LA CORRUPCIÓN, LA EPIDEMIA DE AMÉRICA LATINA (XI)

0
615
ALTER B. HIMELFARB W./“El tratado de paz árabe israelí” (VIII)
ALTER B. HIMELFARB W./ “El tratado de paz árabe israelí” (VIII)

Alter Himelfard 

“Consejos (“tips”) para un programa *Anticorrupción*”

14-Los candidatos a ser elegidos en los Cuerpos Colegiados, deben obtener un “Certificado Judicial”, indicando que no tienen ningún tipo de requerimiento por parte del sistema Judicial tanto del país como del exterior.

15-Los candidatos a ser elegidos en los Cuerpos Colegiados, deben demostrar que tienen título universitario.

16-Quienquiera que sea juzgado culpable de corrupción, perderá la Licencia de su Diploma, el cual será anulado por el Ministerio de Educación.

(Tengamos en cuenta que los puntos anteriores, tanto del Cap. X, como los del presente, están expuestos como “Plan de Choque” contra la corrupción.  Superada la crisis, estos requerimientos podrían a) mantenerse, b) eliminarse o c) disminuir su severidad).

17-Democrático ¿Es *que todos puedan votar y/o todos puedan ser elegidos*?

En realidad, la idea de que cualquier ciudadano,  puede elegir y ser elegido, no es del todo correcta. Puede ser “Democrática”, pero de ninguna manera racional.   Entre más “Democracia”, lamentablemente hay más corrupción.

Una persona analfabeta, carente de conocimientos que le impiden tomar decisiones reflexivas, sopesadas, sobre los individuos que pretenden manejar el país, etc., es una persona que *probablemente*, escuchando los embelecos del candidato, va a votar de manera equivocada.  Y esa votación conlleva a elegir a personas, con título universitario, pero, -algunas de ellas-, hampones, que no merecen dirigir los destinos del país.

¿Debe acaso la “Democracia”, arrastrar ese lastre?  ¿Sería correcto, por ejemplo, que un lustrabotas sea elegido Concejal?  El ejemplo es real.  En el  año 2000, un lustrabotas, Luis Eduardo Díaz, fue elegido Concejal en la ciudad de Bogotá.  Estuvo prácticamente todo el periodo, sin aportar beneficios a la ciudad, mientras la Tesorería Municipal le giraba varios millones de pesos al mes.  En el 2004, la Procuraduría lo destituyó e inhabilitó para ejercer cargos públicos por 13 años, por violar el régimen de inhabilidades e incompatibilidades. Hoy en día, tiene un puesto callejero de venta de empanadas.

La cuestión es, si necesariamente y  tal como están las cosas, (léase: La presencia roedora de la corrupción que ha atacado los más altos y dignos cargos de nuestros países), debiera haber un cambio provisional para liberar a la Democracia del flagelo de la corrupción, que se filtra y se cuela a través del analfabetismo y la ignorancia, coadyuvando al hampón titulado,  universitario, al proceso de corrupción.

Desde luego que hay excepciones, pero manejar los destinos de una ciudad o de un país, con escasos conocimientos, puede generar corrupción.   Y digamos que involuntaria, por no poder discernir correctamente, por causa de sus escasos conocimientos.

Se deben generar sistemas –repito- que provisionalmente, reduzcan los riesgos de corrupción.  Porque no se trata de *minimizar* la corrupción.  Es que debemos hacer lo imposible por erradicarla.  Se trata de llegar a un nivel de “Cero Corrupción”.  Si no, no estamos logrando nada.  Si nuestros países, no buscan ese horizonte, aquí “entre nos”, estamos jodidos.

La ONG “Transparencia Internacional”, nos da una información  del 2016, en el cual se analizaron176 países, destacando los puntajes para América Latina.  Las cifras que mostramos son: La primera columna, nos dice la posición o “ranking”, entre esos176 países.  La segunda columna, nos dice qué tan honrado o corrupto es el manejo del país. Por ejemplo: Uruguay que está en el puesto 21, es un país, menos corrupto que Venezuela que está en el puesto 166 y mientras Uruguay tiene una Honradez del 71%, Venezuela está en el fondo con apenas un 17% de Honradez.

Observemos como referencia que Dinamarca y Nueva Zelandia, están en el 1r. lugar con mínima corrupción estatal. Mientras que Siria y Corea del Norte están en el puesto 173 y 176, con 13% y 12% de honradez, respectivamente.  Esto es, que de cada 100 unidades monetarias invertidas, se roban 87% y 88%.

País——————-/     Ubicación      % de Honradez

Dinamarca                            1                 90

Nueva Zelandia                    1                 90

Uruguay ´                           21                  71

Chile                           24                  66

Costa Rica                         41                  58

Cuba                                   60                  47

Brasil                                  79                  40

Panamá                              87                  38

Colombia                            90                 37

Argentina                           95                  36

El Salvador                        95                  36

Perú                                  101                  35   

Bolivia                              113                  33      

Ecuador                           120                  31

Rep. Dominicana            120                   31

Honduras                         123                  30

México                             123                   30

Paraguay                         123                   30

Guatemala                      136                   28          

Nicaragua                       145                   26

Haití                                 159                   20

Venezuela                       166                   17

Siria                                 173                   13

Corea del Norte              176                   12

Dice el mismo informe, como ejemplo, que el costo anual de la corrupción en Colombia se estima en 50 billones de pesos, equivalentes a 17 mil millones de dólares, cifra que equivale al 5% del PIB (Producto Interno Bruto) y 21% del Presupuesto Nacional.

(¿Cuántas obras sociales podrían haberse realizado con una cifra como ésta, multiplicada por los “n” años que hampones como éstos, llevan en sus fechorías?)