More

    Le cayó la noche a PPK

    Por: Martín Valdivia

    Complicada la situación de Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Es verdad, es un  octogenario que tiene una serie de problemas de salud. Muchas voces han criticado la medida tildándola de “excesiva”; otros señalan esta prisión preventiva como un típico caso de venganza política y hay quienes, incluso, la han catalogado como una oportuna “cortina de humo”.

    Pero la justicia es la justicia y el fiscal José Domingo Pérez, quien solicitó la medida, habrá tenido sus motivos para ampararse en esta figura – radical para muchos – pero efectiva para llevar a cabo una investigación con el acusado a buen recaudo. Y vaya que PPK tiene harta tela que cortar en el caso Odebrecht. Al ex presidente se le acusa de haber realizado una serie de consultorías a la cuestionada constructora.

    Más tarde, se conocieron documentos donde PPK fungía como asesor financiero para los proyectos Carretera Interoceánica Sur (2006), Trasvase Olmos (2005-2006) y Transportadora de Gas del Perú (2003-2004), los dos primeros a cargo de empresas consorciadas a Odebrecht y la tercera de HuntOil. Todo esto, poniendo como fachada a sus empresas First Capital, Westfield Capital y Latin American Enterprise. Todo estuviera bien sino hubiera un “pequeño” problema: durante esos años PPK fue ministro de Economía y Finanzas y posteriormente presidente del Consejo de Ministros en épocas de Alejandro Toledo.

    Ese es el gran problema de PPK, cómo explicar que, amparándose en su alta investidura, haya podido sacar ventaja y aprovecharse de la situación para llenarse los bolsillos con dinero mal habido. Si bien ya tenía impedimento de salida del país, sus cuentas bancarias estaban congeladas y venía colaborando con la justicia cada vez que era requerido, al parecer esta detención se debe a nuevos elementos que han aparecido en las últimas semanas a propósito de la visita de los fiscales del caso Odebrecht al Brasil.

    Los argumentos del  fiscal José Domingo Pérez convencieron al juez del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, José Luis Chávez, para decretar esta detención preventiva por 10 días, que bien pueden ser más si así lo considera la fiscalía y pide una prisión preventiva, terminando PPK por acompañar a Fujimori en las celdas de la Diroes. Al parecer le cayó la noche al ex presidente Kuczynshi

    Y, contrariamente a lo que piensa el presidente del Congreso, Daniel Salaverry (quien considera que esta detención reporta una mala imagen del país), considero que es todo lo contrario: el Perú sienta una vez más un inobjetable precedente en cuanto a la lucha anticorrupción. Afuera somos vistos como un ejemplo a seguir frente a la inercia de muchos países que no hacen nada para investigar a sus ex gobernantes, muchos de ellos también encandilados por la lluvia de millones de la tristemente célebre Odebrecht. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

    Si te interesa:

    Los “pobres” del Congreso

    Por: Martín Valdivia

    Complicada la situación de Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Es verdad, es un  octogenario que tiene una serie de problemas de salud. Muchas voces han criticado la medida tildándola de “excesiva”; otros señalan esta prisión preventiva como un típico caso de venganza política y hay quienes, incluso, la han catalogado como una oportuna “cortina de humo”.

    Pero la justicia es la justicia y el fiscal José Domingo Pérez, quien solicitó la medida, habrá tenido sus motivos para ampararse en esta figura – radical para muchos – pero efectiva para llevar a cabo una investigación con el acusado a buen recaudo. Y vaya que PPK tiene harta tela que cortar en el caso Odebrecht. Al ex presidente se le acusa de haber realizado una serie de consultorías a la cuestionada constructora.

    Más tarde, se conocieron documentos donde PPK fungía como asesor financiero para los proyectos Carretera Interoceánica Sur (2006), Trasvase Olmos (2005-2006) y Transportadora de Gas del Perú (2003-2004), los dos primeros a cargo de empresas consorciadas a Odebrecht y la tercera de HuntOil. Todo esto, poniendo como fachada a sus empresas First Capital, Westfield Capital y Latin American Enterprise. Todo estuviera bien sino hubiera un “pequeño” problema: durante esos años PPK fue ministro de Economía y Finanzas y posteriormente presidente del Consejo de Ministros en épocas de Alejandro Toledo.

    Ese es el gran problema de PPK, cómo explicar que, amparándose en su alta investidura, haya podido sacar ventaja y aprovecharse de la situación para llenarse los bolsillos con dinero mal habido. Si bien ya tenía impedimento de salida del país, sus cuentas bancarias estaban congeladas y venía colaborando con la justicia cada vez que era requerido, al parecer esta detención se debe a nuevos elementos que han aparecido en las últimas semanas a propósito de la visita de los fiscales del caso Odebrecht al Brasil.

    Los argumentos del  fiscal José Domingo Pérez convencieron al juez del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, José Luis Chávez, para decretar esta detención preventiva por 10 días, que bien pueden ser más si así lo considera la fiscalía y pide una prisión preventiva, terminando PPK por acompañar a Fujimori en las celdas de la Diroes. Al parecer le cayó la noche al ex presidente Kuczynshi

    Y, contrariamente a lo que piensa el presidente del Congreso, Daniel Salaverry (quien considera que esta detención reporta una mala imagen del país), considero que es todo lo contrario: el Perú sienta una vez más un inobjetable precedente en cuanto a la lucha anticorrupción. Afuera somos vistos como un ejemplo a seguir frente a la inercia de muchos países que no hacen nada para investigar a sus ex gobernantes, muchos de ellos también encandilados por la lluvia de millones de la tristemente célebre Odebrecht. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

    Si te interesa:

    Los “pobres” del Congreso

    Más recientes