More

    Historia de la monja lesbiana que se enfrentó a Pinochet

    La monja católica, gay y militante, Bridget Coll, en la década del 80 luchó contra la tortura del aparato represivo del pinochetismo

     BBC.COM/MUNDO

    La monja católica, gay y militante, Bridget Coll, nacida en Irlanda pero nacionalizada canadiense, fue una pionera de la lucha internacional contra la tortura de los gobiernos dictatoriales y también por la igualdad de género, correspondiéndole acciones en Chile, en una década dura, plagada de persecuciones y torturas contra los luchadores sociales.

    Ella y su pareja, Chris Morrissey, hicieron historia cuando desafiaron la ley de inmigración canadiense que solo reconocía a las parejas casadas heterosexuales.

    Como monjas, en la década de 1980 apoyaron a los oprimidos en Chile contra el régimen militar de Augusto Pinochet.

    Bridget murió en 2016. Su compañera de vida, activista y ex monja, Chris, la sobrevive.

    Exposición la perennizó

    La meritoria experiencia de Bridget y su pareja ha sido perennizada en una exposición tutelada por el historiador irlandés Dr. Maurice Casey, que fue el comisario de la exposición para mostrar una historia LGBTQ de la emigración irlandesa.

    Casey estaba investigando la comunidad canadiense LGBTQ+ y se inspiró en una serie de cintas de la Universidad Simon Fraser grabadas en 2009, a través de las cuales las mujeres cuentan su historia.

    Bridget Coll al responder preguntas brilla por su ingenio y sabiduría, una gran generosidad y humildad.

    Habla de cómo nació en Donegal en 1934, una de los 12 hijos de una familia católica que creció cerca del faro de Fanad. Ella nunca cuestionó su sexualidad.

    “Ni siquiera sabía de la existencia de gente gay”, dijo.

    Se hace monja

    A los 14 años quería ser monja y a los 16 se unió a una orden en Inglaterra.

    De allí, se fue a Estados Unidos para trabajar para los Franciscanos Misioneros de San José.

    Fue allá donde se sembraron las primeras semillas del disenso.

    “Había una encíclica sobre el control de la natalidad del Papa. El sacerdote pronunció un sermón completo desde el púlpito sobre cómo era algo realmente malo”, dijo en la grabación.

    “Tuve mucho contacto con las madres de los niños a los que enseñé. Venían y me contaban sus historias sobre el control de la natalidad. Escuché las historias de las mujeres y sus dificultades.

    “Por primera vez en mi vida comencé a dudar de las enseñanzas de la Iglesia”, dijo.

    Le atrajo leer más sobre la justicia social y la teología de la liberación, el movimiento radical que creció en América del Sur como respuesta a la pobreza y el maltrato de la gente común.

    Los liberacionistas decían que la Iglesia debería actuar para lograr un cambio social y debería aliarse con la clase trabajadora.

    Se empareja

    Fue en ese entonces que Bridget se acercó a Chris, una monja canadiense en el mismo orden.

    Cuando los padres de Bridget murieron con pocas semanas de diferencia en 1977, Chris fue la única persona que le ayudó.

    “Ella dijo que era lesbiana y preguntó: ‘¿Sabes qué es eso?’ Dije que no.

    “Y me dijo: ‘Creo que eres lesbiana’. No conocía la palabra, esa fue la primera vez que lo supe.

    “Fue en 1977, tenía 43 años, fue la primera vez que la escuché y la primera vez que me enamoré de una mujer”.

    Bridget sabía que quería trabajar en Chile y le pidió a su superior que la enviara.

    “Recuerda que vas a predicar el evangelio, no a entrometerte en política”, le dijeron.

    En Chile

    Chris fue con ella a Chile en 1981. Vivían en una choza en un barrio pobre uniéndose a las luchas que la gente estaba experimentando.

    La monja recuerda su primera protesta en Chile. Tenían que ser rápidas. Era peligroso.

    Hablando con BBC News NI desde su casa en Vancouver, Chris recuerda que Bridget los instó a llegar rápidamente.

    “La protesta duró sólo tres minutos. Ella siempre estaba en la primera fila. Yo era la que se contenía. Ella estaba al frente arrastrándome”.

    La prensa en los días siguientes difundió sus imágenes contestarías y el dictador Pinochet ordenó ponerlas en la mira y seguimiento de punto fijo.

    En adelante, Pinochet evitó verse envuelto en escándalos internacionales y ordenó no intervenirlas y tampoco a la masa de gente con las que se mezclaban.

    Bridget y su pareja alentaban a las mujeres a defenderse en una sociedad fuertemente patriarcal, y lo que nos valió el apodo de “destructores de hogares”.

    Contra la tortura

    Se unieron a un movimiento contra la tortura. Nunca supieron los segundos nombres de los otros miembros; si llegaban a ser torturadas, no podrían revelar los nombres.

    Un día, llegó una carta de su superior religioso. La orden estaba celebrando un aniversario con una fiesta en el jardín.

