21.1 C
Lima
Martes, Enero 19, 2021

“Laboratorios de vacuna anticovid-19 no deberían ocultarnos información”

Médico Marco Almerí dice que llamar “enfermedad inexplicable” a reacción adversa es igual a negar la verdad

Por: Roberto Sánchez R. / El doctor Marco Almerí Estrada, experto en salud pública consideró que la imprecisión de los laboratorios que investigan la vacuna contra el Covid-19 en llamar a la reacción adversa “enfermedad inexplicable” desdice mucho del prestigio que ostentan, porque es una forma de ocultar la información a los médicos de países de Latinoamérica, donde se viene experimentando con la población.

El galeno manifestó que, en consecuencia, el Estado peruano está en la obligación de exigir mayor detalle sobre lo sucedido, porque ellos –laboratorios Johnson & Johnson– están experimentando con 6 mil ciudadanos peruanos y no pueden negar información relevante para la comunidad médico-científica que tendrá que prescribir medicación específica.

INVESTIGACIÓN

“En realidad el proceso de investigación para la vacuna anticovid-19 de Johnson & Johnson no se ha detenido. Es para ellos un intervalo, donde un comité de investigación independiente evaluará si hay relación directa entre las secuelas en lo que ellos han llamado enfermedad inexplicable y no han precisado sobre cuál es esa enfermedad que sería supuestamente inexplicable”, apuntó.

Almerí Estrada indicó que esta imprecisión no habla bien de un laboratorio tan grande como Johnson & Johnson, tan prestigioso porque de alguna manera oculta información a todos los médicos epidemiólogos del mundo que están pendientes del avance de esta vacuna, porque representa la esperanza del mundo entero para realmente salir de esta pandemia.

El laboratorio Johnson & Johnson está experimentando con 6 mil ciudadanos peruanos y no pueden negar información relevante.

INEXPLICABLE

“Decir que es una enfermedad inexplicable es algo así como no te quiero decir la verdad. Eso es lo que significa para nosotros los médicos. Y no lo veo bien, porque debiera ocurrir todo lo contrario y más bien compartir esa información para que todos los médicos nos ayudemos mutuamente en el avance , porque el interés es de la comunidad médica mundial, no únicamente de ellos”, opinó.

El doctor Almerí explicó que una fase 3 dura regularmente entre 3 a 4 años. Sin embargo, tanto en los laboratorios de avanzada efectivamente han encontrado algunas complicaciones que han obligado a que se someta a una pausa a los estudios que se venían realizando.

“Se ha detenido la inscripción de más voluntarios y la aplicación de las vacunas en todos los países de América Latina como en México, Colombia, Chile, Argentina, Brasil y en Perú, que son los lugares donde se venía trabajando las muestras que para el laboratorio, es un número de 60 mil pruebas que es el objetivo que ellos tienen para poder validar su vacuna”, explicó.

Almerí Estrada señaló que el caso del laboratorio AstraZeneca es grave, porque ellos han tenido dos pacientes con Mielitis Trasversa, afectación de la médula espinal que desconecta tanto la salida y llegada del impulso nervioso al cerebro, donde la persona pierde sensibilidad de los miembros inferiores no sienten frio ni calor, y pierden el control del los esfínteres urinario y anal.

PAUSA

Como se sabe, la empresa Johnson & Johnson anunció que interrumpe temporalmente los ensayos clínicos de la vacuna para la covid-19 “por la enfermedad inexplicable” de un participante del estudio.

La enfermedad de la persona está siendo revisada y evaluada por una junta independiente de monitoreo de datos y seguridad, así como por los doctores clínicos y de seguridad de la empresa, según expuso Johnson & Johnson en un comunicado.

“Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna candidata, incluido el ensayo de fase 3 ‘ENSEMBLE’, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio”, señala el reporte de la compañía.

Médico Marco Almerí dice que llamar “enfermedad inexplicable” a reacción adversa es igual a negar la verdad

Por: Roberto Sánchez R. / El doctor Marco Almerí Estrada, experto en salud pública consideró que la imprecisión de los laboratorios que investigan la vacuna contra el Covid-19 en llamar a la reacción adversa “enfermedad inexplicable” desdice mucho del prestigio que ostentan, porque es una forma de ocultar la información a los médicos de países de Latinoamérica, donde se viene experimentando con la población.

El galeno manifestó que, en consecuencia, el Estado peruano está en la obligación de exigir mayor detalle sobre lo sucedido, porque ellos –laboratorios Johnson & Johnson– están experimentando con 6 mil ciudadanos peruanos y no pueden negar información relevante para la comunidad médico-científica que tendrá que prescribir medicación específica.

INVESTIGACIÓN

“En realidad el proceso de investigación para la vacuna anticovid-19 de Johnson & Johnson no se ha detenido. Es para ellos un intervalo, donde un comité de investigación independiente evaluará si hay relación directa entre las secuelas en lo que ellos han llamado enfermedad inexplicable y no han precisado sobre cuál es esa enfermedad que sería supuestamente inexplicable”, apuntó.

Almerí Estrada indicó que esta imprecisión no habla bien de un laboratorio tan grande como Johnson & Johnson, tan prestigioso porque de alguna manera oculta información a todos los médicos epidemiólogos del mundo que están pendientes del avance de esta vacuna, porque representa la esperanza del mundo entero para realmente salir de esta pandemia.

El laboratorio Johnson & Johnson está experimentando con 6 mil ciudadanos peruanos y no pueden negar información relevante.

INEXPLICABLE

“Decir que es una enfermedad inexplicable es algo así como no te quiero decir la verdad. Eso es lo que significa para nosotros los médicos. Y no lo veo bien, porque debiera ocurrir todo lo contrario y más bien compartir esa información para que todos los médicos nos ayudemos mutuamente en el avance , porque el interés es de la comunidad médica mundial, no únicamente de ellos”, opinó.

El doctor Almerí explicó que una fase 3 dura regularmente entre 3 a 4 años. Sin embargo, tanto en los laboratorios de avanzada efectivamente han encontrado algunas complicaciones que han obligado a que se someta a una pausa a los estudios que se venían realizando.

“Se ha detenido la inscripción de más voluntarios y la aplicación de las vacunas en todos los países de América Latina como en México, Colombia, Chile, Argentina, Brasil y en Perú, que son los lugares donde se venía trabajando las muestras que para el laboratorio, es un número de 60 mil pruebas que es el objetivo que ellos tienen para poder validar su vacuna”, explicó.

Almerí Estrada señaló que el caso del laboratorio AstraZeneca es grave, porque ellos han tenido dos pacientes con Mielitis Trasversa, afectación de la médula espinal que desconecta tanto la salida y llegada del impulso nervioso al cerebro, donde la persona pierde sensibilidad de los miembros inferiores no sienten frio ni calor, y pierden el control del los esfínteres urinario y anal.

PAUSA

Como se sabe, la empresa Johnson & Johnson anunció que interrumpe temporalmente los ensayos clínicos de la vacuna para la covid-19 “por la enfermedad inexplicable” de un participante del estudio.

La enfermedad de la persona está siendo revisada y evaluada por una junta independiente de monitoreo de datos y seguridad, así como por los doctores clínicos y de seguridad de la empresa, según expuso Johnson & Johnson en un comunicado.

“Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna candidata, incluido el ensayo de fase 3 ‘ENSEMBLE’, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio”, señala el reporte de la compañía.

Más recientes