More

    Llegada del Hayabusa-2 podría explicar nuestro origen

    Las muestras recolectadas por Hayabusa-2, son de un asteroide con aproximadamente la misma edad que la tierra, y tendría que ver con nuestro origen.

    Aún no tenemos claro cuál es el origen de la vida en la tierra. Sabemos que todo organismo tiende a evolucionar con el paso del tiempo, incluso los seres humanos continuamos en constante evolución. Nuestro cuerpo no es perfecto, solo es el resultado de una adaptación al medio ambiente en el que nos desarrollamos, motivo por el cual existen distintos fenotipos. Sin embargo el regreso próspero del Hayabusa-2 nos trae una gran esperanza sobre el origen antes mencionado.

    La sonda espacial Hayabusa-2, lanzada en el 2014, transportaba muestras de un asteroide lejano (Ryugu), a unos 300 millones de kilómetros de la Tierra, éste recolectó tanto polvo de la superficie como material de debajo de la superficie, agitado al disparar un “impactador” en el asteroide. Se cree que el material no ha cambiado desde el momento en que se formó el universo. Los cuerpos celestes más grandes, como la Tierra sufrieron cambios radicales que modificaron la composición de los materiales en su superficie y debajo de ella.

    Pero “cuando se trata de planetas o asteroides más pequeños, estas sustancias no se derritieron y, por lo tanto, se cree que las sustancias de hace 4.600 millones de años todavía están allí”, dijo a la prensa el director de la misión Hayabusa-2, Makoto Yoshikawa, antes de que llegara la cápsula. Los científicos están especialmente interesados en descubrir si las muestras contienen materia orgánica, que podría haber ayudado a crear la vida en la Tierra. 

    Las muestras recolectadas por Hayabusa-2, son de un asteroide con aproximadamente la misma edad que la tierra, y tendría que ver con nuestro origen.

    Aún no tenemos claro cuál es el origen de la vida en la tierra. Sabemos que todo organismo tiende a evolucionar con el paso del tiempo, incluso los seres humanos continuamos en constante evolución. Nuestro cuerpo no es perfecto, solo es el resultado de una adaptación al medio ambiente en el que nos desarrollamos, motivo por el cual existen distintos fenotipos. Sin embargo el regreso próspero del Hayabusa-2 nos trae una gran esperanza sobre el origen antes mencionado.

    La sonda espacial Hayabusa-2, lanzada en el 2014, transportaba muestras de un asteroide lejano (Ryugu), a unos 300 millones de kilómetros de la Tierra, éste recolectó tanto polvo de la superficie como material de debajo de la superficie, agitado al disparar un “impactador” en el asteroide. Se cree que el material no ha cambiado desde el momento en que se formó el universo. Los cuerpos celestes más grandes, como la Tierra sufrieron cambios radicales que modificaron la composición de los materiales en su superficie y debajo de ella.

    Pero “cuando se trata de planetas o asteroides más pequeños, estas sustancias no se derritieron y, por lo tanto, se cree que las sustancias de hace 4.600 millones de años todavía están allí”, dijo a la prensa el director de la misión Hayabusa-2, Makoto Yoshikawa, antes de que llegara la cápsula. Los científicos están especialmente interesados en descubrir si las muestras contienen materia orgánica, que podría haber ayudado a crear la vida en la Tierra. 

    Más recientes