More

    La lucha contra el plástico de un profesor vietnamita

    El cambio climático es el mayor desafío al que deberá enfrentarse la humanidad en los próximos cincuenta años, y una parte importante del problema es la contaminación producida por el plástico, un material que no solo permanece en el medioambiente durante cientos de años después de su uso, sino que además contribuye al calentamiento global debido a los combustibles fósiles que se necesitan para producirlo.

    Desde Vietnam nos llegan buenas noticias, ya que un profesor de la Universidad RMIT Vietnam está liderando una lucha a favor del medioambiente. Nguyễn Hữu Nhân compagina su carrera de profesor de marketing y empresariales con su papel de activista medioambiental, y sus últimos esfuerzos le han servido para recibir un premio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

    El reto del PNUD

    El PNUD, creado en 1965, es uno de los pilares básicos de la ONU, ya que trabaja para reducir la pobreza y las desigualdades en 170 países. Parte de su estrategia consiste en ayudar a los países a alcanzar objetivos de desarrollo sostenible (ODS), en un intento por contrarrestar los efectos del cambio climático y disfrutar de un mundo mejor de cara al año 2030.

    El PNUD lo hace a través de una serie de programas especializados, como ImpactAim, cuyo objetivo es abordar diferentes aspectos de la crisis del clima. Asimismo, trabaja en colaboración con otros grandes proyectos medioambientales, como Climate Action, que gestiona un fondo de cien millones de libras esterlinas financiado por National Lottery, la lotería nacional británica.

    Aunque la lotería nacional vietnamita no aporta un nivel de financiación tan elevado, el programa ImpactAim se ha convertido en el catalizador financiero de muchas iniciativas medioambientales, algunas de las cuales lideradas por el profesor Nhân.

    La campaña del profesor Nhân

     Nhân nació y se crio en los Estados Unidos, donde estudió empresariales y marketing, antes de trasladarse a la tierra natal de sus padres. Allí encontró el terreno y las herramientas necesarias para diseñar soluciones ecológicas realmente efectivas.

    Creó su propia organización sin ánimo de lucro, Keep Vietnam Clean and Green, miembro de la Alianza Residuo Cero y vehículo de muchas de las ideas de Nhân. Aunque la iniciativa empezó con la creación de patrullas de limpieza en diferentes ciudades del país, pronto se puso a buscar el modo de limitar el consumo de plástico. La reutilización de envases de plástico era una de las claves de esta iniciativa, pero Nhân se dio cuenta de que muchas marcas no ofrecían tal posibilidad y que muchos sitios no permitían esta práctica.

    Siguiendo el concepto de «si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña», Nhân y su equipo establecieron una unidad móvil que recorría varias ciudades rellenando envases con productos de las marcas deseadas por la gente. La idea tuvo una gran acogida y culminó con un acontecimiento que atrajo el interés del PNUD.

    El día de rellenado

    ImpactAim disponía de 18 000 dólares y buscaba proyectos que invirtieran inteligentemente tal cantidad de dinero. El Refill Day (día de rellenado) del profesor Nhân cumplía todos los requisitos, ya que ofrecía un sistema cómodo para reutilizar envases de plástico y reducir así su consumo. Su efectiva campaña de marketing atrajo también a inversores interesados en ideas ecológicas innovadoras en la región ASEAN.

    Un equipo de voluntarios visita hogares, restaurantes y tiendas a bordo de las unidades móviles del Refill Day y anima a la gente a reutilizar sus envases. Gracias a la colaboración entre el proyecto y varias marcas importantes, se han podido distribuir productos tan usados como el champú Sunsilk o el detergente OMO. El objetivo es que la gente se acostumbre a rellenar botellas vacías y lo convierta en un hábito, en lugar de comprar envases de plástico de un solo uso.

    Nhân lanzó el proyecto en la bahía de Ha Long el año pasado y ya tiene previsto extenderlo a Ho Chi Minh el año que viene. Con el apoyo del gobierno y de grandes empresas, que van desde KPMG hasta Vietnam Silicon Valley, todo hace indicar que el Refill Day se convertirá en un acontecimiento regular, al que cada año se añadirán nuevas marcas.

    No solo el medioambiente se beneficia del Refill Day. Nhân busca financiación para desarrollar aplicaciones de gestión empresarial que permitan la expansión del evento y que ofrezcan oportunidades laborales a la población local. Un buen ejemplo de ello es la colaboración con Vietnam Women’s Union, que pretende establecer unidades de rellenado en barrios pobres y crear puestos de trabajo para mujeres. De esta manera, a medida que el proyecto vaya creciendo, se conseguirá un doble objetivo: rebajar el consumo de plástico y reducir el desempleo.

    ¿Cuál es el próximo paso de Vietnam en su guerra contra el plástico?

    El Refill Day e ImpactAim forman parte de un programa más amplio denominado Ending Plastic Pollution Innovation Challenge (EPPIC), cuyo objetivo es reducir drásticamente el consumo de plástico en la región ASEAN. Al ser uno de los diez países de la asociación, Vietnam podría beneficiarse de algunos productos sostenibles innovadores, como drones para rastrear residuos plásticos, y de importantes campañas educativas que ayuden a cambiar la actitud de la gente.

    Aunque no se encuentra entre los diez países con mayor contaminación por plástico, Vietnam tiene ante sí un largo camino para reducir en gran medida los 3,27 millones de toneladas que produce cada año. Formar parte del EPPIC es crucial para conseguir un futuro más verde para Vietnam, como también lo es contar con personas con el liderazgo y la determinación del profesor Nhân.

