil problema y no nos olvidemos que los países europeos subvencionan a los refugiados con una pensión y les construyen escuelas para que puedan aprender el idioma tanto en Europa y puedan trabajar dentro de la sociedad del país que los ha acogido.

Hace 40 años, los turcos que llegaban a Alemania se dedicaban a la industria de la construcción, hoy en día son comunidades prósperas, igual que los Italianos y todo lo han conseguido a base de estudiar, aprender el idioma y entender las costumbres de los países en los cuales viven.

Lo único que podemos decir es que nosotros los peruanos en el primer gobierno del presidente Alan García pasamos un fenómeno parecido, sin embargo superamos el problema con el gobierno siguiente y eso fue gracias a que aprendimos a vivir en democracia y no en dictadura.