More

    Las encuestas de Vizcarra

    Por: Phillip Butters

    Pese a que el presidente Vizcarra, decenas de veces se ha empeñado en decir que él no gobierna más allá de las encuestas, honestamente considero que es absolutamente todo lo contrario. La mayoría de áulicos que tiene este gobierno, ciertamente vinculados a sectores de izquierda, aplauden como focas cada vez que dice algo Pro Ética o Transparencia, organizaciones que tienen un clarísimo objetivo: hacer política como si fueran partidos políticos sin tener ninguna responsabilidad de saber qué intereses representan.

    Esas organizaciones juegan en pared muchas veces con IDL Reporteros y los grupos El Comercio, La República, RPPK, pero ¿cuál es el denominador común de todos ellos en la “real politik”, en la política práctica? Muy fácil: Defender los intereses de Odebrecht, de OAS, de las empresas brasileñas, la libertad de Toledo, ganada con triquiñuelas en EEUU, los intereses de Ollanta y Nadine, y de Villarán.

    Esos intereses se ven claramente defendidos en los hechos. Esos señores están libres y quien está presa es Keiko y correteado Alan García.

    Todos ellos aplauden que Vizcarra haya “sintonizado con el clamor popular”. ¿Y cuál es el clamor popular? Es lo que inducen los medios de comunicación, que son evidentemente beneficiados por un subsidio estatal. Basta con saber las notorias crisis económicas de El Comercio, de Frecuencia Latina, de RPP, para darse cuenta que sin subsidio del Estado, sin la gran torta publicitaria, no podrían vivir.

    Entonces, todos ellos son los que ponen la agenda de lo que supuestamente le debe interesar a la gente. De ahí detonan las encuestas Datum, Ipsos y CPI, y hay un número resultante, que ha sido el norte de la brújula del presidente de la República.

    ¿Para qué ha servido todo eso? Para que el  presidente de la República termine prácticamente en el mismo nivel que estuvo Humala en su primer año de mandato (54%). Luego Vizcarra que está en 53 y Alan García en 51. Mucho más abajo está seguramente Toledo y PPK, pero al fin y al cabo, después de un año de morderse la cola, este perro está en el mismo sitio que los señores que lo antecedieron.

    La salud está hasta el perno, la educación avanza a pasos de tortuga, y la anemia ha aumentado, y tenemos a un presidente que pone a Salvador del Solar como comunicador y traductor de lo que hoy supuestamente quiere hacer. Lo único que la logrado es que el 44% de los peruanos crea que es una buena idea.

    Todo esto, por si acaso, con el +/- 2.83%. Es decir, podría ser mucho peor, y con un nivel de confianza del 95%.

    Yo, por supuesto, reitero una vez más, que no creo en las encuestas, pero en el supuesto de que ésta sea cierta, se resumiría en: tanto nadar, para terminar igualito que los demás, en la orilla.

    Una pérdida de tiempo hasta el momento del gobierno de Vizcarra, que lo único que ha hecho es enfrentar al Perú con sus instituciones. Política barata y demagogia pura. Incapacidad absoluta para gobernar.

    Por: Phillip Butters

    Pese a que el presidente Vizcarra, decenas de veces se ha empeñado en decir que él no gobierna más allá de las encuestas, honestamente considero que es absolutamente todo lo contrario. La mayoría de áulicos que tiene este gobierno, ciertamente vinculados a sectores de izquierda, aplauden como focas cada vez que dice algo Pro Ética o Transparencia, organizaciones que tienen un clarísimo objetivo: hacer política como si fueran partidos políticos sin tener ninguna responsabilidad de saber qué intereses representan.

    Esas organizaciones juegan en pared muchas veces con IDL Reporteros y los grupos El Comercio, La República, RPPK, pero ¿cuál es el denominador común de todos ellos en la “real politik”, en la política práctica? Muy fácil: Defender los intereses de Odebrecht, de OAS, de las empresas brasileñas, la libertad de Toledo, ganada con triquiñuelas en EEUU, los intereses de Ollanta y Nadine, y de Villarán.

    Esos intereses se ven claramente defendidos en los hechos. Esos señores están libres y quien está presa es Keiko y correteado Alan García.

    Todos ellos aplauden que Vizcarra haya “sintonizado con el clamor popular”. ¿Y cuál es el clamor popular? Es lo que inducen los medios de comunicación, que son evidentemente beneficiados por un subsidio estatal. Basta con saber las notorias crisis económicas de El Comercio, de Frecuencia Latina, de RPP, para darse cuenta que sin subsidio del Estado, sin la gran torta publicitaria, no podrían vivir.

    Entonces, todos ellos son los que ponen la agenda de lo que supuestamente le debe interesar a la gente. De ahí detonan las encuestas Datum, Ipsos y CPI, y hay un número resultante, que ha sido el norte de la brújula del presidente de la República.

    ¿Para qué ha servido todo eso? Para que el  presidente de la República termine prácticamente en el mismo nivel que estuvo Humala en su primer año de mandato (54%). Luego Vizcarra que está en 53 y Alan García en 51. Mucho más abajo está seguramente Toledo y PPK, pero al fin y al cabo, después de un año de morderse la cola, este perro está en el mismo sitio que los señores que lo antecedieron.

    La salud está hasta el perno, la educación avanza a pasos de tortuga, y la anemia ha aumentado, y tenemos a un presidente que pone a Salvador del Solar como comunicador y traductor de lo que hoy supuestamente quiere hacer. Lo único que la logrado es que el 44% de los peruanos crea que es una buena idea.

    Todo esto, por si acaso, con el +/- 2.83%. Es decir, podría ser mucho peor, y con un nivel de confianza del 95%.

    Yo, por supuesto, reitero una vez más, que no creo en las encuestas, pero en el supuesto de que ésta sea cierta, se resumiría en: tanto nadar, para terminar igualito que los demás, en la orilla.

    Una pérdida de tiempo hasta el momento del gobierno de Vizcarra, que lo único que ha hecho es enfrentar al Perú con sus instituciones. Política barata y demagogia pura. Incapacidad absoluta para gobernar.

    Más recientes