    ¿Cómo celebrarían en Chile? Ese día hubo una gran protesta contra Pinochet; y en lugar de ir a la protesta, Bridget y Chris se unieron a la manifestación callejera.

    “Me di cuenta de cuán distante que estaba de ellos [la Orden]”, dijo.

    Después de mucha introspección, las mujeres dejaron su congregación en 1989 y se dirigieron a Vancouver para vivir abiertamente como pareja.

    Pero la monja  no pudo patrocinar a Bridget como inmigrante canadiense porque eran lesbianas. En 1992, inició un desafío constitucional y ganó.

    “Apareció en las noticias locales a las 6 en punto, luego en las noticias nacionales esa noche… fue algo sobre Gorbachov primero y luego estas dos lesbianas en Vancouver”, dijo Bridget.

    Las mujeres hicieron campaña por los derechos LGBTQ+ e incluso se enfrentaron a turbas con carteles que las rechazaban.

    ‘Ella siempre me amó’

    Chris Morrissey tiene recuerdos amorosos de su pareja y dice que debe volver a escuchar esas grabaciones que Bridget hizo en 2009.La decisión de dejar su orden religiosa fue enorme, dice Chris.

    “Toda nuestra comprensión de la fe y la espiritualidad había cambiado después de los años en Chile. No había forma de que pudiéramos volver atrás y escuchar la prédica de un sacerdote”, dice.

    “No me arrepiento… todavía valoro nuestra historia y cómo aprendimos a estar en el mundo”.

    Las mujeres pasaron a trabajar para los oprimidos y marginados en Canadá.

    Pero, sucedió que Bridget contrajo demencia.

    “Incluso cuando ella no estaba muy segura de quién era yo, me di cuenta por la forma en que me miraba de que me amaba”, dice Chris.

    “Ella siempre me había amado y me había apoyado, sin importar nada. Me impulsaba y me jalaba.

    “Al final de su vida, estaba contenta. Murió como vivió, con sencillez y valentía”.

    Valentía y coraje

    El historiador Casey dice que la pareja pertenece a esa “primera generación que ahora envejece”.

    La pareja mostró una enorme previsión, valentía, coraje, principios y humildad, agrega Casey.

    “Lo expresan como si sólo hubieran puesto un pie delante del otro. Pero requería una capacidad enorme”.

    Canadá afirma que Bridget Coll y Chris Morrissey son parte de la historia de su país, dice. Ahora Irlanda también debería reclamarlas.

    Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-57653661

    La monja católica, gay y militante, Bridget Coll, en la década del 80 luchó contra la tortura del aparato represivo del pinochetismo

     BBC.COM/MUNDO

    La monja católica, gay y militante, Bridget Coll, nacida en Irlanda pero nacionalizada canadiense, fue una pionera de la lucha internacional contra la tortura de los gobiernos dictatoriales y también por la igualdad de género, correspondiéndole acciones en Chile, en una década dura, plagada de persecuciones y torturas contra los luchadores sociales.

    Ella y su pareja, Chris Morrissey, hicieron historia cuando desafiaron la ley de inmigración canadiense que solo reconocía a las parejas casadas heterosexuales.

    Como monjas, en la década de 1980 apoyaron a los oprimidos en Chile contra el régimen militar de Augusto Pinochet.

    Bridget murió en 2016. Su compañera de vida, activista y ex monja, Chris, la sobrevive.

    Exposición la perennizó

    La meritoria experiencia de Bridget y su pareja ha sido perennizada en una exposición tutelada por el historiador irlandés Dr. Maurice Casey, que fue el comisario de la exposición para mostrar una historia LGBTQ de la emigración irlandesa.

    Casey estaba investigando la comunidad canadiense LGBTQ+ y se inspiró en una serie de cintas de la Universidad Simon Fraser grabadas en 2009, a través de las cuales las mujeres cuentan su historia.

    Bridget Coll al responder preguntas brilla por su ingenio y sabiduría, una gran generosidad y humildad.

    Habla de cómo nació en Donegal en 1934, una de los 12 hijos de una familia católica que creció cerca del faro de Fanad. Ella nunca cuestionó su sexualidad.

    “Ni siquiera sabía de la existencia de gente gay”, dijo.

    Se hace monja

    A los 14 años quería ser monja y a los 16 se unió a una orden en Inglaterra.

    De allí, se fue a Estados Unidos para trabajar para los Franciscanos Misioneros de San José.

    Fue allá donde se sembraron las primeras semillas del disenso.

    “Había una encíclica sobre el control de la natalidad del Papa. El sacerdote pronunció un sermón completo desde el púlpito sobre cómo era algo realmente malo”, dijo en la grabación.

    “Tuve mucho contacto con las madres de los niños a los que enseñé. Venían y me contaban sus historias sobre el control de la natalidad. Escuché las historias de las mujeres y sus dificultades.

    “Por primera vez en mi vida comencé a dudar de las enseñanzas de la Iglesia”, dijo.

