21.8 C
Lima
Jueves, Enero 21, 2021

Confeso simpatizante del MRTA encabeza lista de candidatos del Partido Morado

Candidato Francisco Sagasti pidió autógrafos a cabecillas terroristas Néstor Cerpa Cartolini y Rolly Rojas que tomaron la embajada de Japón

Estamos ante una doble moral de este partido que se hace llamar Partido Morado”, advierte en declaraciones a La Razón, Rafael López Aliaga, secretario general del Partido Solidaridad Nacional

La presencia del “pegalón” Daniel Mora, denunciado policial y judicialmente por causar lesiones a su mujer e incluso patearla en el suelo, en la lista de candidatos del Partido Morado, no es la única “perla” de esta agrupación, pues hay otra tanto o más grave como la invasión de los llamados “caviares” en su lista de aspirantes a congresistas por Lima, encabezada nada menos por Francisco Sagasti, un conocido simpatizante de los terroristas del MRTA.

Este severa apreciación fue hecha por el secretario general del partido político Solidaridad Nacional, Rafael López Aliaga, al expresar su solidaridad con Lilia Jaureguy, la dama que recibió las agresiones de Daniel Mora, y pedir al jefe de esta agrupación, Julio Guzmán, un deslinde no solo  con la conducta destemplada que exhibe Mora, sino también con la presencia de al menos una treintena de “caviares” en la lista de aspirantes al Congreso de su partido.

¿El aspirante al Congreso, Daniel Mora, tenía una denuncia policial por agresiones a su esposa desde hace tiempo, lo que lo invalidaba para ser candidato, cómo se explica que apareciera aparentemente libre de polvo y paja en esta lista?

La respuesta es clara, se trata de una doble moral de este partido que se hace llamar Partido Morado con la evidente finalidad de atraer a los feligreses del Señor Morado, que es el Señor de los Milagros. Viejas prácticas propias de la politiquería criolla, que el jefe de este partido, Julio Guzmán, pretende resucitar e imponer en un siglo de renovaciones y modernizaciones científica y tecnológica. Mora nunca debió ser cooptado como integrante de esta lista y allí tiene el resultado.

Diera la impresión que esta sería el único escándalo de Julio Guzmán y su agrupación, pero es vox populi y usted nos lo ha referido que hay otra mayor, la presencia como cabeza de la lista del Partido Morado de un simpatizante del MRTA ¿De quién estamos hablando?

Es otro caso de doble moral de Guzmán y su partido. Estamos hablando de Francisco Sagasti Hochhausler, un ingeniero industrial y extecnócrata del Banco Mundial, quién en efecto es el N° 1 de la lista de aspirantes al Congreso por el Partido Morado y es conocido por proclamar sus simpatías con el grupo terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, tal como lo ha reconocido en entrevistas periodísticas, una de ellas, la más difundida en la revista “Caretas” y en un opúsculo, de su puño y letra, titulado “Diario de un rehén”.

Estaríamos ante una reedición del llamado “Síndrome de Estocolmo” o ¿prefiere llamarlo de otro modo?

Por extensión se llama así a los que siendo víctimas terminan identificándose con sus victimarios, como ocurrió con Sagasti, quién inicialmente estuvo entre los 700 invitados que fueron tomados como rehenes el 26 de diciembre de 1996 en la residencia del embajador japonés, Morihisa Aoki. A los 5 días fue invitado a retirarse con otros 200, pero él sorprendentemente antes de hacerlo le pidió un autógrafo tanto al jefe terrorista, Néstor Serpa Cartolini “Comandante Evaristo” como a su lugarteniente Rolly Rojas Fernández “El Árabe”, quienes pusieron su firma en la hoja de una caja de cartón que Sagasti llama “mi diploma de rehén” y exhibe orgullosamente en la pared de su biblioteca.

¿Estaríamos ante una ingenuidad de Guzmán o sería parte de un plan electorero preconcebido para captar a desconcertados electores de los llamados sectores de izquierda?

En política no hay casualidades, Guzmán quiere apropiarse de un caudal electoral que siempre ha sido utilizado por políticos oportunistas para llevarlos a votar con el “cuento del mal menor”, como lo hicieron en su momento para que voten por Toledo, García, Humala y PPK, que resultaron ser los peores males políticos de nuestro país. Si por desgracia fueran elegidos, estaríamos ante una reedición de esos gobiernos en los que los llamados “caviares” co-gobernaron con esos políticos.

¿Qué otros caviares integran la lista de candidatos al Congreso del Partido Morado?

Con cargo a revelar más adelante las virtudes y milagros de cada uno, allí hay “caviares” desde rosados hasta rojísimos, el N° 1 es Sagasti, como ya dijimos, la exjueza Carolina Lizárraga con el N° 2, que ha sido excluida por el JEE; siguen Daniel Mora, con el N° 3, aunque ha renunciado no es seguro que se la acepten; Pepi Patrón (mano derecha de Marcial Rubio en la PUCP), Gino Costa, Alberto de Belaunde, ambos de performance conocida en los gobiernos anteriores, el publicista Daniel Olivares, entre otros.

¿Qué otros cuestionamientos encuentra en el Partido Morado?

Los otros aspectos cuestionables son su posición a favor del aborto y de la enseñanza del sexo anal a menores de edad. Respaldan que niños se besen con otros del mismo sexo, niños vestidos de mujer, la masturbación enseñada a niñas, entre otras aberraciones de ideología de género.

Francisco Sagasti, candidato del Partido Morado, pidió un autrógrafo al cabecilla del MRTA, Néstor Serpa Cartolini, que tomó la residencia del embajador japonés.
Francisco Sagasti, candidato del Partido Morado, pidió un autrógrafo al cabecilla del MRTA, Néstor Serpa Cartolini, que tomó la residencia del embajador japonés.