    El cambio climático es el mayor desafío al que deberá enfrentarse la humanidad en los próximos cincuenta años, y una parte importante del problema es la contaminación producida por el plástico, un material que no solo permanece en el medioambiente durante cientos de años después de su uso, sino que además contribuye al calentamiento global debido a los combustibles fósiles que se necesitan para producirlo.

    Desde Vietnam nos llegan buenas noticias, ya que un profesor de la Universidad RMIT Vietnam está liderando una lucha a favor del medioambiente. Nguyễn Hữu Nhân compagina su carrera de profesor de marketing y empresariales con su papel de activista medioambiental, y sus últimos esfuerzos le han servido para recibir un premio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

    El reto del PNUD

    El PNUD, creado en 1965, es uno de los pilares básicos de la ONU, ya que trabaja para reducir la pobreza y las desigualdades en 170 países. Parte de su estrategia consiste en ayudar a los países a alcanzar objetivos de desarrollo sostenible (ODS), en un intento por contrarrestar los efectos del cambio climático y disfrutar de un mundo mejor de cara al año 2030.

    El PNUD lo hace a través de una serie de programas especializados, como ImpactAim, cuyo objetivo es abordar diferentes aspectos de la crisis del clima. Asimismo, trabaja en colaboración con otros grandes proyectos medioambientales, como Climate Action, que gestiona un fondo de cien millones de libras esterlinas financiado por National Lottery, la lotería nacional británica.

    Aunque la lotería nacional vietnamita no aporta un nivel de financiación tan elevado, el programa ImpactAim se ha convertido en el catalizador financiero de muchas iniciativas medioambientales, algunas de las cuales lideradas por el profesor Nhân.

    La campaña del profesor Nhân

     Nhân nació y se crio en los Estados Unidos, donde estudió empresariales y marketing, antes de trasladarse a la tierra natal de sus padres. Allí encontró el terreno y las herramientas necesarias para diseñar soluciones ecológicas realmente efectivas.

    Creó su propia organización sin ánimo de lucro, Keep Vietnam Clean and Green, miembro de la Alianza Residuo Cero y vehículo de muchas de las ideas de Nhân. Aunque la iniciativa empezó con la creación de patrullas de limpieza en diferentes ciudades del país, pronto se puso a buscar el modo de limitar el consumo de plástico. La reutilización de envases de plástico era una de las claves de esta iniciativa, pero Nhân se dio cuenta de que muchas marcas no ofrecían tal posibilidad y que muchos sitios no permitían esta práctica.

    Siguiendo el concepto de «si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña», Nhân y su equipo establecieron una unidad móvil que recorría varias ciudades rellenando envases con productos de las marcas deseadas por la gente. La idea tuvo una gran acogida y culminó con un acontecimiento que atrajo el interés del PNUD.

    El día de rellenado

    ImpactAim disponía de 18 000 dólares y buscaba proyectos que invirtieran inteligentemente tal cantidad de dinero. El Refill Day (día de rellenado) del profesor Nhân cumplía todos los requisitos, ya que ofrecía un sistema cómodo para reutilizar envases de plástico y reducir así su consumo. Su efectiva campaña de marketing atrajo también a inversores interesados en ideas ecológicas innovadoras en la región ASEAN.

    Un equipo de voluntarios visita hogares, restaurantes y tiendas a bordo de las unidades móviles del Refill Day y anima a la gente a reutilizar sus envases. Gracias a la colaboración entre el proyecto y varias marcas importantes, se han podido distribuir productos tan usados como el champú Sunsilk o el detergente OMO. El objetivo es que la gente se acostumbre a rellenar botellas vacías y lo convierta en un hábito, en lugar de comprar envases de plástico de un solo uso.

    Nhân lanzó el proyecto en la bahía de Ha Long el año pasado y ya tiene previsto extenderlo a Ho Chi Minh el año que viene. Con el apoyo del gobierno y de grandes empresas, que van desde KPMG hasta Vietnam Silicon Valley, todo hace indicar que el Refill Day se convertirá en un acontecimiento regular, al que cada año se añadirán nuevas marcas.

    No solo el medioambiente se beneficia del Refill Day. Nhân busca financiación para desarrollar aplicaciones de gestión empresarial que permitan la expansión del evento y que ofrezcan oportunidades laborales a la población local. Un buen ejemplo de ello es la colaboración con Vietnam Women’s Union, que pretende establecer unidades de rellenado en barrios pobres y crear puestos de trabajo para mujeres. De esta manera, a medida que el proyecto vaya creciendo, se conseguirá un doble objetivo: rebajar el consumo de plástico y reducir el desempleo.

    ¿Cuál es el próximo paso de Vietnam en su guerra contra el plástico?

    El Refill Day e ImpactAim forman parte de un programa más amplio denominado Ending Plastic Pollution Innovation Challenge (EPPIC), cuyo objetivo es reducir drásticamente el consumo de plástico en la región ASEAN. Al ser uno de los diez países de la asociación, Vietnam podría beneficiarse de algunos productos sostenibles innovadores, como drones para rastrear residuos plásticos, y de importantes campañas educativas que ayuden a cambiar la actitud de la gente.

    Aunque no se encuentra entre los diez países con mayor contaminación por plástico, Vietnam tiene ante sí un largo camino para reducir en gran medida los 3,27 millones de toneladas que produce cada año. Formar parte del EPPIC es crucial para conseguir un futuro más verde para Vietnam, como también lo es contar con personas con el liderazgo y la determinación del profesor Nhân.

    Más recientes