More

    “La persecución a opositores es una marca del socialismo del Siglo XXI”

    Francisco Tudela alerta que abusos que se viven en Nicaragua podrían replicarse en Perú

    La persecución política que lleva a cabo Daniel Ortega de sus enemigos políticos en Nicaragua, encarcelándolos y, donde los que tienen suerte, logran huir al exilio, es la misma persecución política que han aplicado todos los regímenes dictatoriales de la región, que es una marca indeleble del socialismo del siglo XXI, consideró el diplomático Francisco Tudela.

    “Perú Libre es un partido socio del Foro de Sao Paulo, que es una quinta internacional comunista creada entre la caída del muro de Berlín y la caída de la Unión Soviética en 1990, donde las potencias patrocinadoras del Foro son Irán, Rusia y China, pero esta última potencia, está construyendo un inmenso puerto de gran dimensión en Chancay, Perú”, comentó.

    Francisco Tudela explicó que el Foro de Sao Paulo ve con interés al Perú por su posición geoestratégica privilegiada en la costa central de América del Sur. Indicó además que existe una gran apuesta geoestratégica, donde los agentes ejecutores de esos intereses son los países del Foro de Sao Paulo y los 135 partidos comunistas que lo integran.
    “No puedo aventurar lo que pueda pasar en el Perú, pero la persecución política que hace Daniel Ortega en Nicaragua es la misma que aplicó Hugo Chávez en Venezuela y ahora Nicolás Maduro. La hizo Rafael Correa en Ecuador y la aplicó Evo morales contra Sánchez de Lozada. De tal manera, que es una marca indeleble del socialismo del siglo XXI el perseguir y encarcelar a sus opositores”, precisó.

    REPRESIÓN

    Cabe indicar que la Policía de Nicaragua detuvo a la dirigente opositora Támara Dávila, con lo que suman ocho políticos aprehendidos en las últimas dos semanas, incluyendo cuatro posibles contendientes del presidente Daniel Ortega en las elecciones de noviembre.
    La detención de Dávila forma parte de la reciente escalada de represión contra la oposición, que incluye la exclusión de candidatos presidenciales y citación ante la justicia de periodistas críticos.

    El gobierno izquierdista de Ortega ha dicho que sólo está haciendo cumplir la ley, que le permite apresar a quienes reciban financiación extranjera, publiquen información “falsa” o, entre otras cosas, hayan celebrado las sanciones internacionales contra los nicaragüenses.
    Según un comunicado de la Policía de Nicaragua, Dávila fue detenida por “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y por incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares y organizarse con financiamiento extranjero”.

    DETENCIÓN

    Una de las líderes del partido opositor de izquierda Unión Democrática Renovadora – Unamos, Dávila fue aprehendida luego que su casa en Managua fue rodeada por uniformados, informó su partido. Imágenes de las cámaras de seguridad de la vivienda muestran cómo miembros de la policía irrumpen en su hogar, donde vive con su hija de cuatro años.

    “Esta acción represiva es parte de la cadena de actos similares que la dictadura ha ejecutado en las últimas semanas contra líderes de la oposición y precandidatos presidenciales en un intento por imponer el miedo y desarticular la organización ciudadana”, aseguró Unamos en un comunicado.

    A principios de junio, la policía puso a la líder de la oposición Cristiana Chamorro bajo arresto domiciliario poco después de que anunciara sus planes de postularse a la presidencia con la intención de poner fin a 14 años consecutivos de mandato de Ortega.
    Al arresto de Chamorro le siguieron el de otros opositores, una situación que ha llevado al gobierno de Estados Unidos y a organismos defensores de derechos humanos a pedir su pronta liberación y calificar a Ortega como un “dictador”.

    CAMPAÑA DE TERROR

    La subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Julie Chung, pidió este domingo a la OEA enviar una “señal clara” a Nicaragua, en donde, según dijo, se vive una “campaña de terror” con los arrestos de varios líderes políticos, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia por la oposición, en los últimos días.

    “La campaña de terror de Ortega-Murillo continúa este fin de semana con más arrestos arbitrarios. Los miembros de la OEA deben enviar una señal clara esta semana: basta de represión”, señaló la diplomática en un mensaje enviado a los medios de comunicación por la embajada estadounidense en Managua.

    “La región no puede solo sentarse a esperar a ver quién será el siguiente” opositor encarcelado, agregó.

    El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, instó a sus miembros a que suspendan la participación de Nicaragua en este organismo tras la detención de varios políticos opositores.

    El Consejo Permanente de la OEA realizará una sesión virtual extraordinaria el próximo martes para “abordar la situación en Nicaragua”, a solicitud de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay y Perú.