 

Candidato Francisco Sagasti pidió autógrafos a cabecillas terroristas Néstor Cerpa Cartolini y Rolly Rojas que tomaron la embajada de Japón

Estamos ante una doble moral de este partido que se hace llamar Partido Morado”, advierte en declaraciones a La Razón, Rafael López Aliaga, secretario general del Partido Solidaridad Nacional

La presencia del “pegalón” Daniel Mora, denunciado policial y judicialmente por causar lesiones a su mujer e incluso patearla en el suelo, en la lista de candidatos del Partido Morado, no es la única “perla” de esta agrupación, pues hay otra tanto o más grave como la invasión de los llamados “caviares” en su lista de aspirantes a congresistas por Lima, encabezada nada menos por Francisco Sagasti, un conocido simpatizante de los terroristas del MRTA.

Este severa apreciación fue hecha por el secretario general del partido político Solidaridad Nacional, Rafael López Aliaga, al expresar su solidaridad con Lilia Jaureguy, la dama que recibió las agresiones de Daniel Mora, y pedir al jefe de esta agrupación, Julio Guzmán, un deslinde no solo  con la conducta destemplada que exhibe Mora, sino también con la presencia de al menos una treintena de “caviares” en la lista de aspirantes al Congreso de su partido.

¿El aspirante al Congreso, Daniel Mora, tenía una denuncia policial por agresiones a su esposa desde hace tiempo, lo que lo invalidaba para ser candidato, cómo se explica que apareciera aparentemente libre de polvo y paja en esta lista?

La respuesta es clara, se trata de una doble moral de este partido que se hace llamar Partido Morado con la evidente finalidad de atraer a los feligreses del Señor Morado, que es el Señor de los Milagros. Viejas prácticas propias de la politiquería criolla, que el jefe de este partido, Julio Guzmán, pretende resucitar e imponer en un siglo de renovaciones y modernizaciones científica y tecnológica. Mora nunca debió ser cooptado como integrante de esta lista y allí tiene el resultado.

Diera la impresión que esta sería el único escándalo de Julio Guzmán y su agrupación, pero es vox populi y usted nos lo ha referido que hay otra mayor, la presencia como cabeza de la lista del Partido Morado de un simpatizante del MRTA ¿De quién estamos hablando?

Es otro caso de doble moral de Guzmán y su partido. Estamos hablando de Francisco Sagasti Hochhausler, un ingeniero industrial y extecnócrata del Banco Mundial, quién en efecto es el N° 1 de la lista de aspirantes al Congreso por el Partido Morado y es conocido por proclamar sus simpatías con el grupo terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, tal como lo ha reconocido en entrevistas periodísticas, una de ellas, la más difundida en la revista “Caretas” y en un opúsculo, de su puño y letra, titulado “Diario de un rehén”.

Estaríamos ante una reedición del llamado “Síndrome de Estocolmo” o ¿prefiere llamarlo de otro modo?

Por extensión se llama así a los que siendo víctimas terminan identificándose con sus victimarios, como ocurrió con Sagasti, quién inicialmente estuvo entre los 700 invitados que fueron tomados como rehenes el 26 de diciembre de 1996 en la residencia del embajador japonés, Morihisa Aoki. A los 5 días fue invitado a retirarse con otros 200, pero él sorprendentemente antes de hacerlo le pidió un autógrafo tanto al jefe terrorista, Néstor Serpa Cartolini “Comandante Evaristo” como a su lugarteniente Rolly Rojas Fernández “El Árabe”, quienes pusieron su firma en la hoja de una caja de cartón que Sagasti llama “mi diploma de rehén” y exhibe orgullosamente en la pared de su biblioteca.

¿Estaríamos ante una ingenuidad de Guzmán o sería parte de un plan electorero preconcebido para captar a desconcertados electores de los llamados sectores de izquierda?

En política no hay casualidades, Guzmán quiere apropiarse de un caudal electoral que siempre ha sido utilizado por políticos oportunistas para llevarlos a votar con el “cuento del mal menor”, como lo hicieron en su momento para que voten por Toledo, García, Humala y PPK, que resultaron ser los peores males políticos de nuestro país. Si por desgracia fueran elegidos, estaríamos ante una reedición de esos gobiernos en los que los llamados “caviares” co-gobernaron con esos políticos.

¿Qué otros caviares integran la lista de candidatos al Congreso del Partido Morado?

Con cargo a revelar más adelante las virtudes y milagros de cada uno, allí hay “caviares” desde rosados hasta rojísimos, el N° 1 es Sagasti, como ya dijimos, la exjueza Carolina Lizárraga con el N° 2, que ha sido excluida por el JEE; siguen Daniel Mora, con el N° 3, aunque ha renunciado no es seguro que se la acepten; Pepi Patrón (mano derecha de Marcial Rubio en la PUCP), Gino Costa, Alberto de Belaunde, ambos de performance conocida en los gobiernos anteriores, el publicista Daniel Olivares, entre otros.

¿Qué otros cuestionamientos encuentra en el Partido Morado?

Los otros aspectos cuestionables son su posición a favor del aborto y de la enseñanza del sexo anal a menores de edad. Respaldan que niños se besen con otros del mismo sexo, niños vestidos de mujer, la masturbación enseñada a niñas, entre otras aberraciones de ideología de género.

Francisco Sagasti, candidato del Partido Morado, pidió un autrógrafo al cabecilla del MRTA, Néstor Serpa Cartolini, que tomó la residencia del embajador japonés.
Francisco Sagasti, candidato del Partido Morado, pidió un autrógrafo al cabecilla del MRTA, Néstor Serpa Cartolini, que tomó la residencia del embajador japonés.

 

Más recientes