More

    Jóvenes crean biblioteca comunitaria para niños en estado vulnerable

    La biblioteca comunitaria ubicada en una casona del Cercado de Lima, podrá recibir hasta 15 niños al día y tendrá servicios de lectura, talleres de arte y facilitará acceso a clases virtuales.

    En el Cercado de Lima, se ha implementa do una biblioteca comunitaria para que niños de escasos recursos y en estado de vulnerabilidad puedan acceder a un espacio recreativo y de educación.

    La biblioteca ubicada en una casona del jirón Contumazá, podrá recibir 15 niños diariamente y fines de semana hasta 30 en total. Esta es una iniciativa de las activistas Verónika Ferrari y Ana Karina Barandiarán.

    “Vimos que esta zona era una zona olvidada por el Estado, había mucha inseguridad, había robo, bares clandestinos y las niñas y los niños estaban en condiciones de vulnerabilidad”, señaló una de la jóvenes a RPP.

    Esta biblioteca ofrecerá servicios de lectura, talleres de arte y facilitará el acceso a clases virtuales; y así los niños puedan tener una espacio seguro donde puedan escapar de la violencia.

    “Decidimos abrir este espacio para que sea un espacio seguro donde los niños puedan leer, puedan pintar y puedan salir de sus hogares donde hay hacinamiento y violencia y puedan encontrar otro tipo de espacio”, manifestaron.

    Cabe señalar que la biblioteca comunitaria necesita el apoyo de la sociedad civil para comprar libros, acuarelas, materiales didácticos, instrumentos musicales, entre otros; ya que hasta el momento esta se sostiene con el ingreso de las activistas. Para cualquier ayuda pueden comunicarse al número celular: 950 163 319.

    La biblioteca comunitaria ubicada en una casona del Cercado de Lima, podrá recibir hasta 15 niños al día y tendrá servicios de lectura, talleres de arte y facilitará acceso a clases virtuales.

    En el Cercado de Lima, se ha implementa do una biblioteca comunitaria para que niños de escasos recursos y en estado de vulnerabilidad puedan acceder a un espacio recreativo y de educación.

    La biblioteca ubicada en una casona del jirón Contumazá, podrá recibir 15 niños diariamente y fines de semana hasta 30 en total. Esta es una iniciativa de las activistas Verónika Ferrari y Ana Karina Barandiarán.

    “Vimos que esta zona era una zona olvidada por el Estado, había mucha inseguridad, había robo, bares clandestinos y las niñas y los niños estaban en condiciones de vulnerabilidad”, señaló una de la jóvenes a RPP.

    Esta biblioteca ofrecerá servicios de lectura, talleres de arte y facilitará el acceso a clases virtuales; y así los niños puedan tener una espacio seguro donde puedan escapar de la violencia.

    “Decidimos abrir este espacio para que sea un espacio seguro donde los niños puedan leer, puedan pintar y puedan salir de sus hogares donde hay hacinamiento y violencia y puedan encontrar otro tipo de espacio”, manifestaron.

    Cabe señalar que la biblioteca comunitaria necesita el apoyo de la sociedad civil para comprar libros, acuarelas, materiales didácticos, instrumentos musicales, entre otros; ya que hasta el momento esta se sostiene con el ingreso de las activistas. Para cualquier ayuda pueden comunicarse al número celular: 950 163 319.

    Más recientes