    Francisco Tudela alerta que abusos que se viven en Nicaragua podrían replicarse en Perú

    La persecución política que lleva a cabo Daniel Ortega de sus enemigos políticos en Nicaragua, encarcelándolos y, donde los que tienen suerte, logran huir al exilio, es la misma persecución política que han aplicado todos los regímenes dictatoriales de la región, que es una marca indeleble del socialismo del siglo XXI, consideró el diplomático Francisco Tudela.

    “Perú Libre es un partido socio del Foro de Sao Paulo, que es una quinta internacional comunista creada entre la caída del muro de Berlín y la caída de la Unión Soviética en 1990, donde las potencias patrocinadoras del Foro son Irán, Rusia y China, pero esta última potencia, está construyendo un inmenso puerto de gran dimensión en Chancay, Perú”, comentó.

    Francisco Tudela explicó que el Foro de Sao Paulo ve con interés al Perú por su posición geoestratégica privilegiada en la costa central de América del Sur. Indicó además que existe una gran apuesta geoestratégica, donde los agentes ejecutores de esos intereses son los países del Foro de Sao Paulo y los 135 partidos comunistas que lo integran.
    “No puedo aventurar lo que pueda pasar en el Perú, pero la persecución política que hace Daniel Ortega en Nicaragua es la misma que aplicó Hugo Chávez en Venezuela y ahora Nicolás Maduro. La hizo Rafael Correa en Ecuador y la aplicó Evo morales contra Sánchez de Lozada. De tal manera, que es una marca indeleble del socialismo del siglo XXI el perseguir y encarcelar a sus opositores”, precisó.

    REPRESIÓN

    Cabe indicar que la Policía de Nicaragua detuvo a la dirigente opositora Támara Dávila, con lo que suman ocho políticos aprehendidos en las últimas dos semanas, incluyendo cuatro posibles contendientes del presidente Daniel Ortega en las elecciones de noviembre.
    La detención de Dávila forma parte de la reciente escalada de represión contra la oposición, que incluye la exclusión de candidatos presidenciales y citación ante la justicia de periodistas críticos.

    El gobierno izquierdista de Ortega ha dicho que sólo está haciendo cumplir la ley, que le permite apresar a quienes reciban financiación extranjera, publiquen información “falsa” o, entre otras cosas, hayan celebrado las sanciones internacionales contra los nicaragüenses.
    Según un comunicado de la Policía de Nicaragua, Dávila fue detenida por “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y por incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares y organizarse con financiamiento extranjero”.

    DETENCIÓN

    Una de las líderes del partido opositor de izquierda Unión Democrática Renovadora – Unamos, Dávila fue aprehendida luego que su casa en Managua fue rodeada por uniformados, informó su partido. Imágenes de las cámaras de seguridad de la vivienda muestran cómo miembros de la policía irrumpen en su hogar, donde vive con su hija de cuatro años.

    “Esta acción represiva es parte de la cadena de actos similares que la dictadura ha ejecutado en las últimas semanas contra líderes de la oposición y precandidatos presidenciales en un intento por imponer el miedo y desarticular la organización ciudadana”, aseguró Unamos en un comunicado.

    A principios de junio, la policía puso a la líder de la oposición Cristiana Chamorro bajo arresto domiciliario poco después de que anunciara sus planes de postularse a la presidencia con la intención de poner fin a 14 años consecutivos de mandato de Ortega.
    Al arresto de Chamorro le siguieron el de otros opositores, una situación que ha llevado al gobierno de Estados Unidos y a organismos defensores de derechos humanos a pedir su pronta liberación y calificar a Ortega como un “dictador”.

    CAMPAÑA DE TERROR

    La subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Julie Chung, pidió este domingo a la OEA enviar una “señal clara” a Nicaragua, en donde, según dijo, se vive una “campaña de terror” con los arrestos de varios líderes políticos, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia por la oposición, en los últimos días.

    “La campaña de terror de Ortega-Murillo continúa este fin de semana con más arrestos arbitrarios. Los miembros de la OEA deben enviar una señal clara esta semana: basta de represión”, señaló la diplomática en un mensaje enviado a los medios de comunicación por la embajada estadounidense en Managua.

    “La región no puede solo sentarse a esperar a ver quién será el siguiente” opositor encarcelado, agregó.

    El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, instó a sus miembros a que suspendan la participación de Nicaragua en este organismo tras la detención de varios políticos opositores.

    El Consejo Permanente de la OEA realizará una sesión virtual extraordinaria el próximo martes para “abordar la situación en Nicaragua”, a solicitud de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay y Perú.

    Más recientes