    Le atrajo leer más sobre la justicia social y la teología de la liberación, el movimiento radical que creció en América del Sur como respuesta a la pobreza y el maltrato de la gente común.

    Los liberacionistas decían que la Iglesia debería actuar para lograr un cambio social y debería aliarse con la clase trabajadora.

    Se empareja

    Fue en ese entonces que Bridget se acercó a Chris, una monja canadiense en el mismo orden.

    Cuando los padres de Bridget murieron con pocas semanas de diferencia en 1977, Chris fue la única persona que le ayudó.

    “Ella dijo que era lesbiana y preguntó: ‘¿Sabes qué es eso?’ Dije que no.

    “Y me dijo: ‘Creo que eres lesbiana’. No conocía la palabra, esa fue la primera vez que lo supe.

    “Fue en 1977, tenía 43 años, fue la primera vez que la escuché y la primera vez que me enamoré de una mujer”.

    Bridget sabía que quería trabajar en Chile y le pidió a su superior que la enviara.

    “Recuerda que vas a predicar el evangelio, no a entrometerte en política”, le dijeron.

    En Chile

    Chris fue con ella a Chile en 1981. Vivían en una choza en un barrio pobre uniéndose a las luchas que la gente estaba experimentando.

    La monja recuerda su primera protesta en Chile. Tenían que ser rápidas. Era peligroso.

    Hablando con BBC News NI desde su casa en Vancouver, Chris recuerda que Bridget los instó a llegar rápidamente.

    “La protesta duró sólo tres minutos. Ella siempre estaba en la primera fila. Yo era la que se contenía. Ella estaba al frente arrastrándome”.

    La prensa en los días siguientes difundió sus imágenes contestarías y el dictador Pinochet ordenó ponerlas en la mira y seguimiento de punto fijo.

    En adelante, Pinochet evitó verse envuelto en escándalos internacionales y ordenó no intervenirlas y tampoco a la masa de gente con las que se mezclaban.

    Bridget y su pareja alentaban a las mujeres a defenderse en una sociedad fuertemente patriarcal, y lo que nos valió el apodo de “destructores de hogares”.

    Contra la tortura

    Se unieron a un movimiento contra la tortura. Nunca supieron los segundos nombres de los otros miembros; si llegaban a ser torturadas, no podrían revelar los nombres.

    Un día, llegó una carta de su superior religioso. La orden estaba celebrando un aniversario con una fiesta en el jardín.

    ¿Cómo celebrarían en Chile? Ese día hubo una gran protesta contra Pinochet; y en lugar de ir a la protesta, Bridget y Chris se unieron a la manifestación callejera.

    “Me di cuenta de cuán distante que estaba de ellos [la Orden]”, dijo.

    Después de mucha introspección, las mujeres dejaron su congregación en 1989 y se dirigieron a Vancouver para vivir abiertamente como pareja.

    Pero la monja  no pudo patrocinar a Bridget como inmigrante canadiense porque eran lesbianas. En 1992, inició un desafío constitucional y ganó.

    “Apareció en las noticias locales a las 6 en punto, luego en las noticias nacionales esa noche… fue algo sobre Gorbachov primero y luego estas dos lesbianas en Vancouver”, dijo Bridget.

    Las mujeres hicieron campaña por los derechos LGBTQ+ e incluso se enfrentaron a turbas con carteles que las rechazaban.

    ‘Ella siempre me amó’

    Chris Morrissey tiene recuerdos amorosos de su pareja y dice que debe volver a escuchar esas grabaciones que Bridget hizo en 2009.La decisión de dejar su orden religiosa fue enorme, dice Chris.

    “Toda nuestra comprensión de la fe y la espiritualidad había cambiado después de los años en Chile. No había forma de que pudiéramos volver atrás y escuchar la prédica de un sacerdote”, dice.

    “No me arrepiento… todavía valoro nuestra historia y cómo aprendimos a estar en el mundo”.

    Las mujeres pasaron a trabajar para los oprimidos y marginados en Canadá.

    Pero, sucedió que Bridget contrajo demencia.

    “Incluso cuando ella no estaba muy segura de quién era yo, me di cuenta por la forma en que me miraba de que me amaba”, dice Chris.

    “Ella siempre me había amado y me había apoyado, sin importar nada. Me impulsaba y me jalaba.

    “Al final de su vida, estaba contenta. Murió como vivió, con sencillez y valentía”.

    Valentía y coraje

    El historiador Casey dice que la pareja pertenece a esa “primera generación que ahora envejece”.

    La pareja mostró una enorme previsión, valentía, coraje, principios y humildad, agrega Casey.

    “Lo expresan como si sólo hubieran puesto un pie delante del otro. Pero requería una capacidad enorme”.

    Canadá afirma que Bridget Coll y Chris Morrissey son parte de la historia de su país, dice. Ahora Irlanda también debería reclamarlas.

    Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-57653661

    Más recientes