16.8 C
Lima
Viernes, Noviembre 27, 2020

María José Quintanilla presentó “Vengo de pobla” 

Compositora y comunicadora chilena lanza single escrito durante la pandemia de la covid-19

Tras semanas de preparación, la cantante y comunicadora chilena María José Quintanilla lanzó este mes su nuevo single, “Vengo de pobla”, el cual ha sido considerado por ella misma como un llamado a dejar los prejuicios y valorar nuestros orígenes.

“Me crié en una casa pequeña, donde podía escuchar  lo que hablaban mis vecinos. Tuve la suerte de contar con la ayuda de muchos de ellos, que me criaron como si fuera su hija. Aprendí a sumar y restar en el almacén al lado de mi casa. ¡Cómo no estar agradecida?”, manifestó María José Quintanilla, reviviendo sus momentos de infancia, que “sirvió de inspiración para componer dicho álbum”, remarcó.

La canción fue escrita y compuesta por la cantante, durante el confinamiento producto de la pandemia covid-19, donde la desigualdad y las diferencias sociales se hicieron evidentes, “pero a la vez pude darme cuenta cómo la solidaridad y la preocupación de los vecinos eran parte del día a día en mucha poblaciones, por ejemplo,  a través de las Ollas Comunes”, reconoce.

CATARSIS

“Vengo de pobla”, para mí fue una especie de catarsis. El saber que todos somos personas maravillosas, me hizo comprender y aceptar que la identidad y el valor de nuestro pasado de esfuerzo y unión, son vitales para crecer como pueblo. Fue así como la letra y música comenzaron a hacer sentido en mi corazón”, cuenta María José Quintanilla. La melodía partió en la guitarra hasta que muy pronto se transformó en una cumbia-comparsa escrita desde el ADN barrial, “la pobla es vida, es alma y es fiesta”, declara en “Vengo de pobla”.

 PASIÓN

En la Villa General Baquedano de Maipú (Santiago de Chile), María José Quintanilla descubrió su pasión por la música, a crecer en lugar donde todas las puertas estaban abiertas, pero también, comenzó a entender que en muchas ocasiones las personas la juzgaban por dónde vivía, vestía y estudiaba. “No lo comprendí hasta más grande, se nos etiquetaba hasta por nuestra forma de hablar!”, concluye.

Compositora y comunicadora chilena lanza single escrito durante la pandemia de la covid-19

Tras semanas de preparación, la cantante y comunicadora chilena María José Quintanilla lanzó este mes su nuevo single, “Vengo de pobla”, el cual ha sido considerado por ella misma como un llamado a dejar los prejuicios y valorar nuestros orígenes.

“Me crié en una casa pequeña, donde podía escuchar  lo que hablaban mis vecinos. Tuve la suerte de contar con la ayuda de muchos de ellos, que me criaron como si fuera su hija. Aprendí a sumar y restar en el almacén al lado de mi casa. ¡Cómo no estar agradecida?”, manifestó María José Quintanilla, reviviendo sus momentos de infancia, que “sirvió de inspiración para componer dicho álbum”, remarcó.

La canción fue escrita y compuesta por la cantante, durante el confinamiento producto de la pandemia covid-19, donde la desigualdad y las diferencias sociales se hicieron evidentes, “pero a la vez pude darme cuenta cómo la solidaridad y la preocupación de los vecinos eran parte del día a día en mucha poblaciones, por ejemplo,  a través de las Ollas Comunes”, reconoce.

CATARSIS

“Vengo de pobla”, para mí fue una especie de catarsis. El saber que todos somos personas maravillosas, me hizo comprender y aceptar que la identidad y el valor de nuestro pasado de esfuerzo y unión, son vitales para crecer como pueblo. Fue así como la letra y música comenzaron a hacer sentido en mi corazón”, cuenta María José Quintanilla. La melodía partió en la guitarra hasta que muy pronto se transformó en una cumbia-comparsa escrita desde el ADN barrial, “la pobla es vida, es alma y es fiesta”, declara en “Vengo de pobla”.

 PASIÓN

En la Villa General Baquedano de Maipú (Santiago de Chile), María José Quintanilla descubrió su pasión por la música, a crecer en lugar donde todas las puertas estaban abiertas, pero también, comenzó a entender que en muchas ocasiones las personas la juzgaban por dónde vivía, vestía y estudiaba. “No lo comprendí hasta más grande, se nos etiquetaba hasta por nuestra forma de hablar!”, concluye.

Más recientes