Los números de verdad de las elecciones “bamba”

0
893
Phillip Butters en La Razón/ TC de Ledesma, la libertad de Villanueva y los antecedentes de los candidatos se desangra, el TC hace el ridículo y Villanueva piensa en su colaboración eficaz
Phillip Butters en La Razón

Por: Phillip Butters  / El suscrito es parte de la inmensa mayoría de peruanos que decidió libremente no acudir a votar. Soy parte del 24% de los peruanos que no cree en este sistema repleto de trucos, de trampas, de hipocresías, de funcionarios del Jurado Nacional de Elecciones que son francamente desconfiables, de partidos políticos que ni siquiera llegan a ser de papel, de tránsfugas, de sentenciados, de mentirosos y de gente que no tiene un trabajo, ni oficio ni beneficio, y que solo busca en el Congreso una aventura política, un ascenso económico, ciertamente repleto de corrupción, o un crecimiento social fuera de las cuatro paredes de su casa. Cuando digo los números ciertos, son los dados luego del conteo, porque cuando vemos las cifras de verdad, nos damos cuenta que tenemos una democracia boba o cuando menos, unas elecciones bamba.

Los partidos que supuestamente se hacen llamar la primera, la segunda, o la tercera fuerza congresal del Perú, difícilmente se ven como partidos políticos organizados.

Con todo el cariño que le puedo tener a Acción Popular (AP), porque mi padre y mi hermano son de ese partido, dudo mucho que sea una organización sólida o que tenga un plan de gobierno congresal.

Tienen cuatro cabezas que piensan diferente, como Raúl Diez Canseco, Barnechea, Muñoz, Mesías Guevara y podríamos sumar una quinta cabeza que podría ser “Vitocho”, etc.

Es un partido que simple y llanamente no tiene una mácula de corrupción, porque no han gobernado.

Vamos a ver cómo les va con los gobiernos regionales o alcaldes que ahora tienen el poder para ver cómo asumen el desgaste natural de cualquier gobierno.

El hecho es que Acción Popular ha sacado un porcentaje de 6.4%. Es decir, los ausentes somos cuatro veces más que los que votaron por la “Lampa”.

La situación del FREPAP, que últimamente tienen simpatías, dudo mucho que sea un partido organizado, son más bien una secta que ha sacado una votación de 5.1%. Es decir que los ausentes somos 500% más que ellos.

Lo de Vamos Perú también es significativo, con 5.5% tampoco me dirán que José Luna Gálvez es íntimo amigo de Urresti, que es solo un estado de ánimo, un antiAlan, antiKeiko.

El partido “Morado”, que tanto apoyo mediático ha tenido, supuestamente es un partido organizado, dicen que Julio Guzmán es un líder, cuando en realidad es un mequetrefe. Ellos sacaron 4.6%.

Fuerza Popular, que supuestamente tienen una líder como Keiko que casi entra a la presidencia en primera vuelta y llegaron a tener 73 congresistas, sacó un escuálido 4.5%.

Antauro, que en teoría maneja muchísimos peruanos, que tiene capacidad de juntar a los antimineros, de parar carreteras, que tiene vínculos extraños con el Movadef, el MRTA, se une con José Vega Antonio y tiene ¡4.3%!

Ni qué decir del Frente Amplio, que es un partido comunista y recalcitrante, tiene 3.9%.

Somos Perú, que es un trabajo interesante de algunas bases, especialmente acá en Lima con Renán Espinoza, tiene 3.8%

También tenemos el 5% de UPP, que es el súper trabajo de cerca de 20 años del señor César Acuña, especialmente en el norte; con un Omar Chehade que solo tuvo presencia en Lima y ha sacado un solo congresista.

Los “nulos” son 12.1%. Los “blancos”, que son los que solo van a votar para que no paguen su multa, son 1.8%.

En el 19.6% están todos los que fracasaron estas elecciones, léase el PPC, Solidaridad Nacional, JP del señor Julio Arbizu, la “rojita” señora Mendoza.

Luego, hay gente que me da mucha pena pero simplemente no existe, como Contigo, Perú Patria Segura, y como tantos otros más. Simple y llanamente no han tenido cómo juntar entre todos 19.6%. Es decir, sigue ganando por goleada el ausentismo.

En mi caso, el ausentismo es porque yo no creo en el sistema ni creo en estos partidos.

Además, yo protesto con esa ausencia porque considero que sí se dio un golpe de Estado y que estas elecciones en donde se presentan más que nada alianza de amigos que no son tan amigos, ciertamente con sentenciados, donde se ha excluido candidatos por simplemente no poner un carro como propiedad por transferencias, para mí esto es un proceso viciado y que no representa, en absoluto, la voluntad popular.

Entonces, yo estoy utilizando para este análisis las argumentaciones de todos los rojos y los caviares para cuando Keiko sacó 73 escaños.

Se esforzaban en decir que había votado poca gente, que hubo mucho ausentismo, que por la cifra repartidora y los votos blancos y nulos se duplicaba la fuerza de Keiko y que no era tan importante.

A toda esa argumentación antikeikista, le cabe una lectura igual para esta situación, en donde se imaginarán lo ridículos que son la presidencia de los partidos comunistas o de los socialistas encubiertos que son los “Moraditos”.

Entonces ¿Qué hacemos? De “arrancancán”, como dice cualquier taxista, debe dejarse de obligar a la gente a ir a votar.  De tal manera que los que no creemos en el sistema, no tengamos que pasar por el vía crucis de estar explicando este tipo de temas o estar pagando de nuestra plata una multa por no votar en este tipo de procesos que no creemos.

El voto tiene que ser voluntario, y mucho más sencillo de lo que es ahora, que es ciertamente muy complicado con el tema de financiamiento exclusivamente estatal.

Una de las cosas que tendría que hacerse es levantar la valla del financiamiento privado y que las empresas puedan aportar un millón de soles o que las personas naturales puedan aportar 500 mil soles.

Y con el RUC o el DNI de los aportantes sabemos quién es quién y quién financia a quién.

Así, vamos a tener las publicidades que todo el mundo tiene que tener para hacer de conocimiento general las propuestas de la gente.

Para mí, la situación de la democracia en el Perú es una vergüenza y estos números prueban una vez más, no solo a Vizcarra ni a sus ayayeros o sus guaripoleras, que este proceso que hemos tenido no solo ha decepcionado a la gente en su resultado final, porque ahora que están viendo qué van a hacer los del FREPAP, el “loco” Urresti, o lo que hará la gente de Antauro con su UPP. Pero bueno, es lo que querían.

Esa foto terrible del ausentismo ganador es lo que ha logrado tanto despistado que piensa que le Congreso se tiene que cerrar porque simple y llanamente los  partidos que ocasionalmente ganan no te gusta.

Bueno, vamos a ver qué pasa ahora con la gente Antauro-Frepapista o Antauro Frepapista Urrestista. Vamos a ver cuánto le dura la gracia. Vamos a ver cuánta gente soporta este Congreso tan variopinto.