More

    La corrupción, pandemia de América Latina (XXIX)

    Por: Alter Himelfarb / Hasta Mayo 24, después de 7 Artículos, estuvimos con el tema de la Pandemia del “Coronavirus….¿Castigo Divino?”. Hemos decidido por ahora, hacer una pausa.  Me parece que hay una sobresaturación del tema. Y cada país, especialmente los de América Latina, están empeñados en salir de este problema, en la medida de sus capacidades.

    He resaltado “en la medida de sus capacidades”, porque precisamente, por encima de la Pandemia del Coronavirus o COVID-19, hay otra Pandemia más grave y peor que ésta y es, -me perdonan mis lectores-, la de la “hijuemadre” corrupción.

    Aún en una época de crisis como la del “Coronavirus”, que se está viviendo a nivel mundial y en particular en nuestros países de América Latina, persisten algunos bastardos, especulando con elementos farmacéuticos de primera necesidad que previenen o disminuyen, la curva de contagios.

    El domingo 14 de Abril del 2008, en Lima, -hace 2 años-, se inauguró la “Cumbre de Presidentes de América Latina”, cuyo tema básico y esencial fue “Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción”.  Resultados: prácticamente ninguno.  La corrupción sigue creciendo desenfrenadamente a grandes velocidades y los Gobiernos en cuestión, siguen “cuesta abajo” en su camino al despeñadero.  A la ruina económica, moral y ética.

    Ahora, vamos a continuar con el tema “La  Corrupción, la pandemia de América Latina”  Los artículos anteriores hablaban de “Epidemia”, pero hemos cambiado la palabra, por “Pandemia”, que se ajusta a la realidad, por cuanto dicha epidemia de  corrupción, está en todos los países de América Latina.

    La pandemia de la corrupción es infinitamente peor que la del coronavirus o COVID-19, porque acaba con las ilusiones y aspiraciones, -no de manera individual,  sino de todo un país.

    Primero que todo, acaba con la educación de los ciudadanos.  Un país que tiene deficiencias graves y profundas en la Educación, no es de ninguna manera un país democrático. Se podrá autonombrar como “Democrático”, pero de ninguna manera lo es.  ¿Cómo es que un país,  -como cualquiera de los nuestros-, después de 200 años de indepemdencia, no ha podido tener resuelto la educación de sus habitantes?

    Con el manido cuento de que la Democracia, nos permite elegir y ser elegidos, se ”comieron a cuento” a toda la población. No puede ser “democrático”, un país, donde quien elige, es la ignorancia y la falta de percepción. A un pueblo en esas  condiciones, lo “engatusan”, “le venden gato por liebre”, para que salgan elegidas las grandes ratas, que paradójicamente, como ”agradecimiento” a su ignorante elector, continúan dejándolo a él y a su descendencia, en ese estado de postración.

    Ese ciudadano, a quien que la corrupción no le permitió realizar su bachillerato, no tiene manera de hacer estudios superiores universitarios. Ni él, ni sus hijos, ni sus nietos!

    Esa ignorancia, nos conduce a la insalubridad.  Ese pueblo ignorante, por lo general, vive en condiciones de higiene deplorables. Y es el que está más próximo a contraer enfermedades, además que tiene hábitos de alimentación nada dietéticos.  Todo esto, “gracias” a la corrupción de nuestro$ querido$ empleado$ del Gobierno.

    Adicionalmente a esto, la corrupción no permite que se construyan más clínicas, hospitales o puestos de salud de atención primaria. Los presupuestos de cada Ministerio, que cada año van aumentando de valor, -porque esa es la fórmula-, se agotan en un “par patadas”, por causa del soborno y/o la sobrevaloración de los costos.

    Eso $í, yo  tomo mi billetico,  mi “$obornito”, de una$ cuanta$ decena$ de millone$ de dólare$. El pueblo que $e joda, pero que $iga votando por mí.

     

    Por: Alter Himelfarb / Hasta Mayo 24, después de 7 Artículos, estuvimos con el tema de la Pandemia del “Coronavirus….¿Castigo Divino?”. Hemos decidido por ahora, hacer una pausa.  Me parece que hay una sobresaturación del tema. Y cada país, especialmente los de América Latina, están empeñados en salir de este problema, en la medida de sus capacidades.

    He resaltado “en la medida de sus capacidades”, porque precisamente, por encima de la Pandemia del Coronavirus o COVID-19, hay otra Pandemia más grave y peor que ésta y es, -me perdonan mis lectores-, la de la “hijuemadre” corrupción.

    Aún en una época de crisis como la del “Coronavirus”, que se está viviendo a nivel mundial y en particular en nuestros países de América Latina, persisten algunos bastardos, especulando con elementos farmacéuticos de primera necesidad que previenen o disminuyen, la curva de contagios.

    El domingo 14 de Abril del 2008, en Lima, -hace 2 años-, se inauguró la “Cumbre de Presidentes de América Latina”, cuyo tema básico y esencial fue “Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción”.  Resultados: prácticamente ninguno.  La corrupción sigue creciendo desenfrenadamente a grandes velocidades y los Gobiernos en cuestión, siguen “cuesta abajo” en su camino al despeñadero.  A la ruina económica, moral y ética.

    Ahora, vamos a continuar con el tema “La  Corrupción, la pandemia de América Latina”  Los artículos anteriores hablaban de “Epidemia”, pero hemos cambiado la palabra, por “Pandemia”, que se ajusta a la realidad, por cuanto dicha epidemia de  corrupción, está en todos los países de América Latina.

    La pandemia de la corrupción es infinitamente peor que la del coronavirus o COVID-19, porque acaba con las ilusiones y aspiraciones, -no de manera individual,  sino de todo un país.

    Primero que todo, acaba con la educación de los ciudadanos.  Un país que tiene deficiencias graves y profundas en la Educación, no es de ninguna manera un país democrático. Se podrá autonombrar como “Democrático”, pero de ninguna manera lo es.  ¿Cómo es que un país,  -como cualquiera de los nuestros-, después de 200 años de indepemdencia, no ha podido tener resuelto la educación de sus habitantes?

    Con el manido cuento de que la Democracia, nos permite elegir y ser elegidos, se ”comieron a cuento” a toda la población. No puede ser “democrático”, un país, donde quien elige, es la ignorancia y la falta de percepción. A un pueblo en esas  condiciones, lo “engatusan”, “le venden gato por liebre”, para que salgan elegidas las grandes ratas, que paradójicamente, como ”agradecimiento” a su ignorante elector, continúan dejándolo a él y a su descendencia, en ese estado de postración.

    Ese ciudadano, a quien que la corrupción no le permitió realizar su bachillerato, no tiene manera de hacer estudios superiores universitarios. Ni él, ni sus hijos, ni sus nietos!

    Esa ignorancia, nos conduce a la insalubridad.  Ese pueblo ignorante, por lo general, vive en condiciones de higiene deplorables. Y es el que está más próximo a contraer enfermedades, además que tiene hábitos de alimentación nada dietéticos.  Todo esto, “gracias” a la corrupción de nuestro$ querido$ empleado$ del Gobierno.

    Adicionalmente a esto, la corrupción no permite que se construyan más clínicas, hospitales o puestos de salud de atención primaria. Los presupuestos de cada Ministerio, que cada año van aumentando de valor, -porque esa es la fórmula-, se agotan en un “par patadas”, por causa del soborno y/o la sobrevaloración de los costos.

    Eso $í, yo  tomo mi billetico,  mi “$obornito”, de una$ cuanta$ decena$ de millone$ de dólare$. El pueblo que $e joda, pero que $iga votando por mí.

     

    Más recientes